martes, 22junio, 2021
22.5 C
Seville

¿Qué le han hecho al periodista bielorruso Protasévich para que confiese hasta «la muerte de Stalin»?

El tirano Lukashenko utiliza los métodos autoinculpatorios que aprendió de la extinta URSS y que vienen desde la época de Stalin

Federico Zurita
Soy licenciado y doctor en Biología y Profesor Titular de Genética en Universidad de Granada. Cursé también estudios en Ciencias Políticas y Sociología. Actualmente además de la docencia propia del área de Genética (tanto en el Grado en Biología como en el de Ciencias Ambientales y en el Master en Genética y Evolución y en el Master en Biotecnología) imparto docencia en el Master Universitario en Cultura de Paz, Conflictos, Educación y Derechos Humanos. Colaboro activamente con el programa Erasmus+ (K107) y sobre la base de este programa he impartido docencia en 14 universidades extranjeras. Soy miembro del Instituto de Biotecnología y miembro del Instituto de la Paz y los Conflictos de la Universidad de Granada.
- Publicidad -

análisis

La última de Casado: ahora va de víctima del terror indepe

Sin condición de perjudicado no se puede recurrir un indulto decretado por el Gobierno de España. De ahí que en las actuales circunstancias, ni...

Garamendi vuelve al redil tras sufrir la caza de brujas del PP y la caverna

En apenas un par de días, el presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha pasado de defender los indultos a los presos soberanistas catalanes...

El país empieza a estar harto de la tabarra de Casado sobre los indultos

El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de intentar un “cambio de régimen” en España. A su...

Los franceses castigan a sus políticos con la abstención pero la extrema derecha embarranca

Siempre hay que tener un ojo puesto en Francia porque todo, las revoluciones, los drásticos cambios sociales y culturales, las guerras, el futuro del...
- Publicidad-

En apenas una semana el periodista bielorruso Protasévich ha pasado de ser un peligroso activista contra el régimen del tirano Lukashenko a ser un colaborador que confiesa, tras conseguir la libertad, hasta «la muerte de Stalin». De hecho, ha concedido una entrevista en televisión para confesar todas sus culpas.

En este análisis, del profesor Federico Zurita, del departamento de Genética de la Universidad de Granada y profesor del master «en cultura de paz, conflictos, educación y derechos humanos», denuncia en Diario16 los métodos autoinculpatorios que aprendió Lukashenko de la extinta URSS y que vienen desde la época de Stalin.

A su juicio, esto explica lo que está ocurriendo con el periodista bielorruso Protasévich, tras su puesta en libertad, ante la mirada impasible de Europa y la comunidad internacional.

El análisis de Federico Zurita

La asfixiante distopía de George Owell «1984», qué luego fue llevada al cine con el mismo título por Michael Raford,  muestra a un detenido que está siendo interrogado. Le ponen en la cara una jaula con una rata desesperadamente hambrienta.  El detenido no acierta siquiera a articular una frase coherente aterrorizado. Lógico, ante la amenaza  que el torturador le hace con un ademán de abrir la compuerta y que la rata histérica de hambre, le destroce la cara.

Finalmente el infeliz  «salva el pellejo» y acaba siendo «reeducado» y reconociendo la infalibilidad del Gran Hermano y lo inútil que fue intentar pensar por sí mismo.

Aplasta al individuo

Tanto el libro como la película se centran en fabular un Estado que literalmente aplasta al individuo. No solo por la coacción y la violencia externa ejercida sobre él. Que también. Sino además, y mucho más horribl,e por hacer del individuo no más que lo que resulta de dividir un millón de individuos entre un millón. Es decir un millón de individuos donde todos iguales; una utopía espantosa que extirpó la singularidad de cada individuo.  

Cuando los bolvechiques se autoinculpaban

En la URSS, en los juicios-farsa de entre 1935 y 1938, los bolcheviques acusados se autoinculpaban de los inversorímiles  delitos que se les imputaban y que se utilizaban para condenarlos y posteriormente ejecutarlos. Obviamente que esas confesiones se obtenían bajo tormentos inimaginables y los recién detenidos pronto comprendían que no había solución y que su final era el pelotón de fusilamiento.

Pero no acababa la cosa ahí, a sus familiares varones tendían también a fusilarlos y a las mujeres las deportaban a lejanos campos de «trabajo-reeducación», los tristemente célebres «Gulags» distribuidos a lo largo de toda la inmensidad de Siberia.  Piatakov, Kamenev,  Zinoiev, Bujarin y finalmente el otrora poderoso y tétrico Beria, entre otros muchos, fueron fusilados (Beria ya bajo el gobierno de Nikita Krushev) .

Aquella forma concreta de horror comenzó y terminó con Stalin. No así el control férreo y la persecución rigurosa contra cualquier forma de disidencia.  Y así fueron las cosas en aquel imperio hasta la llegada de Mijail Gorbachov. 

Las 15 repúblicas que componían la URSS más los países que cayeron bajo su poderosa esfera de influencia por el Pacto de Varsovia (desde Polonia a Turkmenistán desde Azerbaiyán y Rumanía a Bulgaria y Uzbekistán)  sufrieron ese poder político omnímodo que escruta minuciosamente hasta el mismo interior de los individuos. Se llama «Totalitarismo» y es de factura Occidental.

No es que no lo hayan sufrido países no occidentales como Camboya, China o Corea del Norte, es que estos lo han sufrido porque a través de las ideologías lo han importado del occidente cristiano. 

Tras la caída del muro y la declaración de independencia de Rusia por parte de todos esos países  pudiera parecer que esas prácticas no eran sino una pesadilla ya finiquitada.

Pero resulta que no, que todavía en 2021 Lukashenko, el déspota bielorruso que resiste el embate de sus ciudadanos y de la comunidad internacional que le demandan respeto a los derechos humanos y elecciones libres y democráticas, sigue utilizando los métodos autoinculpatorios que aprendió de la extinta URSS.

La confesión del periodista bielorruso Protasévich

No se explica si no fuera así, que Román Protasévich, el periodista detenido después de que desviaran hacia Minsk el avión que lo llevaba a Lituania, haya admitido en una aparición en la televisión a unas horas de máxima audiencia, haber organizado las revueltas que estallaron tras las fraudulentas elecciones del pasado agosto.

Y para más humillación acabe en una comparecencia con loas públicas al tirano y diciendo que el trato que recibe es «correcto». Cuando lo cierto es que se percibe perfectamente el deterioro físico y emocional al que lo tienen sometido. 

Amenazas de represalias contra sus familias

Gente como Protasévich resiste con entereza la tortura física. Pero es que no solo es eso. Es que además los extorsionan y amenazan con tomar represalias contra sus familias como ya hacía Stalin.

En el caso de Protasévich, su novia fue también detenida. Y ya se sabe que la amenaza de cargar contra la familia es mucho más difícil,  si no imposible de soportar. 

La Unión Europea asiste entre impotente y estupefacta a la ignominia de Lukashenko. Las medidas adoptadas contra el sátrapa afectan también a su hijo Víctor Lukashenko y a otras 13 personas de la «corte» del mandatario.

Lukashenko ha respondido parapentándose tras Putin. El ruso ve  la posibilidad cierta de afianzar el pacto «mosaico» ya establecido entre ellos dos: Rusia da protección a Lukashenko y a cambio obtiene obediencia y soberanía de él.

Bielorrusia se juega su libertad

Bielorrusia se juega no solo su libertad sino su independencia de la poderosa Rusia. Alrededor de la cual la hace orbitar Lukashenko. 

Está por ver el papel que la UE y el occidente democrático jugarán en una situación geopolítica que se ha tensado y complicado enormemente. Sobre todo tras la pifia que Lukashenko cometió al desviar aquel vuelo y detener a Protasévich y a su novia.

Éstas han sido, de momento, las consecuencias poco probables de  prever entonces de actos que tomó y decidió intencionalmente. Puede que su atrevimiento, ofuscación y torpeza le cueste a Lukashenko su propia caída. Ojalá sea así.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

4 Comentarios

  1. Exactamente lo mismo que cualquier Central de Inteligencia de cualquier Estado. No se andan de coñas. Al fin y al cabo, el Estado es la expresión de la violencia institucionalizada, cualquier Estado.

  2. Mi pregunta es ¿Qué pinta un genetista como profesor de «Fundamentos de paz y conflictos – ciencia y tecnología para la paz: Poder, conflictos y valores» en un máster en «cultura de paz, conflictos, educación y derechos humanos»? Y ¿Qué le capacita para escribir sobre la situación política en Bielorrusia y sobre la URSS y las cosas que sucedían ahí? No digo que no lo esté, que a lo mejor se ha pasado 20 años compoaginando su carrera como genetista con la investigación sobre la historia contemporanea de Europa del Este, pero claro esas cosas hay que demostrarlas. El enlace que aporta el artículo dirige a un breve perfil en la página de la Universidad de granada que lista todas las carreras y másteres en los que ejerce la dodencia (En todos ellos, menos en el máster anteriormente señalado, en asignaturas relacionadas con la genética), pero que no dice nada sobre su formación académica. Repito, no afirmo que no esté capacitado para hablar del tema, pero sin ninguna prueba que lo confirme no puedo sino dar el mismo valor a este artículo que el que pueden tener las opiniones de un economista como yo sobre cualquier tema relacionado con la genética

    • No pinto nada porque yo no soy pintor ni de brocha gorda ni de pinceles.
      Explico en ese máster cómo la violencia está inscrita en el ADN de los individuos de cualquier especie incluida la nuestra. Básicamente, en el caso de los mamíferos el asunto pivota en torno a la testosterona. Esa es la explicación que subyace al asunto.
      Estuve dando clase en la universidad de Minsk y son los profesores y los alumnos de allí los que semanalmente me informan de lo que allí pasa. Tenemos una relación muy estrecha desde hace tres años. Y luego hay una cosa que es como una especie de currículum intangible, no avalado por papeles ni por certificados y que se basa en las lecturas, relaciones, países que se han visitado…
      Como yo no lo he escuchado a usted hablar de Genética no sé qué valor podrían tener sus opiniones al respecto. El ser economista no lo invalida, en principio, para que sus opiniones fueran solventes. Tengo por norma escuchar y opinar sobre lo que escucho, independientemente de la formación que tenga el que opine.
      Un saludo

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La última de Casado: ahora va de víctima del terror indepe

Sin condición de perjudicado no se puede recurrir un indulto decretado por el Gobierno de España. De ahí que en las actuales circunstancias, ni...

Más del 30% de los españoles tiene ya la pauta completa de la vacunación

La vacunación avanza a buen ritmo en España. El último fin de semana las comunidades autónomas administraron 945.605 dosis. Más del 30% de los...

Huelga general en CaixaBank para exigir mejores condiciones en el ERE

La plataforma de unidad sindical, conformada por todos los sindicatos con representación en CaixaBank, entre los que se encuentran UGT y CCOO, se ha...

Pedro Sánchez hará esta mañana una declaración tras aprobarse los indultos en el Consejo de Ministros

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hará esta mañana una declaración institucional, sin opción a preguntas de los periodistas, una vez que se aprueben...
- Publicidad -

lo + leído

La última de Casado: ahora va de víctima del terror indepe

Sin condición de perjudicado no se puede recurrir un indulto decretado por el Gobierno de España. De ahí que en las actuales circunstancias, ni...

Más del 30% de los españoles tiene ya la pauta completa de la vacunación

La vacunación avanza a buen ritmo en España. El último fin de semana las comunidades autónomas administraron 945.605 dosis. Más del 30% de los...

Huelga general en CaixaBank para exigir mejores condiciones en el ERE

La plataforma de unidad sindical, conformada por todos los sindicatos con representación en CaixaBank, entre los que se encuentran UGT y CCOO, se ha...

Pedro Sánchez hará esta mañana una declaración tras aprobarse los indultos en el Consejo de Ministros

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hará esta mañana una declaración institucional, sin opción a preguntas de los periodistas, una vez que se aprueben...