Foto: Agustín Millán.

Los sindicatos hacen un llamamiento a las trabajadoras y los trabajadores y a la ciudadanía en general, a participar en las más de 70 movilizaciones convocadas en toda España este Primero de Mayo, bajo el lema “Tiempo de Ganar. Igualdad, mejor empleo, mayores salarios y pensiones dignas”, para recuperar derechos.

Este Primero de Mayo es el primer paso para comenzar a recuperar los derechos perdidos y para que cambien las políticas económicas, que tras cuatro años consecutivos de crecimiento económico, sigue sin repartirse la riqueza y, a pesar de la bonanza económica anunciada por el Gobierno, sigue incrementándose la desigualdad y la pobreza, -España ocupa el puesto 26 de 28 en la UE-.

La reforma laboral ha empobrecido las condiciones laborales, devaluado los salarios y creando trabajadores pobres. La reforma de 2012 desequilibró las relaciones laborales en favor de los empresarios. Los trabajos precarios se han expandido, junto a las empresas multiservicios, las plataformas digitales y las fórmulas abusivas de organizar el tiempo de trabajo.

Para los sindicatos es el tiempo de decir basta. Hay que parar la precariedad que se extiende también desempleo, es inadmisible que la mitad de los parados carezcan de protección. Una precariedad que influye también en el incremento de la siniestralidad laboral.

En la sociedad actual en vez de reducirse la desigualdad entre hombres y mujeres, se amplían las brechas de género y los conceptos de una sociedad patriarcal. Es “inaceptable”, que el Gobierno reduzca de 200 a 80 millones la partida de los PGE 2018 para combatir la violencia de género.

Las movilizaciones del Primero de Mayo deben ser un toque de atención al Gobierno para que apueste por un diálogo social real, en materia de pensiones, de empleo, de calidad del empleo, para mejorar los servicios públicos y para apostar por un modelo productivo en base a una política industrial fuerte.

Movilizaciones que demandan un blindaje de la revalorización de las pensiones conforme al IPC, -que debería ser un derecho esencial y universal de los pensionistas establecido en el Pacto de Toledo- para evitar que las pensiones pierdan poder adquisitivo.

También deben servir para exigir que los funcionarios recuperen todo el poder adquisitivo perdido en estos años de crisis, -como complemento al acuerdo de subida de los salarios firmado a primeros de año, entre los sindicatos y el Gobierno- y para que la patronal deje de bloquear el Acuerdo de Negociación Colectiva 2018 y atienda las demandas sindicales.

Los salarios deben recuperar poder adquisitivo, de manera generalizada, en especial los más bajos. Por eso desde UGT se reclaman salarios mínimos en convenio de 1.000 euros al mes.

Hay motivos para participar en estas movilizaciones, instrumento fundamental para cambiar las políticas neoliberales del Gobierno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cinco =