Cuenta la Fox, la tele de los ultraconservadores yanquis, que Donald Trump ha vuelto a ser propuesto para el Premio Nobel de la Paz, un titular que bien podría ser portada de El Mundo Today. Bien mirado, en una sociedad neurótica como la nuestra, donde el negacionismo mendaz se abre paso y se propaga como la nueva ideología imperante, el Nobel de la Paz no podía ser para nadie más que para Trump, faro y guía del pensamiento estúpido. El fatuo magnate neoyorquino es el exponente perfecto de los tiempos revueltos que vivimos, una época oscura de la humanidad marcada por la decadencia de Occidente, la posverdad y el hundimiento de la democracia y los valores de la Ilustración. ¿Quién mejor que este monstruoso personaje para simbolizar la degradación política, ética y moral que sufre la civilización humana?

La noticia de la nominación de Trump, que acaba de saltar a los telediarios de todo el planeta, puede parecer una broma de mal gusto. Sin embargo, la cosa va muy en serio y obedece, como suele ocurrir siempre que hablamos de la Nueva Internacional Fascista, a un plan establecido para relanzar la imagen del presidente de USA, seriamente tocada por su desastre de gestión en la pandemia. Si miramos quién propone al millonario americano como candidato a tan elevado galardón, vemos que se trata del parlamentario noruego de nombre impronunciable Christian Tybring-Gjedde, que ha visto en Trump la pieza clave en la firma del reciente acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos. En realidad, lo que se ha querido vender como un hito histórico y un logro del rubio Tío Gilito de Nueva York no es más que un contrato mercantil para que sus amigos de Halliburton puedan seguir vendiendo petróleo a mansalva a costa de cargarse el planeta con el cambio climático. Por no hablar de los intereses armamentísticos yanquis en la zona y los intereses geoestratégicos de la CIA. Nada de eso tiene que ver con la paz, ni con la solidaridad entre los pueblos, ni con el espíritu fraternal, principios que deberían mover a todo aquel que aspira a un Nobel de la Paz.

El tal Tybring-Gjedde cree que su candidato favorito ha “intentado crear más paz entre las naciones que la mayoría de los nominados al Nobel de la Paz”, una declaración que no deja de ser un dardo envenenado para Barack Obama, premiado en el año 2009. El proponente acaba de explicar a la Fox que con su apuesta por Trump no pretende ganarse el favor del presidente de Estados Unidos sino que se analicen las decisiones históricas del inquilino de la Casa Blanca y no “la forma en la que se comporta a veces”. Sin embargo, no hay más que echar un vistazo al currículum del diputado de Oslo para concluir que estamos ante otro apóstol del trumpismo mundial, de modo que entre ellos se guisan los premios y ellos se los comen. En efecto, en 2014 el susodicho Tybring-Gjedde publicó un libro bajo el título Mientras la orquesta sigue tocando, donde advierte de que Noruega va camino de la “ruina cultural y económica” y atribuye la crisis a una inmigración excesiva, a una integración deficiente y al despilfarro del Estado de Bienestar. También aseguró que la islamización de Europa está en “pleno apogeo” y criticó el compadreo de su partido con los liberales, “ya que era imposible unir las políticas migratorias de ambos partidos”. Es decir, un supremacista en toda regla, un xenófobo de la escuela escandinava, uno de esos que desde los verdes y cristalinos fiordos mira hacia abajo, hacia el sur, y no ve más que el culo de Europa con sus chinches morenos, o sea españoles, portugueses, italianos y griegos.

Queda claro, por tanto, que la propuesta para elevar a Trump a los altares de los hombres pacíficos proviene de la pandilla ultraliberal, del gang xenófobo internacional, así que la nominación no tiene demasiado mérito. Nadie en su sano juicio puede llegar a pensar que alguien como el presidente estadounidense ha hecho algo bueno por la humanidad. Hablamos del hombre que dijo que los inmigrantes mexicanos son “violadores”, aunque algunos sean buenas personas; del tipo que no hace mucho apostó por prohibir la entrada de los musulmanes en el país; del sujeto que se jactó de que podría disparar a la gente en la Quinta Avenida y no perdería votos. Por no hablar de aquella infame frase sobre la guerra de Siria −“dejad que se maten entre ellos, que después recogeremos los restos”− o de su reciente y cruenta represión contra el movimiento antirracista Black Lives Matter, que lo sitúa ideológicamente más cercano a los postulados del Ku Klux Klan que de Luther King. En suma, de pacifista tiene más bien poco, como demuestra su descabellada idea de lanzar algún día “la madre de todas las bombas” sobre Afganistán, acabando así, de un plumazo, con el terrorismo internacional.

A Satán lo quieren canonizar. Ese es el mundo al revés al que hemos llegado en este extraño siglo XXI de pandemias, distopías y redes sociales que difunden bulos, odios y mentiras como bombas radiactivas. Darle el Premio Nobel de la Paz a Trump es un delirio planetario que solo puede entenderse en el contexto de los populismos ultrarreligiosos, los revisionismos históricos y las filosofías friquis anticientíficas que se están instalando peligrosamente en los cinco continentes. Si a Trump le terminan dando el cabezón de oro sueco, ¿qué será lo siguiente, beatificar a Adolf Hitler en la Iglesia Evangélica de Ohio, en los mormones y otras marcianas sectas trumpistas? Todo se andará.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Supongo que el escritor de este blog sabrá que Trump ha finalizado un montón de guerras en Oriente Medio y todo, mientras que todos los demas presidentes, sobretodo Obama no pararon de mandar tropas, por eso lo propone a premio Nobel de la paz, hablando de el asalto al Capitolio, blacklives matter destroz millones de negocios y arruino familias por estar en contra del racismo, yo que odio los racistas no me parece nada bien lo que hicieron y estoy seguro que a Marthin Luther King o a ghandi les parecería una forma de aprovechamiento por parte de los políticos, el asalto al Capitolio estuvo mal, al igual que lo estuvo destruir y matar policías y familias y negocios. Me parece que es adecuado que le propongan premio nobel de la paz

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre