Un equipo de la Universidad Rovira i Virigili acaba de activar el proyecto de investigación que financiará con recursos propios y que estudiará algunas enfermedades y su relación con la industria química en Tarragona.

Así lo ha anunciado esta mañana La Vanguardia, donde se detalla que hace más de 30 años que se quiere llevar a cabo este estudio, pero nunca ha prosperado «por la falta de apoyo de las administraciones públicas y privadas».

Josep Lluis Domingo, catedrático de toxicología, dice no querer seguir «de brazøs cruzados», por lo que a raíz del accidente de Iqoxe se ha propuesto confirmar o desmentir la relación que tiene la industria química con la salud de las personas que viven en el entorno.

El catedrático se considera uno de los referentes mundiales en su ámbito de estudio, director de TecnATox, Centro de Tecnología Ambiental Alimentaria y Toxicológica y considera que el estudio no se alargará demasiado, pudiendo tener los resultados en un plazo de dos años.

Este estudio servirá, según ha señalado el experto, para que las administraciones no giren la cabeza hacia otro lado y afronten una cuestión difícil, incluso tabú en este momento.

El estudio no busca analizar casos concretos, sino grandes muestras de población. Es un estudio de tipo ecológico, basado en la correlación entre el estado de salud de la población que vive en un territorio determinado, conviviendo con industrias químicas.

Ya hubo un estudio anterior, realizado por la Facultad de Medicina, donde se tuvieron en cuenta 800 muestras de sangre.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre