Se acerca un momento de lo más especial, el pequeño de la casa va a cumplir su primer años y va a celebrar el primero de muchísimos cumpleaños. Es una ocasión única y repleta de ilusión, porque va a conocer algo en lo que va a ser el total protagonista, y encima se va a llevar una buena cantidad de regalos.

Pero, ¿qué se le puede regalar a un niño de tan corta edad? Esta es la cuestión con la que los adultos suelen devanarse más los sesos, pero también es una que tiene no solo una, sino varias respuestas de lo más sencillas y efectivas. Hay muchísimas opciones que explorar, y con la garantía de acertar de pleno.

Muchas de las que te vamos a presentar son propuestas que puedes encontrar en la web de La Cestita del Bebe | Cestas para bebés, aunque la idea no es ir precisamente a por cestitas, porque el niño ya ha crecido y ya es el momento de que comience a pasárselo bien con sus primeros juguetes.

Los mejores regalos para el primer cumpleaños de un niño

¿Quieres acertar de pleno con el regalo por el primer cumpleaños del niño? No te preocupes, no vas a tener que ir buscando de tienda en tienda corriendo como un loco. Aquí te traemos un listado repleto de opciones que son un acierto totalmente seguro.

Puzle magnético

A partir del primer año es cuando el pequeño más experimenta con las formas y con el mundo que le rodea. Empieza a afinar su coordinación y a mejorar su movilidad, de hecho, comienza a dar sus primeros pasos. Es en esta época cuando algo tan simple como un puzle magnético puede ser un acierto total.

Formas que encajan en determinados lugares y que, además, están imantadas. Busca algo con un buen conjunto de colores y verás cómo le fascina desde el primer momento. No hace falta más que eso.

Correpasillos

Como decíamos antes, a partir del primer año de vida es cuando el pequeño empieza a moverse más que nunca, de hecho, es en esas fechas cercanas a su primer cumpleaños cuando ya empieza a mantenerse en pie y dar sus primeros pasos.

Un correpasillos es el compañero ideal para esas caminatas primerizas. Se apoya en él y lo mueve arriba y abajo mientras escucha los sonidos que emite, si es que los emite. Existen de muchos tipos y formas diferentes, pero lo ideal es que haga sonido y, por supuesto, que tenga unos colores llamativos.

Sillitas y mesas pequeñas

Siendo tan pequeño, seguro que el niño no tiene ninguna silla adecuada a su medida. Regalar algo tan simple como unas sillitas y mesas pequeñas es todo un acierto, ya que le ayuda a descansar en sus momentos de juego sin tener que sentarse en el suelo.

Además de eso, le ayuda también a saber cómo colocar cosas encima de una mesa y también a tener esa movilidad al mover la silla de un lado a otro. Todo esto suma en su aprendizaje y desarrollo, y es algo ideal para se divierta aún más.

Alimentos de juguete

Seguro que, si tiene algún que otro hermano o ya juega con sus primeros amiguitos, en algún momento tendrán la gran idea de simular que juegan a la cocina o a hacer como los mayores y sentarse a la mesa para comer.

Para que puedan disfrutar de esos momentos aún más, algo tan sencillo como un buen pack de alimentos de juguete puede ser el regalo perfecto. Hay kits de lo más completo, y son totalmente inofensivos al ser de plástico. Así, además, entenderá también cómo es la comida real y cómo es la de mentira.

Juego de bloques de madera

La madera siempre ha sido una leal compañera en las sesiones de juego de los más pequeños de casa, y combinarla con algo tan sencillo como bloques de todas las formas y colores es sinónimo de conseguir un regalo perfecto para la ocasión.

Con algo tan sencillo como esto, el pequeño comenzará a experimentar apilando, creando sus primeras estructuras y asimilando algo tan sencillo como puede ser el efecto de la gravedad sobre todas ellas. Si tiene madera creativa, nunca mejor dicho, disfrutará muchísimo con esto.

Elijas lo que elijas, todas estas propuestas son una garantía de éxito casi total, puesto que apelan siempre a su lado creativo y le permiten dejar que su desbordante imaginación se encargue de hacer el resto a la hora de jugar. Con tan solo un añito, los niños son un torrente de energía e ideas, y te aseguramos que van a aprovechar estos regalos de las formas más inverosímiles. Pero, ¿qué más da? Lo importante es que los disfruten.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 5 =