El siguiente tuit cada día va cogiendo más fuerza:

El hecho de que a Ana Patricia Botín le guste la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos deja claro lo que se puede esperar de la gestión que Nadia Calviño haga de la economía española y de hacia quién orientará sus prioridades. Las clases medias y trabajadoras no pueden esperar ya nada de esta ministra, sobre todo porque el capitalismo deshumanizado ha logrado perpetuar y recrudecer una guerra social sistémica en la que no se puede agradar a los dos bandos a la vez. Lo que la gestión de Calviño está dejando claro es por cuál ha optado la actual candidata a presidir el Eurogrupo.

El último episodio se ha dado en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) donde Calviño, de la mano del nuevo conde-duque de Olivares, Iván Redondo, colocaron a una representante, precisamente, de las élites y las clases dominantes: la socia de Cuatrecasas Cani Fernández, quien defendió los intereses de multinacionales y grandes empresas contra las decisiones adoptadas por el organismo que ahora está presidiendo. El nombramiento fue aprobado por el Gobierno el día 16 de junio y, en menos de dos semanas, el Santander ya ha obtenido rendimientos positivos.

En concreto, el banco presidido por Ana Patricia Botín ha conseguido hacerse con las ocho cuentas corrientes de la CNMC que, hasta ahora, estaban siendo gestionadas por el Banco de España. Así se puede consultar en el portal de Contratación del Estado, donde se puede comprobar cómo el Santander se ha quedado con los cinco lotes licitados para dar de alta cuentas nuevas. La CNMC mueve al año más de 22.000 millones de euros que serán gestionados por el Santander y, por tanto, tendrá que pagar las correspondientes comisiones a la entidad cántabra.

Según el portal de Contratación, la duración del contrato será de 2 años y supondrá una nueva inyección de liquidez para el Santander que, poco a poco, se va haciendo con el control de las cuentas del Estado.

La adjudicación de este contrato por parte de la CNMC muestra cómo la política económica de Nadia Calviño no está muy desligada de la de Luis de Guindos. Privatizar la gestión bancaria de las cuentas de un órgano que mueve tanto dinero al año no es más que una muestra más de cómo la actual vicepresidenta tercera del Ejecutivo es la nota discordante, la comisaria política que las élites han colocado en Moncloa para controlar y frenar cualquier intento por parte del Consejo de Ministros y Ministras (el lenguaje inclusivo de género nunca fue una de las virtudes de Calviño, como se pudo comprobar en la jura de su cargo ante el Jefe del Estado) de implementar medidas que favorezcan a las clases medias y trabajadoras en detrimento de los privilegios de las dominantes.

Por otro lado, no se puede olvidar jamás cómo uno de los responsables de la crisis de liquidez del Banco Popular, que terminó con una resolución cruel porque provocó la ruina de más de 1,2 millones de personas, fue la CNMC, quien retiró, junto con otras administraciones y organismos públicos, los depósitos suficientes como para generar una crisis de liquidez de la que la sexta entidad financiera no se pudo recuperar, connivencias y presunta información privilegiada aparte.

Suerte tiene Calviño de que en España los presidentes, ni siquiera los más autoritarios, cesan a sus ministros y ministras como ocurre en otros países de nuestro entorno. Si hubiera la suficiente coherencia ideológica y política, ni Calviño ni Iván Redondo estarían ya en Moncloa. Sin embargo, algo debe haber sobrevolando la cabeza del presidente para que, después de las promesas que hizo ante su militancia en el último Congreso Federal, esté renunciando a los principios mínimos de lo que implica el socialismo.

Aldous Huxley decía que «cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje». Escuchen a Calviño y lo entenderán. De Iván Redondo no esperen nada porque no habla…, pero actúa.

Apúntate a nuestra newsletter

5 Comentarios

  1. Por que no se lo han dado a bankia?. Por que las cuentas de los juzgados españoles las tiene Santander y no bankia que es del estado?
    Por que no se le da el beneficio a un banco rescatado con dinero del estado?

  2. Ergo, de haber estado el actual gobierno cuando el robo del Popular a sus verdaderos dueños, nada habría cambiado.

  3. Alguien duda que la Calviño es una sicaria de los banqueros? Y por tanto el gobierno PSOE-PODEMOS baila al dictado de la banca. Las finanzas son la sangre de la economía, por tanto, jamás deberían estar en manos privadas. Todo lo demás es ceder la libertad, el pan, la soberanía, a la delincuencia financiera. No olvidemos, que se les entregó más de 70.000.000.000 de euros y aún no han devuelto ni un céntimo. Esto es saqueo o qué es?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre