Llevo un mes sin venir por esta sección. Porque me decepciona tanto la situación socio-política en este país (en el mundo actual) que estaba considerando dejar de escribir sobre estas cuestiones, más como un gesto de responsabilidad que nada, porque he sentido una sensación de vacío que me deprime; contribuye a ello la incertidumbre de la enfermedad… veo a mucha gente hablar y pocas certezas sobre lo de antes, lo de después, lo del futuro… No veo qué sentido tiene ya esto sino enredar más, no me lo tomen mal…

Y va y se nos muere Anguita. No quiero hacer treno, encomio, apología, nada de eso; mientras escribo se han publicado cientos, miles. No borro un ápice de merecimiento y pesar. Anguita debería haber tenido todo eso y más, antes, en España todo lo hacemos a posteriori, así nos va. Creo que honramos su memoria al reaccionar a su muerte siguiendo la estela intelectual que nos ha dejado.

Porque aún están frescas las críticas apocalípticas que ha sufrido el Ministro Garzón por decir la verdad sobre el papel del turismo en la economía española, analizando qué tipo de empleo y beneficios genera para el país: precariedad y poca formación intelectual además de beneficios indiscutibles para una élite propietaria; admiro sinceramente a la mediana empresa que se gana la vida y no dudo de la técnica que se desarrolla con esto de recibir turistas, pero con esa técnica España es una hostería: no un dechado de invención y análisis. Anguita llevaba años denunciando esto, resulta que quienes han despotricado garrulamente contra Garzón elogian ahora a quien mejor defendió esas ideas…

Hoy toca hipocresía, hipocresía; a Anguita lo han atacado siempre Prisa y el PSOE, y la derecha ni les digo, siempre lo despreció y ambos con la misma técnica: llamarle loco, como si no tuviera los pies en el suelo. Pero los tenía posados más y mejor que ellos, sólo que en el suelo de verdad, no en las moquetas que mantienen incólume a la zapatería de nuestra política.

Hace falta ser muy cínico para despotricar inventado venezuelas hispanas, para desprestigiar cualquier asomo de izquierda como trasnoche o ataque al sistema liberal y a las esencia patrias e incluso a la democracia (que dicen ellos), y a la misma vez elogiar la ecuanimidad y el poderío intelectual de Anguita.

Porque don Julio Anguita, el personaje, reflotó reivindicando lo mismo que hizo aflorar al 15M y lo hizo en paralelo con el supuestamente demoníaco Pablo Iglesias… pero España hace eso (o lo sufre): adjudica roles, Anguita es el rojo honrado y bueno, y ya da igual lo que haya dicho, sus ideas, sus principios, él es guay ¡incluso siendo comunista!, ¿se puede juzgar a alguien de manera más condescendiente y soberbia? Así somos, necesitamos clasificar a los personajes serios porque nos sobrepasan, somos la apoteosis de la mediocridad… y de paso ya hablamos de cómo era, no de lo que pensaba: ea, desarmado. Necesitamos que otros piensen para sumarnos al símbolo… y ya no hace falta que leamos, somos un país de ignorantes.

Si algo ha hecho Anguita, más allá de sus planteamientos concretos, es demostrar que la dignidad y el pensamiento crítico son lo mismo: por eso no era un fantoche. Y muchos de sus elogiadores “post-mortem” jamás han respetado su actitud, sus ideas, sus propuestas, sus análisis, su estilo; dirán que la alabanza es signo de convivencia y tolerancia pero no, ¡no!, es una estrategia crudelísima de desmontaje y menoscabo de un pensador que sí aportaba ideas a la política. Pura propaganda y ejercicio plañidero. Probablemente él habría replicado agraz a estos fabricantes de componendas, no lo conocí personalmente pero creo que habría exigido seriedad, estudio, fondo, no superficie barata estetizante.

Si de verdad queremos honrar su memoria, leamos críticamente la Constitución y procuremos que se desarrolle constantemente; analicemos la política con un horizonte humanístico, centrémonos en la idea de una Justicia pragmática y abandonemos la estupidez de pensar en “reparto” cuando se habla de izquierda, ¡que no es repartir nada de nadie! Centrarse en su vuelta a las aulas y en su rechazo a la jubilación mayor una vez más es ningunearlo, porque si no lo hubiera hecho habría sido igual de digno y coherente, porque la coherencia de la izquierda no es ser pobre (el concepto astracanado de la derecha tradicionalista de siempre) sino analizar las causas de la riqueza y cómo se canalizan sus fuentes y sus beneficios, y este discurso progresista es tan antiguo como la Humanidad y tiene tanto futuro como ella, es el Humanismo, es la filantropía: es ser consciente del sufrimiento de los demás sin creer que lo merecen o no creer que merecemos nuestro éxito sin analizarlo críticamente, es ser buena gente: eso era la base del comunismo de Anguita.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorSanidad permite las rebajas en toda España siempre que no generen aglomeraciones
Artículo siguienteUna jueza sustituta que fue amonestada condena a dos años de prisión a Roberto Macías, el denunciante de la “trama de las facturas falsas de UGT”
Francisco Silvera. Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -Libro de los silencios (2018) -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es. Libro de los silencios ha sido galardonado por el jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 en la modalidad de relatos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre