Finalizada la dictadura, surgieron tantos partidos políticos como pollos en un gallinero, conforme pasó el tiempo poco a poco desaparecieron o fueron absorbidos por Socialistas y Populares, tomando el relevo en la escena política nacional, los pocos que permanecen son agrupaciones minoritarias, productos residuales muy concretos con objetivos específicos según la comunidad a la que pertenezcan.

Dos partidos hegemónicos, uno representa al explotador y el otro a la clase obrera, no se necesitaba más y la verdad tampoco había de donde escoger, estas agrupaciones se crearon para taparnos la boca y darnos contentillo al pueblo, en estas supuestas diferentes corrientes ideológicas nos hemos sentido identificados la mayoría de españoles, pero Socialistas y Populares tienen más en común entre sí que lo que los diferencia, para muestra un botón, ambos desarrollan políticas neoliberales en las cuales quien gana siempre es el capital en detrimento de nuestras condiciones como sociedad.

La derecha siempre nos va a aplastar a los trabajadores, esa es su esencia y razón de ser, darle el poder al capataz para hacernos más pobres y miserables, nos hacen la trastada a sangre fría y al que no le guste que se aguante y no nos podemos ni siquiera manifestar pacíficamente gracias a la ley mordaza, muy conveniente para los rojos también, por eso no la derogan.

¿Pero y la izquierda?, se supone que los Socialistas están del lado del trabajador, ¡pues no!, eso es la teoría, en la práctica son derecha descafeinada, lo único que les hace diferentes es ese discurso populista para seducir a las masas con buenos propósitos, unos programas electorales progresistas en los cuales los obreros recuperaremos nuestros derechos sociales, todo muy bonito y maravilloso, una vez en el poder se escudan con un no se pudo y nos hacen igual faena que los azules eso sí, despacio poco a poco, aderezado con una sonrisita cándida y amable, colocándonos una almohada para que el porrazo no sea tan doloroso, la anestesia se pasará y la jaqueca será perenne al habernos arrebatado aún más nuestros derechos y la dignidad como seres humanos.

Hace unos años, antes de interesarme en la política con el inicio de la crisis, me resultaba muy extraño que Emilio Botín, dueño del Santander en ese entonces, opinara sobre nuestra edad de jubilación, o Sandro Rossel ex presidente de la CEOE tuviese el descaro de decir que los trabajadores debíamos trabajar más y cobrar menos, no han sido los únicos que se han pronunciado en un tema tan privado que solo «compete a los trabajadores y al Estado», No tenia ningún sentido que personas y organizaciones ajenas y con ánimo de lucro, se atrevieran a manifestarse al respecto, un disparate solo concebible en una casa de locos.

La curiosidad hizo el resto, documentarme me ha permitido entender el por qué de esa osadía e interés.

¿Quién manda en realidad? Populares y Socialistas le deben su existencia al poder económico, están financiados casi en su totalidad por esta mafia y son convenientes como fachada para hacer creer a la ciudadanía que los representa un partido político de izquierdas o derechas, mientras estos seudo políticos que dan la cara a la sociedad ponen en marcha la hoja de ruta del capital.

«Dime a quien le debes y te diré de quien eres siervo», es así de sencillo, no podemos esperar que rojos y azules impulsen políticas sociales, eso iría diametralmente en contra de los intereses de sus patronos, en esto no hace falta ser un versado en política, economía o tener estudios superiores para entender nuestra situación social, tan «solo hace falta observar, analizar y sacar conclusiones, os aseguro que si todos llevamos a cabo este ejercicio de reflexión, nuestro diagnostico será el mismo», pero para eso es necesario usar la razón y la lógica, poner en marcha nuestro intelecto, el problema de fondo es que la mayoría se sienten cómodos comiendo del suelo las sobras que el capital nos da, igual que a perros.

Nuestra democracia no es tal cosa, es una dictadura disfrazada, en la que quien rige nuestro futuro es el poder económico, prueba de ello es la injerencia de la que hace gala el poder financiero, como el IBEX35, Ana Botín propietaria del Banco Santander, la CEOE y nuestro Rey Felipe, el buen parásito, imponiéndole a nuestro futuro «Presidente, marioneta, payaso de la Nación» de turno, las directrices a tomar en relación con los pactos electorales y las políticas neoliberales que han de imponernos para explotarnos aún más.

El Monstruo financiero no se presenta a las elecciones a cara descubierta, sería una salvajada muy evidente y la inmensa mayoría de incautos no tendrían necesidad de racionalizar quiénes son nuestros verdaderos capataces, lo verían con toda claridad, es así que necesitan a estos guiñoles de rojo y azul que los representen ante los ojos del ciudadano.

No hay pantalones, ningún Presidente electo se ha enfrentado al capital, porque no le conviene, todos con sus séquitos son unos vendidos, se está muy bien con las puertas giratorias después de hacer favores a las grandes multinacionales como Telefónica o Endesa para robarnos aún más.

¿No es así, Felipe o José Mari?, si en verdad hubiese justicia en este país, estos dos delincuentes y muchos mas estarían cumpliendo cadena perpetua a pan y agua sin ver el sol en lo que les reste de sus vidas, por las atrocidades que han cometido contra nosotros los españoles de bien, desmantelando nuestro tejido industrial, regalando nuestras empresas publicas a sus amigotes del cole, empobreciendonos cada vez más con sus políticas criminales, destrozando nuestro futuro al llevarnos a esta miserable situación social.

Ya sabemos quiénes son los verdaderos protagonistas de las elecciones generales, el voto de la mayoría ha encumbrado al capital, entregándole de buena gana y en bandeja de plata las riendas de nuestro país, para que sigan cometiendo crímenes y salvajadas en contra de nosotros los desposeídos.

Apelo a la lógica y la razón, qué partido político no le debe favores a los bancos o empresas privadas, la única agrupación que siempre ha estado al lado de los trabajadores y desfavorecidos trabajando por nuestro Bienestar General, por esa razón se piden sillones, para hacer verdaderas políticas sociales y presionar con rotundidad desde el Consejo de Ministros a los rojos quienes se lucran a título personal a costa de la sociedad, que sentados cómodamente desde sus pedestales, disfrutan cada día haciendo de nosotros mano de obra barata de usar y tirar.

No lo vamos a consentir ni hoy ni mañana, somos personas y debemos recuperar nuestra dignidad, aquí estamos en pie de guerra y nuestro compromiso es no claudicar.

Si a los Socialistas no se les obliga, no hacen nada – Gabriel Rufián.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior¿Qué es un depósito bancario y cuáles son sus ventajas?
Artículo siguienteNuevo estilos para la decoración de interiores
Nacido el 23 de abril de 1975 en Santa Fe Bogotá D.C. Sus dos patrias España y Colombia, estudió Ingeniería Técnica Industrial en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, su vocación el trabajo y servicio social, implicado en derribar barreras para hacer más accesibles los contenidos a personas con discapacidades visuales y auditivas. Autor de un Audio Blog político con cerca de 100 publicaciones, en continuo proceso de construcción. Residente en Huelva, militante activo y comprometido en todas las reivindicaciones sociales. Republicano su inclinación política es transversal y de Izquierdas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 14 =