El Juzgado de lo Penal n°1 de Cáceres ha condenado a un hombre a 15 meses de prisión por un delito de descubrimiento de imágenes audiovisuales sin la anuencia de la persona afectada, al difundir el vídeo de contenido sexual que había en un móvil que se encontró.

El hombre se encontró el teléfono móvil en 2015 y, tras retenerlo en su poder durante cierto tiempo, extrajo la tarjeta sim y la colocó en el suyo y así tuvo acceso a los datos almacenados . 

Entre ellos se encontraba un vídeo de contenido íntimo, en el que la mujer propietaria del móvil mantenía relaciones sexuales con su pareja, que exhibió a terceras personas y que incluso difundió a través de un grupo de Whattsapp.

Condena

Por ello, ha sido condenado a quince meses de prisión, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

También deberá pagar una multa de seis euros diarios durante quince meses y una indemnización 2.000 euros a la dueña del móvil, además de pagar las costas del procedimiento.

La mujer, indica la sentencia, debido a este episodio, presenta trastorno del sueño, irritabilidad, dificultad de concentración, trastorno del apetito y deterioro social, determinantes de un trastorno por estrés postraumático.

Al condenado se le ha aplicado el atenuante de anomalía psíquica, ya que sus problemas mentales le afectan “de manera notable, sin anularlas, a sus facultades de conocimiento y voluntad”, según la sentencia, que recoge que tiene reconocido un grado de discapacidad de 65%.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorMás Madrid defenderá la sanidad pública madrileña del afán privatizador de Díaz Ayuso
Artículo siguienteIntramuros, el debut de Jaime Cedillo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre