La salud es muy importante, sin ella da igual que se tenga mucho dinero, amigos, una pareja o familia, porque si no hay salud para disfrutar las cosas de nada vale. Muchas veces hay enfermedades crónicas o herencias genéticas que dificultan estar sanos y aún muchas de esas personas buscan siempre el lado postivo de las cosas y son felices.

La gente que no nace con ninguna enfermedad y que tiene una vida normal tendría que hacer todo lo posible por cuidarse y estar sanos, ya que de ese modo pueden hacer todo lo que se propongan. Aunque no se tengan grandes riquezas o se viva deshagodamente, estar sanos ya es un motivo de alegría.

Hay muchas personas que tienen unos genes muy buenos y no tienen que hacer ningún tipo de esfuerzo por estar sanos, pero no hay que confundir estar delgados con estar sanos, porque mucha gente es de constitución delgada y por mucho que coma no engorda, pero eso no quiere decir que tengan buena salud, ya que, además si solo ingieren alimentos que contienen muchas grasas saturadas y azúcares, a la larga su salud se verá resentida. Del mismo modo, estar gordo o fuera de peso no quiere decir que esa persona no esté sana. Para eso hay que hacerse análisis y controles, que al final los datos dicen la verdad.

Sea como fuere, todo el mundo debería llevar una vida lo más saludable posible, basada en una alimentación saludable y equlibrada y la práctica de ejercicio de forma regular, o por lo menos intentar estar activos durante el día a día, bajarse una parada antes para ir al trabajo, subir por las escaleras…

Hoy en día puede ser que el mayor problema sea el de llevar una alimentación sana y equilibrada debido al ritmo frenético que lleva la mayoría de la gente. Normalmente, al trabajar la jornada suele ser partida y el tiempo para comer es de unha hora o como mucho dos. Si se trabaja cerca de casa y se dispone de dos horas aún hay tiempo para ir, prepararse algo, comer y volver. En las grandes ciudades esto no es viable, ya que normalmente cualquier distancia ya lleva media hora, por lo que la gente acaba comiendo un bocadillo, hamburguesa, pizza o lo que tenga más a mano cerca de la oficina.

Cada día más gente pone en práctica la técnica del batch cooking, es decir, cocinar en un día todo lo que se vaya a comer durante la semana, o por lo menos realizar las elaboraciones que lleven más tiempo y así pueden llevarse el tupper al trabajo. Esto supone pasarse el domingo, por lo menos la mañana o la tarde entera, cocinando. Es cierto que al final compensa, porque durante la semana solo hay que calentar o realizar pequeñas elaboraciones o acabados.

Para la gente que no quiere complicarse y que no quiere gastar el tiempo libre de descanso del domingo en la cocina, hay disponible una opción para comer de manera saludable: MenuDiet.

Esta empresa está revolucionando el mercado de la comida a domicilio, ya que MenuDiet y sus dietas a domicilio ofrece un menú semanal con platos de elaboración casera y natural y totalmente compensados para llevar una alimentación adecuada. Se puede escoger el menú para toda la semana, para los cinco días laborables,  o solo para aquellos días que tengamos que comer fuera. Pueden enviarlo al domicilio o a otro lugar, como por ejemplo la oficina donde se trabaje. Aunque su sede esté en Madrid, cualquier persona puede probar estos menús, ya que los envíos dentro de la península son totalmente gratuitos.

La comida llega congelada, para que no pierda sus propiedades, y en caso de que surja algún imprevisto se puede comer otro día sin que se ponga mala y haya que acabar tirándola. Los recipientes en los que se envían se pueden meter directamente al microondas.

Además, una vez que elegimos un plan, en el precio incluyen el asesoramiento de un especialista en nutrición, que es el que realiza los distintos menús, calibrando a la perfección la cantidad necesaria para cada persona y cada comida y equilibrando todos los platos.

Para que la persona que se decida a probar sus servicios controle si funciona la ingesta de estos menús sanos, puede utilizarse a través del navegador en su teléfono móvil u ordenador, a través de la cual se puede controlar la evolución del peso y las medidas de la persona. Esto no va a ser instantáneo, pero poco a poco se ven los resultados.

Al final son todo ventajas, ya que ahorramos tiempo, el de ir a hacer la compra, cocinar y limpiar, y dinero porque aunque paguemos por esta comida, que la íbamos a pagar de todas maneras, no se gasta electricidad o gas en el proceso de cocinado.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre