La investigación abierta sobre los atentados producidos en Cataluña el verano de 2017 sigue su curso. La última noticia al respecto era la relativa a la negativa por parte del juez para que fuesen citados los agentes del CNI y los guardias civiles que se entrevistaron con el imán de Ripoll en prisión en varias ocasiones.

Precisamente el magistrado-juez del juzgado Central 4 de la Audiencia Nacional, José Luis Calama Teixeira denegó todas las diligencias de investigación que habían sido solicitadas por parte de la defensa que lleva el asunto en representación de Xavier Martínez, padre del niño asesinado en Las Ramblas. Las pruebas que han sido denegadas precisamente consistían en solicitar la comparecencia como testigos de los agentes del CNI y de la Guardia Civil que habían estado en contacto con el iman de Ripoll -acusado de ser el cerebro de los atentados- desde hacía años.

Fueron ocho las pruebas solicitadas por parte del letrado que defiende a Xavier Martínez, Jaume Alonso Cuevillas y todas ellas fueron rechazadas por el juez, siguiendo la misma línea de la Fiscalía, que ya se había opuesto previamente por escrito a través de un informe para que estas pruebas fueran practicadas.

Ante esta negativa por parte del magistrado cabe presentar recurso, que es precisamente lo que ha hecho el letrado Cuevillas en el día de ayer. En su escrito presentado, señala que «es absolutamente necesaria -la práctica de la prueba solicitada- en aras a la correcta y completa instrucción de la causa». Y en este sentido se solicitan de nuevo las declaraciones de los agentes que realizaron las entrevistas personales cuando el imán de Ripoll Adbelk¡baki Es Satty se encontraba en prisión, así como del subdirector general de Instituciones Penitenciarias, Javier Nistral Burón. Y es que, precisamente la Fiscalía había considerado «irrelevantes» las declaraciones de los agentes de la Guardia Civil y del CNI, porque según el ministerio fiscal, los encuentros se habían hecho «dentro de la labor de investigación que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el cometido que le es encomendando en la prevención de delitos graves que afectan a la seguridad pública».

Para el letrado, sin embargo, las reuniones mantenidas con el imán en prisión «es indicativo de la relevancia que dichos encuentros habrían tenido, y en caso contrario, si los mismos hubieran sido infructuosos, nada impediría que así se explicase en sede judicial».

Apunta también la Fiscalía que las reuniones mantenidas en prisión no tendrían relevancia porque la célula terrorista no estaba formada todavía en ese momento, una afirmación llamativa, puesto que «no se ha practicado diligencia alguna que haya permitido esclarecer el momento exacto de la formación de la  célula terrorista y si la misma fue creada exclusivamente por Es Satty, o si por el contrario tuvo algún tipo de soporte por parte de terceras personas», señala el escrito presentado por la defensa de Xavier Martínez.

También se denegó la petición relativa a la aportación de los informes del CNI sobre el imán de Ripoll. De hecho, se da a entender que el CNI no dispone de informes relativos a Es Satty, una cuestión que resulta totalmente incierta, según el escrito de la defensa, que señala: «Resulta totalmente incierto que en la presente causa no se hayan puesto de manifiesto indicios que conduzcan a pensar que el CNI pudiera tener información relevante acerca de Abdelbaki Es Satty. Dicho aserto contradice la lógica más elemental, pues no se alcanza a comprender cómo podría explicarse en otro caso que precisamente agentes del referido cuerpo de inteligencia se hubieran entrevistado en prisión con Es Satty con sorprendente antelación a la creación del grupo terrorista».

Las acusaciones públicas sobre una actitud «conspiranoica» al respecto de la defensa de estas cuestiones, y sobre aquellos que vienen (venimos) informando sobre la cuestión, ha sido constante. Sin embargo, según señala Erique Bayo, el periodista que sigue principalmente este asunto, el escrito de defensa apunta a una posible negligencia por parte del CNI, nada que ver con conspiración.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. No, no quiero pensar que las manos de ciertos «servidores» tengan manchas rojas en su uniforme. No, no quiero pensarlo, pero parece que me están incitando a pensarlo. 17 muertes en las circunstancias que se vivían en la República Catalana no tiene cariz de accidente terrorista. Ahora, con los allanamientos de vivienda de, ciudadanos catalanes, parece que, las cosas se están saliendo de la seudodemocracia borbonera. El terrorismo de estado se les está saliendo de madre.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre