La primacía pertenece al escocés Fergus Suter nacido en Glasgow, Escocia. Suter era un obrero que trabajaba la piedra (un cantero) que en el pasado cuando se empezó a practicar este deporte, había jugado en algunos equipos de su ciudad:

  • el Partick Thistle F. C.
  • el Rangers F. C.
  • el Darwen F. C. en 1879, cuando se trasladó a Inglaterra, abandonando definitivamente su trabajo ya que el trabajo de tallar la piedra le parecía muy difícil.

El equipo Darwen le empezó a pagar por jugar al fútbol, siendo este el primer caso conocido que atrajo mucha envidia y críticas por parte de los ciudadanos. Hasta entonces, de hecho, los equipos estaban formados por aficionados o antiguos alumnos de las mejores escuelas de Londres que jugaban gratis por pasión. Esto además explica el por qué hay 11 jugadores en el campo: los dormitorios estaban formados por 10 alumnos y un tutor. A partir de ese momento el fútbol se empezó a ver de una manera diferente, cambiando la visión de este deporte, aunque por aquel entonces no había portales para efectuar apuestas online seguras ni se seguían los partidos como a día de hoy.

Foto: Pixabay.

El final de su carrera deportiva

Con el paso de los años, sin embargo, el fútbol abrió las puertas a la clase obrera británica. Suter era a su manera un emblema, a pesar de sus humildes orígenes, gracias a su capacidad de organizar la defensa en el campo y de predecir los movimientos del adversario. Es más, consiguió establecerse como un «gigante del balón».

En 1880 Suter pasó al equipo rival, el Blackburn Rovers, y el traspaso encendió aún más los ánimos de los aficionados de Darwen, por lo que durante varios años los dos equipos se negaron a enfrentarse, excepto en la Copa de Inglaterra. Después de jugar cuatro finales de Copa y ganar tres, Suter dejó el fútbol en 1888 tras acabar de cumplir 30 años. En toda su carrera los equipos le propusieron jugar sin llegar a admitir que ganaba dinero por ello, ya que durante toda su carrera futbolística este hecho se convirtió en una verdadera polémica. Esta polémica llegó incluso a debates y discusiones, generando una profunda controversia en aquella época.

Cambio en las reglas del fútbol

Durante todos esos años y los siguientes, también se modificaron algunas reglas de este deporte tan querido y seguido. Por ejemplo, al principio no había distinción de roles entre los jugadores en el campo. Sólo en la década de 1870 se crearon las primeras «especializaciones» que llevaron primero a la distinción entre atacantes y defensas, y luego a la definición de la alineación clásica: un guardameta, dos laterales, tres mediocampistas y cinco atacantes. Sin embargo, esta estructura no evitó que los campos de futbol se convirtieran y se conviertan a día de hoy en luchas continuas entre los aficionados, sin llegar a entender que se trata de un campo de futbol, no de batalla. Una idea con mucho suceso para evitar este tipo de revuelo fue la del árbitro y la de las seguridades en el campo en los años sucesivos.

En los mismos años también se desarrollaron algunas reglas para distinguir el fútbol de otro juego muy popular en el Reino Unido, el rugby. Se decidió cuál debía ser el tamaño del balón, y se decidió que el portero era el único jugador al que se le permitía tocar el balón con las manos. Pero la cosa no acaba aquí, fue en esos años cuando nacieron las primeras federaciones en Europa y en todas partes llegó el comercio inglés (como Nueva Zelanda y Sudamérica).

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre