viernes, 24septiembre, 2021
21.1 C
Seville

¿Qué no es Socialismo?

Julián Molina Illán
Psicólogo, Fisioterapeuta, Enfermero, Filólogo, e Historiador del Arte.
- Publicidad -

análisis

El volcán de La Palma y el circo mediático

Las televisiones, obsesionadas por mantener la tensión y el interés de las audiencias, han entrado en bucle y dedican horas y horas a lo...

Aumenta un 34% el número de operaciones policiales contra la explotación sexual tras el plan del Gobierno

El día internacional contra la explotación sexual y la trata de mujeres debe estar marcado en rojo en nuestro calendario. La trata de seres...

El cordón sanitario contra los nazis funciona en Alemania

El mayor problema de Europa no es la pandemia, ni la crisis económica, ni siquiera los graves problemas migratorios y flujos humanos a los...

¿Qué podemos pensar de la Justicia Española?

Esta pregunta me la he planteado muchas veces y no sabría exactamente encontrar una respuesta del todo coherente que reflejara la realidad y el...
- Publicidad-

En otros artículos anteriores he tratado de “desgranar” el concepto Socialismo para sentar las bases de lo que, tímidamente, se dio en llamar “Nuevo Psoe”. Se trataba de aportar algo de luz a lo que debía ser la base ideológica sobre la que construir un nuevo proyecto político. Esos intentos fracasaron estrepitosamente. Los motivos son varios, entre los cuáles está la arrogancia que se desprende de quien pretende saber más que los demás, e incluso, “repartir carnets de socialista”. Supongo que así lo vivió el segmento de edad más veterano del Partido, ése que, tras cincuenta años de militancia, no tolera de ninguna de las maneras que venga un mindundi como yo a explicarle “a los de siempre” lo que es el Socialismo. Pero cuando los problemas existen no funciona el ocultarlos, porque se pudren, y al final, el hedor a muerte hace insoportable la existencia. Voy tratar de exponer las cosas desde otro punto de vista: si la gente no acepta que se le explique qué es el Socialismo, voy a trata de plantear qué NO es Socialismo, a ver si así nos ponemos de acuerdo. Igual entonces comprendemos la magnitud del problema.

  1. Mentir NO es Socialismo. Cuando un candidato se presenta a unas Primarias diciendo que es autónomo, que no ha llegado a acuerdos secretos de ayudas mutuas (lo que en el argot político se denominan “acuerdos de mesa de camilla”), y después descubres que lo que se ha hecho es precisamente eso, y a mansalva, da poco gusto. Si además se llega al poder diciendo que el objetivo es la emancipación de la militancia y la lucha por los derechos de los desfavorecidos, y lo que se hace en realidad es medrar uno mismo y “sus amigos”, y atornillarse al poder acaparando todos los resortes del mismo para asegurarse el beneficio durante muchos años, de ese mismo poder, da menos gusto todavía. Nosotros lo vemos, y la población también. ¿Y luego queremos que nos voten?
  2. Conservadurismo y Religiosidad NO son Socialismo. Los problemas se pueden abordar básicamente de dos maneras: echando mano de las soluciones conocidas, o buscando soluciones nuevas. Ambas estrategias son legítimas, y la ciudadanía debe decidir; pero para que la ciudadanía pueda decidir tiene que haber un Partido netamente conservador, y, al menos, otro que sea netamente progresista. Supuestamente ese Partido netamente progresista es el Psoe. Cuando el máximo dirigente, y el primero que tiene que dar ejemplo, dice cosas como “aspiro a ser el nuevo Jesucristo”, o “estoy deseando que mi hijo haga la comunión para irnos de crucero”, demuestra un conservadurismo y un grado de religiosidad más propio de la Democracia Cristiana, que, desde luego, el Socialismo. La verdad innovadora, progresista, no puede estar sustentada en creencias (puesto que son casi todas falsas…) sino en hechos constatados, comprobables y generalizables. Necesitamos la verdad positiva (de Positivismo), la verdad científica, constatable, precisamente porque nuestra función es la de aportar ideas nuevas para la solución de problemas antiguos. Si lo hacemos sobre la base de las creencias, es decir, de las falsedades, ¿cómo podemos esperar que la ciudadanía confíe en nosotros y nosotras?
  3. La esencia del Socialismo NO es la gestión. Es la TRANSFORMACIÓN. En consonancia con el punto anterior, aspirar a ser un gestor es aspirar a dejar las cosas como están, solo que mejorando un poco la eficiencia de la persona que nos ha precedido. Es no tener una visión social, ideológica, distinta de la persona que nos ha precedido, o que nosotros aspiramos a sustituir. El mensaje a la sociedad es: “votadme a mí que voy a hacer lo mismo que el otro, solo que un poco mejor”. ¿Y qué hace la gente? Votar “al otro” porque “al otro” ya lo conoce y sabe todo lo mal que pueden ir las cosas, mientras que a ti no te conoce. Si en el fondo tienes la misma ideología conservadora que “el otro”, si eres un sucedáneo “del otro”, ¿tanto te extraña que la gente te vea como un usurpador que lo único que quiere es acaparar el poder, y, por lo tanto, prefiera votar al original?
  4. El cesarismo NO es Socialismo. Decir, cuando se aspira a que la militancia te elija, que la militancia es “la dueña del Partido…”, que la militancia “tomará las decisiones importantes…”, “que hay que seguir profundizando en el concepto un militante un voto…”, para acto seguir eliminar las primarias (¿cuándo se han producido las primarias para elegir a Salvador Illa o Ángel Gabilondo, que yo no me he enterado…?) y no dar explicaciones por ningún acto, o “reírse” de la militancia planteando la sanción en las urnas de acuerdos ya firmados, es una infamia que merece veintitrés puñaladas. Ya veremos a ver en qué queda la cosa.
  5. El estalinismo NO es Socialismo. ¿Y qué decir de la actitud persecutoria de todo aquél que se considera una amenaza, algunas veces agrupaciones enteras, tratando de borrar de la Historia a las personas o las agrupaciones mediante las expulsiones sectarias, y la imposición de gestoras? ¿Dónde quedaron la transparencia, la justicia social y la igualdad de oportunidades, si, en el Partido que abandera, supuestamente, estos conceptos, es donde primero se pisotean los mismos? ¿Tanto nos extraña que la ciudadanía vea al Psoe como un fraude? ¿De esta forma queremos que nuevas generaciones de jóvenes se adhieran a este proyecto? ¿De verdad nos sorprende que surjan otros partidos “de izquierda”, y más que están por venir?

No he pretendido “ir de listo” como algunos me acusan. Solo he constatado algunos hechos probados y conocidos. ¡Y no todos!. De todo ello se desprende que en el Psoe hay un gravísimo problema. No tenemos derecho a hacer las cosas tan mal desde el momento que estamos financiados por la ciudadanía y somos un instrumento público de participación política. O al menos, eso es lo que deberíamos ser. España necesita al Psoe, pero no a éste, sino a uno NUEVO. España necesita, más que nunca, Socialismo. Un saludo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La Audiencia Nacional deja sin altavoz a Sortu

La libertad de expresión es ese derecho que nos gusta tanto cuando va en sintonía con lo que pensamos y qué molesta tanto cuando...

Garamendi da calabazas a Casado

No podrá ser. El líder de la oposición y presidente del PP, Pablo Casado, no podrá contar ni un día con el líder de...

Poe y sus demonios de la perversidad

Hoy no pensaba escribir, estoy como dice mi móvil, en modo ahorro de batería. Desde que los niños empezaron el colegio no he parado,...

Conoce esta Vidente Natural sin Cartas – Es una Vidente Recomendada

¡Es muy simple conocer a la mejor vidente natural sin cartas! y gracias a este texto, podrás saber quién es una vidente recomendada por...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

La Audiencia Nacional deja sin altavoz a Sortu

La libertad de expresión es ese derecho que nos gusta tanto cuando va en sintonía con lo que pensamos y qué molesta tanto cuando...

Garamendi da calabazas a Casado

No podrá ser. El líder de la oposición y presidente del PP, Pablo Casado, no podrá contar ni un día con el líder de...

Poe y sus demonios de la perversidad

Hoy no pensaba escribir, estoy como dice mi móvil, en modo ahorro de batería. Desde que los niños empezaron el colegio no he parado,...

Conoce esta Vidente Natural sin Cartas – Es una Vidente Recomendada

¡Es muy simple conocer a la mejor vidente natural sin cartas! y gracias a este texto, podrás saber quién es una vidente recomendada por...