Pedro Sánchez escaños

Sondeos internos de Ferraz barajan que el PSOE será el partido más votado en las elecciones generales del 28 de abril. El partido que lidera el todavía hoy presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, podría alcanzar entre 120 y 124 escaños.

Sin embargo, hasta 176 escaños hace falta mucha izquierda en el Parlamento en un momento difícil y complicado para Podemos, coalición a la que le ha pillado en pleno conflicto interno el adelanto electoral. De hecho, no levanta cabeza desde que Iñigo Errejón optara por presentar su candidatura con Manuela Carmena para la Comunidad de Madrid en vez de con Podemos.

El PSOE pasaría de 85 escaños a más de 120. Pero diferentes sondeos, como el publicado ayer por La Vanguardia, anuncian una caída en picado de Podemos que podría perder entre 30 y 40 diputados, justos los que parece que podrían recuperar los socialistas.

Vox

La irrupción de Vox, a quien los sondeos le dan un aparición en el Parlamento de entre 9 y 16 escaños, no será un impedimento para el PP y Ciudadanos que están dispuestos para gobernar hasta a pactar con la ultraderecha como ocurrió en Andalucía.

Desde AP no ha habido un PP más extremista que el de Pablo Casado

Así las cosas, los mensajes de esta precampaña que comenzó el viernes al anunciar Pedro Sánchez el adelanto electoral desde Moncloa, empiezan a endurecerse aún más por parte de la derecha.

Desde AP no ha habido un PP más extremista que el de Pablo Casado, que podría compararse con la figura de Fraga recién salida del franquismo.

Por su parte, en el espacio del centro a la derecha, Pablo Casado perdería casi diez puntos en cuota de voto y 40 escaños con relación al resultado de Mariano Rajoy en el 2016. Pero Albert Rivera sólo se haría con una parte de esas pérdidas (pese a que Ciudadanos duplicaría su actual contingente de diputados, al pasar de 32 a 60). El principal beneficiario del retroceso popular sería Vox, que pasaría de un ínfimo 0,2% del voto en el 2016 a casi el 9%, ahora.

Compartir
Artículo anteriorEl Santander sigue adelante con su plan de destrucción de empleo
Artículo siguienteEl director del Instituto Cervantes dimitirá si “sale un gobierno de extrema derecha machista y racista”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

  1. Yo iré a votar el día que me regalen algo, un ticket descuento, unos vales para la compra… hasta entonces, si me tengo que vestir y desplazar a un colegio electoral, coger una papeleta, volver a casa, eso es mi tiempo, y mi tiempo vale dinero, yo no digo que me paguen 10 euros la euros, pero me gustaría que se comprendiera el símil: ¿es obligatorio votar¿ ¿te hacen los políticos un favor o se lo haces tu a ellos, legitimando su profesión?

  2. Diez euros la «euro» es fruto de no repasar lo que se escribe.
    En todo caso, yo no voy a «ir» a votar nunca.
    Quiero depositar mi voto desde el ordenador, respetando, eso sí, todas las medidas cautelares que me impongan.
    Estamos en el siglo XXI, mucha gente trabaja desde casa por Internet, y solo sale de casa para ir al cine, suponiendo que quede alguno en su barrio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 − uno =