Tres decenas de ex altos mandos militares y de los servicios de inteligencia han remitido una carta al Congreso de los Estados Unidos en la que instan a la Cámara a que apruebe la creación de una Fuerza Militar espacial independiente y que apoyen una propuesta realizada por Donald Trump.

«Alentamos enérgicamente el establecimiento de la Fuerza Espacial de los EE. UU., para aprovechar todo el potencial del poder espacial y las capacidades espaciales con el fin de proteger y promover los intereses nacionales vitales de los EE. UU».

Entre los firmantes se encuentran el ex Secretario de Defensa William Perry, que desempeñó su cargo en la Administración de Bill Clinton o Robert Work, número 2 en el Pentágono durante la Administración de Obama.

En la carta sostienen que sólo una rama independiente se asegurará de que los militares presten a la misión espacial la atención y los recursos que se merece, incluida la capacitación del personal. «El establecimiento de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos como un servicio armado independiente dentro del Departamento de la Fuerza Aérea es un enfoque fiscalmente responsable para abordar el problema. La Fuerza Espacial de los EE. UU. desarrollará una cultura y un espíritu espacial militar; reclutar, entrenar, educar, promover y retener científicos, ingenieros y guerreros con habilidades y talento espacial de clase mundial; abogar por los requisitos de espacio y recursos; desarrollar la doctrina espacial y el arte operacional; Desarrollar, colocar y entregar capacidades espaciales avanzadas; y administrar los recursos para sostener la ventaja estratégica y la preeminencia de Estados Unidos en las actividades espaciales de seguridad nacional», argumentan estos ex altos mandos.

La propuesta de la Fuerza Espacial requiere el establecimiento de una nueva rama bajo la Fuerza Aérea, algo similar a la forma en que el Cuerpo de Marines es oficialmente parte de la Armada, pero opera de manera independiente. Actualmente está siendo revisado por el Congreso, donde existe un profundo escepticismo.

Los miembros de ambos partidos han planteado preguntas sobre si el costo de la creación de la primera Fuerza Espacial vale la pena, aunque la fuerza inicial constaría de sólo unos 20.000 efectivos, una pequeña parte del tamaño de otras ramas militares.

Por su parte, los comités de los Servicios Armados del Senado y del Congreso están revisando la propuesta como parte de sus deliberaciones sobre la Ley de Autorización de Defensa Fiscal 2020, mientras que los dos comités de Asignaciones también están dispuestos a opinar sobre los detalles y el costo asociado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − 7 =