En un mundo sin ideas, cualquier cosa vale. Mi argumento va a ser sencillo y fácil de comprender: la prostitución no sólo no se puede regular sino que habría de ser prohibida con carácter inmediato, cayendo la carga delictiva sobre los puteros, que no son clientes, y quienes dotan de infraestructura a este tipo de comercio. Nótese que no hablamos de puteras, no requiere explicación, pero aplíquese lo que diga en los casos análogos.

Hay que distinguir prostitución de intercambio de bienes en una relación del tipo que sea, eso no se puede prohibir; no proponemos una censura moral, si alguien recibe 50€ por deglutir fluidos de otra persona, ¿cuál es el problema?, ¿estamos proponiendo una vigilancia para evitar actos reprobables? Imposible. En su fuero interno, cada cual hará inevitable o maravillosamente, lo privado es lo privado y a mí me encantaría que me regalaran un libro cada vez que follo.

Hablamos de la organización, de la normalización laboral de un supuesto oficio que no lo es. Pongamos por ejemplo que yo disfrutara recibiendo porrazos en la jeta, soy libre, nadie debería decirme qué o no hacer y, en mi vida privada, yo hago lo que quiero con mi rostro. Perfecto. Pero ¿estaría facultado para legalizar un negocio en que mi cara a romper fuera el producto? No empiece usted a pensar por dónde no es, vamos al “cliente”: ¿puede un tío pagando y cubierto por las garantías del derecho comercial partirme la cara con toda tranquilidad?

Si usted está pensando que hago demagogia porque una penetración vaginal, pongamos, no es un puñetazo, es que no le he transmitido lo que pretendo: por supuesto que no, e, insisto, con mi chocho hago yo lo que se me pone en la vírgula de “coño”. Lo que nos preguntamos es: ¿puede un tío pagando y cubierto por las garantías del derecho comercial penetrarme por placer suyo propio exclusivo? ¿No hay un uso, un abuso de la persona convertida en objeto mercantil? Y si es así, aunque sólo sea por un tiempo de alquiler, ¿cuál es la diferencia con la esclavitud, esto es: la suspensión de la “persona” sujeta a derecho?

El problema es que estamos olvidando esto del sujeto de derecho o la dignidad de la persona. Es tan fácil de comprender como que existen los Derechos Humanos y el pago de una cantidad no exime de su cumplimiento. Por mucho que a usted le guste. Ésa es la base de una sociedad aspirante a justa. En este retroceso mundial de derechos, progresivamente el supuesto liberalismo que promueve la libertad de los contratos económicos ha sustituido a la dignidad humana.

Está ocurriendo en todos los ámbitos, el hecho de cobrar conforme a un pacto previo (otro debate es cómo se cumplen estos contratos) justifica cualquier abuso; la industria turística es quizá el modelo de depredación humana más brutal, porque de manera explícita ha superpuesto a la idea del viaje, y el negocio en torno a sus servicios, el modelo del turista que paga por usar el medio ambiente, alardear de la libertad sin contemplaciones de comportamientos y la sumisión de las personas que han de servirle… hasta el paroxismo de su confort, en el fondo para el turista todo el mundo es prostituta, no se engañe, eso es lo que hay detrás de sus viajes por el mundo: simple explotación de la dignidad humana.

El putero hasta cree que pagando hace un favor a una persona necesitada. Es como el dueño de sus esclavos enorgullecido de lo bien que están sus negritos en la hacienda en vez de en la selva, o como ése que contrata a trabajadores ilegales porque le dan pena pero les paga la mitad. No podemos regular que la gente se prostituya, efectivamente nada hay más antiguo que los intereses humanos; pero sí evitar que se regularice una forma de dominio y esclavitud, una forma de uso arresponsable del cuerpo de los otros, como si pudiéramos lavarnos de las consecuencias de nuestros actos en los demás, como quien consume un helado…

Porque somos el cuerpo, no es baladí recordar que la dualidad religiosa cuerpo-alma contribuye a la fantasía de que poseyendo el cuerpo no se posee a la “persona”, o que peca el cuerpo pero en el fondo la “persona” sigue siendo buena. No hay perversión más dañina, por eso la religión me estomaga hasta retorcerme de asco.

“Putero” debería ser sinónimo en la RAE de “cabrón”en su acepción más oprobiosa, y debería sustituir a “hijoputa”, es más exacto. No tiene ninguna gracia ser putero. Y no merece ninguna clase de simpatía ese ejercicio.

En cierta ocasión, por una serie de rebotes que no vienen al caso, tras una comida en la que caí casualmente por un conocido, me montaron en un coche, me bajaron en un parking subterráneo y aparecimos por una puerta directa en un sitio que me costó admitir; era lo más parecido al infierno que había temido en mi infancia de curas, la sensación de miedo, vacío, pérdida, náusea… en seguida, como fuera el más joven del grupo, se me acercó una muchacha… tardamos en salir de allí dos minutos, no admití ni una simple copa, mi cara debía ser un poema. Amargué la tarde a unos cuantos.

Si va usted a esos sitios, mírese la cara de vez en cuando, putero. Si no, hagamos por prohibir y sancionar hasta con cárcel a los “consumidores” y “explotadores”, no merecen menos. No son putas, son esclavas. Aunque sea rían. A veces, muchas veces, más de cuatro veces, las cosas no son lo que parecen.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorBrutal represión de Marruecos contra manifestantes saharauis tras un partido de fútbol
Artículo siguienteIberoamérica toma a España como referente para los operadores públicos de Telecomunicaciones y Energía
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

1 Comentario

  1. Algunas vemos en la prostitución un trabajo digno y pedimos que se nos respete como profesionales independientes. La prohibición sólo nos llevaría a la clandestinidad y daría poder a las mafias.

    En lugar de prohibir, deberían perseguir con más fuerza la trata de blancas y el proxenetismo, delitos que ya están contemplados en las leyes españolas.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre