¿Todavía no conoces las Salvaescaleras Farre? Estamos hablando de un producto que permite vencer la distancias entre diferentes plantas en los hogares, en aquellas personas que tienen problemas de movilidad.

Farré es una empresa familiar que se especializa en diseñar, instalar, mantener y reparar salvaescaleras o plataformas salvaescaleras, así como elevadoras, ascensores y artículos relacionados. Ofrecen un tipo de artículo que se ha diseñado con elementos de la máxima calidad, garantizando así un óptimo tiempo de vida útil y la máxima funcionalidad posible.

Las salvaescaleras (también conocida como sillas salvaescaleras) son un tipo de silla o plataforma que se mueven a partir de un rail que está adherido a una escalera. Se emplean para subir o para bajar personas, aunque algunos modelos también se pueden utilizar con pequeños objetos.

Para contestar con mayor precisión a la pregunta de ¿Qué son las sillas salvaescaleras? Podemos decir que es un tipo de asiento giratorio que se desplaza por un rail para poder llegar a las diferentes plantas. Lo único que se necesita es contar con el espacio necesario, y con una toma de corriente para poder alimentarse.

Si quieres conocer con más detalle las ventajas de las sillas salvaescaleras, te animamos a seguir leyendo.

Ventajas de las sillas salvaescaleras

1. Adaptación

Existen diferentes modelos para que se puedan integrar en casi cualquier tipo de escalera. No importa que sea recta, curva, que sean estrechas o que estén muy empinadas.

Lo único que habrá que hacer es estudiar las condiciones de la misma, así como el espacio que se tiene disponible y tomar la decisión de qué modelo de salvaescaleras es el más recomendado en nuestro caso.

Si tienes alguna duda, recuerda que desde Farré pueden darte el asesoramiento que buscas.

2. Muy seguras

Los salvaescaleras se presentan con sistemas de seguridad para evitar cualquier incidente. Por ejemplo, suelen presentar cinturón de seguridad, así como sistema de bloqueo. También es posible encontrar algunos modelos que incluyen sensores de obstrucción: así, en el caso de que exista algún obstáculo a lo largo de la vida, el mecanismo se detendrá para evitar problemas.

3. Intuitivos y sencillos de usar

El usuario siempre tendrá el control del mecanismo del salvaescaleras. Lo único que tendrá que hacer es pulsar un botón y verá cómo el aparato empieza a moverse.

Debido a la presencia de controles de presión constante, nunca perderemos el control sobre el modelo de silla adquirido.

4. Un buen recurso para salvar las distancias

Estos elevadores son muy prácticos a la hora de superar las diferencias verticales de altura, cubriendo distancias que van desde pocos centímetros, hasta 15 metros o más.

Basándose en el tipo de salvaescaleras con el que se cuente, así como a la altura que se pretenda salvar, es posible que haya que instalar algún sistema de parada o de puertas en los diferentes pisos.

Confía en los diferentes modelos de sillas salvaescaleras de Farré y podrás encontrar modelos que se adaptan a tus necesidades y a tu hogar.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre