Un juzgado de Instrucción de Madrid ha enviado al Tribunal Supremo un proceso penal a examinar contra el actual vicesecretario de presidencia y gerente de Vox, Javier Ortega Smith, acusado por un delito de lesiones y coacciones contra un militante de la formación de extrema dereSegún informa El Español, los hechos habrían tenido lugar el 26 de septiembre de 2016 durante una asamblea del partido celebrada en Madrid. La denuncia sostiene que, en total, cinco militantes fueron expulsados del teatro «por la fuerza» después de intentar presentar una candidatura alternativa.

Actitudes de la derecha

Hay condena o no por parte del juez, lo cierto es que los hechos recuerdan a las amenazas que vertió el hoy vicepresidente de la Junta de Castilla y León, de Ciudadadanos, contra el responsable de redes de su oponente en las Primarias para ver quién sería el candidato a esta comunidad.

Igea fue denunciado por amenazas. La pasada semana la jueza dictó una sentencia absolutoria.

Así, la magistrada Soledad Ortega, del Juzgado de Instrucción 5 de Valladolid, ha rechazado las acusaciones de Borja Collantes, responsable provincial de redes sociales de la formación cuando se produjeron estas supuestas amenazas en marzo.

En cualquier caso, estas malas prácticas contra compañeros de partido que piensan distinto, se condenen o no, están muy extendidas en los partidos de la derecha.

Ahora es Vox, a través de Smith, quien está por ello en el punto de mira.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl acuerdo entre el Govern y los Comunes presenta nuevos impuestos en Cataluña. Conoce en qué consisten
Artículo siguienteNación de Naciones y Cataluña una Nación
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =