Imagen de La Sexta.

La tercera vía- asociaciones, fundaciones y entidades sin ánimo de lucro- son quienes gestionan y dirigen los centros de menores donde se retiene a adolescentes que han cometido algún tipo de delito. Éste era también el caso del centro de Las Lagunillas de Jaén, que en los años en que el Cuco estuvo retenido gestionaba la Fundación Diagrama. Los educadores y cuidadores que atendían al presunto cómplice del asesinato de Marta del Castillo sabían al entrar allí a trabajar que recibirían incentivos en negro si conseguían sacar información al entonces menor de edad.

Nadie fue capaz de sacar al Cuco una sola palabra

Aunque muchos de estos profesionales no aceptaron la oferta, lo cierto es que este tipo de incentivos en negro están a la orden del día en varios centros de menores de todo el país, según confirman a diario16.com los propios afectados.

En cualquier caso, nadie fue capaz de sacar al Cuco una sola palabra ya que, según confirman, “estaba muy bien asesorado y era un chaval muy fuerte mentalmente”.

Prácticas irregulares difíciles de demostrar porque los profesionales que no aceptan el soborno saben que si hablan no volverán a trabajar en este tipo de centros, y, por su parte, los que aceptan el dinero en negro saben que han participado de la práctica ilegal.

El hermetismo que rodea a estos centros, justificado en la necesidad de salvaguardar la intimidad de los menores, juega a veces en contra de ese mismo interés superior del menor, que las instituciones están obligadas a proteger: «Usan esa palabra, la protección del menor, para crear un hermetismo y que nadie se entere de lo que está pasando», denuncian algunos trabajadores de centros de Madrid.

Lo cierto es que la importancia de conseguir datos para localizar el cadáver de Marta del Castillo no justifica que, en ese caso en Jaén, se utilizaran prácticas retributivas que están fuera de la ley en el fondo y en la forma.

Actuaciones judiciales

Como se recordará, en febrero de este año un juez acordó continuar las actuaciones contra Francisco Javier García, conocido como El Cuco – que fue condenado a dos años y once meses de internamiento por encubrir el asesinato de Marta del Castillo -, y su madre, Rosalía G.M. por falso testimonio, en relación con las declaraciones que realizaron durante el juicio celebrado en 2011 por el mencionado crimen.

En el auto del Juzgado de Instrucción número 2 de Sevilla , con fecha de 11 de febrero, el juez instructor Carlos Mahón decretó el sobreseimiento libre de la causa por extinción de la responsabilidad criminal del padre del Cuco, Ángel Manuel R.C., ya que falleció. Sin embargo, resolvió dar traslado al Ministerio Fiscal y la acusación ejercida por los padres de Marta del Castillo para que, en el plazo común de diez días, soliciten la apertura del juicio oral formulado o el sobreseimiento de la causa.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorIBEX 35 mueve ficha
Artículo siguientePanorama político
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre