Vladimir Putin ha superado su techo electoral como presidente de Rusia, al ganar las elecciones con cerca del 74% de los votos, resultados oficiales ofrecidos por la Comisión Electoral Central (CEC), y dirigirá Rusia otros seis años más. 110 millones de rusos estaban llamados a las urnas, en unas elecciones que han contado con una participación que ha superado el 57%, pero por debajo del 65% de 2012.

El presidente consigue su porcentaje más alto de votos, de las cuatro elecciones presidenciales. En 2000, ganó con el 53,4% de los votos, en 2004 mejoró su resultado hasta el 71,9%, en las últimas presidenciales, en 2012, logró el 63,6%.  

El candidato comunista, Pavel Grudinin, sería segundo con el 14%, mientras que el ultranacionalista Vladimir Zhirinovsky sería tercero con el 6,7%. La única mujer candidata, Ksenia Sobchak, obtendría el 1.3%.

La oposición y numerosos observadores internacionales pertenecientes a la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), han denunciado numerosas irregularidades, distribuyendo como pruebas videos donde se puede ver a personas votando dos veces o introduciendo papeletas en las urnas sin control.   En los últimos comicios legislativos, celebrados en el 2016, también fueron filmadas por las cámaras de circuito cerrado mujeres introduciendo en las urnas decenas de papeletas ante la pasividad de los integrantes de la mesa electoral.

Putin ha realizado una campaña presidencialista muy agresiva, echando pulsos con países occidentales, en especial Estados Unidos y Reino Unido. La presentación de un nuevo misil balístico intercontinental que puede eludir los escudos anti misiles, diseñados durante la presidencia de Bush, fue una de sus anuncios estrella, para demostrar el poderío de Rusia como superpotencia económica mundial.

Entre sus retos, el presidente tiene que resolver la crisis del envenenamiento en el Reino Unido del ex espía ruso Serguéi Skripal. El gobierno de Londres expulsó a 23 diplomáticos estadounidenses, acusados de ser espías encubiertos. Por su parte el Gobierno del Kremlin hizo lo miso.

Es muy posible que 2024 sea el último año con Putin en el poder, y la elección de su sucesor será una de las tareas más importantes de su próximo mandato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × tres =