Cuando hay que subir escaleras, las sillas salvaescaleras y los elevadores individuales se muestran como la mejor opción para personas con problemas de movilidad, permitiendo subir uno o varios pisos sin problemas, con una gran comodidad y una total seguridad.

Los salvaescaleras y los elevadores aportan una mayor independencia a las personas con movilidad reducida, permitiéndoles subir y bajar escaleras sin necesitar la ayuda de nadie de forma segura, ya que eliminan cualquier riesgo de caída.

Por ello, en hogares en los que viven personas con limitaciones de movilidad, la instalación de una silla salvaescaleras o de un elevador individual es totalmente indispensable, adaptando el espacio para que disfruten de una mayor autonomía sin ningún riesgo. Son la mejor solución.

Pero a la hora de decantarse por un modelo en concreto, hay multitud de tipos de salvaescaleras y elevadores con diferentes características que se ajustarán mejor o peor a las necesidades de cada persona con movilidad reducida y del espacio disponible.

Esto puede complicar tu elección, por ello a continuación vamos a hacer un repaso a los principales modelos de sillas salvaescaleras y elevadores para que puedas conocerlos y escoger el que mejor se ajuste a lo que buscas. Toma nota.

Tipos de sillas salvaescaleras y elevadores individuales para personas con movilidad reducida

Sillas salvaescaleras

Las más habituales por su comodidad, seguridad y funcionalidad son las sillas salvaescaleras, que consisten en un sistema de elevación que utiliza una silla convencional, permitiendo la subida y bajada de escaleras de una forma cómoda y totalmente segura.

Válidas para instalar en todo tipo de escaleras, las sillas salvaescaleras se desplazan mediante un raíl o guía, y evitan cualquier tipo de riesgo mientras están en funcionamiento.

Y dentro de las sillas salvaescaleras, hay diferentes modelos que varían en recorrido, ubicación, modelo de guía o raíl y acabado.

Plataformas salvaescaleras

Otra opción son las plataformas salvaescaleras, que funcionan de un modo muy similar a las sillas salvaescaleras, con la diferencia de que en vez de tratarse de una silla, consiste en una plataforma que permite subir la silla de ruedas, sin necesidad de desplazar a la persona con movilidad reducida.

Las plataformas salvaescaleras cuentan con una cabina semiabierta y están equipadas con protecciones a media altura que evitan cualquier tipo de riesgo mientras están en funcionamiento. Por su comodidad, funcionalidad y seguridad, son la solución salvaescaleras más utilizada en lugares públicos.

Elevadores verticales

Por otro lado están los elevadores verticales, que consisten en una plataforma que funciona del mismo modo que un ascensor, permitiendo subir y bajar escaleras de forma rápida, cómoda y segura.

Son elevadores manuales e individuales diseñados para poder transportar a una persona con movilidad reducida en silla de ruedas, sin necesidad de que esta tenga que bajarse de la silla. Cuentan con diferentes protecciones para garantizar la seguridad durante la elevación, e incluso con puertas para evitar cualquier tipo de riesgo.

Salvaescaleras manuales

También hay que hablar de las salvaescaleras manuales, que cumplen con la misma función que las salvaescaleras automáticas, con la ventaja de que resultan mucho más económicas y accesibles para todos los públicos.

Este tipo de sistema de elevación consiste en una plataforma con ruedas diseñada para poder subir y bajar escaleras cómodamente y con total seguridad, sin necesidad de instalar ningún tipo de plataforma, con la comodidad y el ahorro económico que esto supone.

¿Para quién son las salvaescaleras y elevadores individuales?

Cualquier persona pueda hacer uso de ellas, pero la las salvaescaleras y elevadores individuales están diseñados específicamente para personas con movilidad reducida, que tengan dificultades o directamente no puedan subir ni bajar escaleras.

Por porcentaje, las personas mayores son las que más utilizan los mecanismos salvaescaleras, ya que con el paso de los años aparecen diferentes problemas que dificultan y limitan la movilidad. Cuando esto ocurre, los mecanismos salvaescaleras son la mejor opción para acabar con esas limitaciones y aportar una mayor autonomía e independencia, pudiendo subir y bajar escaleras de forma segura y sin ayuda.

Pero la edad no es un requisito para hacer uso de ellas, ya que cualquier persona con movilidad reducida puede beneficiarse de este mecanismo, pudiendo escoger entre diferentes opciones disponibles que se adaptarán a sus necesidades y solucionarán los diferentes problemas de movilidad que puedan sufrir.

Asimismo, estas soluciones también están destinadas a personas en sillas de ruedas o con muletas, que hayan sufrido algún incidente que les haya provocado problemas de movilidad que les impiden subir y bajar escaleras.

Y por último, aunque no sea lo más habitual, las mascotas también pueden hacer uso de las sillas salvaescaleras y de los elevadores individuales. De hecho, son una solución muy eficaz para mascotas ancianas de gran tamaño y peso que tienen problemas de movilidad. De ahí que estén instaladas en la gran mayoría de clínicas veterinarias, facilitando su transporte sin ningún riesgo y con total comodidad.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre