Bienvenida la lluvia si con eso nos trae el regalo de la diversión. Ya lo decía hoy mismo Pedro de la Rosa: “Qué bonita es la Fórmula 1 cuando suceden cosas así”. Y es que en circunstancias extraordinarias suceden cosas inusuales.

No sabemos si mañana lloverá, pero será espectacular ver las primeras vueltas del Gran Premio de Turquía cuando el semáforo se ponga en verde y los coches comiencen a rodar. No creo que sorprenda a nadie que los Mercedes, si las condiciones en la pista son favorables, tarden mucho en alcanzar las primeras posiciones. Para ello cuentan con que el alma de sus flechas plateadas esté impulsada por la mejor mecánica de la más alta competición del motor, pero no por eso dejará de ser interesante ver cómo se defienden los Racing Point, los Red Bull y el Renault de Daniel Ricciardo, que ha logrado colarse en quinta posición a casi un segundo por delante del primer piloto de Mercedes, el diestro 44, que en esta jornada no ha brillado bajo la lluvia.

Hoy hemos visto una intensa sesión de clasificación en la que nada estaba decido hasta los últimos segundos, una sesión memorable para Stroll y Pérez (primero y tercero) y para el equipo Racing Point, una sesión que ha dejado a Verstappen y a Red Bull a las puertas de salir los primeros mañana, una sesión que ha dado un giro extraordinario a las previsiones habituales.

Ya veremos qué sucede en la carrera, pero a buen seguro que a largo de esta madrugada los gurús de los equipos cantarán aquello de que llueva que llueva… mientras que otros entonarán sus “contrahechizos” con lo de sal solecito y caliéntame un poquito.

Buena suerte a ambos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre