PSOE

Quisiera desmontar aquí dos trolas que han cundido, o están intentando cundir, en los últimos tiempos; una tiene que ver con que nadie quiere elecciones (entre la mal llamada “izquierda”), y la otra con que en España los partidos políticos no saben negociar, como sí lo hacen en el resto de Europa.

Vayamos con la primera. Las elecciones son un juicio en el que la ciudadanía determina los merecimientos que han hecho los distintos partidos en los “últimos tiempos políticos” (aunque esos “tiempos” sean unos meses…) premiando a unos y castigando a otros. Representan la oportunidad de justificarse, de enmendarse, de defenderse… y en última instancia, de ilusionar a la ciudadanía con un proyecto de futuro. Las elecciones tienen un coste, pero que hay que interpretarlo más como una inversión, pues representan la gran oportunidad que tiene la ciudadanía (que es la que paga) de reajustar las fuerzas parlamentarias de unos y de otros en función de los merecimientos demostrados y las expectativas generadas. Cuando los merecimientos no han cambiado gran cosa y las expectativas son pocas, bien nos podríamos ahorrar las elecciones (aún cuando ya hayan pasado cuatro años…). Sin embargo, si ha habido cambios sustanciales merece la pena votar, aunque solo hayan pasado cuatro meses. Pero, ¿cuáles han sido los cambios que se han producido como para que merezca la pena votar en estos momentos? Primero, Vox ya ha enseñado la patita… Ahora son muchos los que se darán cuenta de la sinrazón que representan y lo absurdo de confiar en ellos, más allá de ese conjunto de personas desarraigadas de humanidad. Segundo, Albert Rivera ha demostrado que tiene un proyecto personal (ser presidente del gobierno como sea…) en el que no está incluida la ciudadanía que el nombre de su partido, Ciudadanos, quiere representar. Tercero, Unidas Podemos ha puesto de manifiesto que su viejo sueño bolchevique de “asaltar los cielos” no ha caído en el olvido, solo que ahora quieren hacerlo a costa del Psoe: quieren hacer “su gobierno” parasitando a los socialistas. No han entendido que para hacer “su política” deben ganar las elecciones, y la ciudadanía se ha dado cuenta. Por eso estos tres partidos bajan en todas las encuestas. Por supuesto, cuando todo el mundo promete el paraíso, algún demonio hay por en medio. Así, el Partido Pútrido se ha moderado en su discurso. Habla de unidad contra la horda socialista, habla de confluencia, habla de esperanza e ilusión (por hacerse otra vez con el poder y seguir jodiendo a España, claro…). El Psoe, por otra parte, ha estado dando la cara e intentando que las cosas funcionen contra viento y marea, enfrentándose solo (en realidad con la única ayuda de Miguel Ángel Revilla) a los insurrectos y a los iluminados que tiran desde los extremos de la manta que es España, queriendo hacerla suya y sin importarles que pueda romperse. El Partido Porompompero crea ilusión, y el Psoe da la cara y tira del carro: por eso los dos partidos suben en las encuestas. La ciudadanía soberana ha vislumbrado unas diferencias que no parecían tan claras hace cuatro meses, y, por lo tanto, va a cambiar la relación de fuerzas. Merece la pena votar.

Con respecto a esa tontería de que en España no sabemos negociar hay que decir lo siguiente. El Psoe lleva toda la vida negociando desde la centralidad de su proyecto progresista vertebrador de España. Y en estos meses ha ofrecido al PP una abstención para que la gobernabilidad sea posible. A Ciudadanos lo mismo, y aún más: un gobierno conjunto si quisieran. Ha hablado con Compromís, con los cántabros, con Ezquerra, con el PNV, y, sobre todo, ha hablado con Unidas Podemos. A estas últimas les ha ido ofreciendo más y más mientras había un atisbo de posibilidad de confiar en ellos. Sin embargo, cuando Unidas Podemos rechazó lo irrechazable (parece ser que “asesoradas” por un indefinido, sorprendente, e inefable Zapatero) demostró que no estaban preparadas para entrar en un gobierno, y, por lo tanto, era muy natural que la oferta en ese sentido, decayese. Ahora se le ofrece la posibilidad de apoyar un potente programa progresista sancionado por la sociedad civil y controlarlo a través de comisiones de seguimiento y altos cargos en la Administración ocupados por ellas. Parece ser que tampoco quieren ¿Para esto vinieron?

Hay que volver a votar. Es necesario. Los socialistas debemos explicar a la sociedad cómo hemos trabajado para conseguir un gobierno estable que solucione los problemas de España y aborde los grandes retos de los próximos años. Unidas Podemos ha demostrado que, a día de hoy, solo aporta inestabilidad. Así no era posible. Votemos, y apoyemos un gobierno mayoritario del Psoe que es el único que ha sabido tender puentes a todos los grupos políticos (menos a los ultraderechistas de Vox -Violencia, Odio y Xenofobia-, y a los exetarras de Bildu) demostrando que el problema llamado España es un problema que tenemos que sacarlo adelante entre todos y entre todas. Entre todas las que quieran, claro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorExclusión
Artículo siguientePrecauciones logísticas
Psicólogo, Fisioterapeuta, Enfermero, Filólogo, e Historiador del Arte.

3 Comentarios

  1. Sánchez tu eres más delomismo votamos por un gobierno de izquierdas y ahora no quieres. Quieres gobierno de derechas y yo fuy una que animó ala familia y amigos asalir avotar y mira que fracaso y heres tu el culpable lo quieres todo gratis demasiado sociolisto

  2. Uffffff te paga el p(so)e,no?
    Pongo entre paréntesis la s y la o porque la perdieron por el camino hacia el neoliberalismo. Te recuerdo que la subida del p(so)e en las últimas elecciones ha sido gracias a las medidas sociales propiciadas y conseguidas por UP, como mosca cojonera porque de otra manera el P(so)e no mira ni de reojo para para la s y para la o. Es un partido hipotecado hasta las cejas por el capital…no pueden moverse ni un milímetro,
    el capital no regala nada,gratis, nada. Apunta.

  3. ja ja ja ja ja ja ja ja ja Ese discurso canonizador del PSOE no te lo crees ni tú. Pedro Sánchez es ahora presidente gracias a UP, que recabó todos los apoyos para una moción de censura cuando Pedro Sánchez ni siquiera era diputado (porque lo echó su partido por oponerse al gobierno de Rajoy). En todo el poco tiempo en que ha sido presidente le ha dado tiempo de incumplir casi todas las medidas sociales que pactó con UP (cómo para confiar en que gobierne en solitario). Y en la negociación con UP para formar nuevo gobierno ha puesto todas las trabas posibles para que fracasara, porque espera sumar más escaños con unas nuevas elecciones. ¿Se repetirán las elecciones hasta que el PSOE saque mayoría absoluta? Visto que el PSOE no quiere pactos con la izquierda, los y las votantes del PSOE tendrán que conformarse con ir repitiendo elección tras elección o que, «por responsabilidad de estado», haya un pacto PSOE-C´s o incluso PSOE-PP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro − uno =