martes, 7diciembre, 2021
6.7 C
Seville

Preguntas sobre la vacuna

Algunas preguntas que esperan respuesta

- Publicidad -

análisis

El desconcertante y peligroso juego de Pedro Sánchez con la Constitución

Ayer se celebró la conmemoración del 43 aniversario de la Constitución española y los mensajes desde todos los ámbitos políticos fueron una constante. Nada...

El ser humano enloquece en una indigestión de tecnología

Hemos entrado en una fase de la historia en la que cualquier cosa es posible. La plaga mundial de coronavirus que fue capaz de...

El día que los padres políticos del PP torpedearon la Constitución

“La Constitución es la solución, no el problema. El mejor homenaje hacia el pasado es que tomemos las riendas del presente y nos hagamos...

Una burda comparsa de ruido y furia

El periodista Alfonso Rojo, director de “El periodista digital”, es uno de los más fieros voceros de la caverna mediática de la derecha, y...
- Publicidad -
- Publicidad-

El asunto que ocupa buenas horas de nuestro tiempo, de nuestras conversaciones y de nuestros pensamientos es la pandemia de COVID-19 que llegó hace ya casi dos años y aún no se ha ido.

Hace un año comenzaron a aplicarse inyecciones de una medicación que, en un principio, se presentó como la solución a este terrible momento que estamos viviendo. Ahora volvemos a enfrentarnos a una nueva ola mundial de contagios, donde algunos dirigentes políticos, medios de comunicación, algunos médicos y científicos están generando mensajes que después provocan discusiones entre amigos, familiares, compañeros de trabajo.

Se habla de «la ola de los no vacunados» por parte de algunos políticos y comunicadores. Hay ya artículos publicados en revistas científicas como The Lancet que afirman que no existe razón científica para hacer semejante afirmación. Y advierten de la importancia de no señalar a nadie por cuestiones sanitarias. Recuerda que lo de señalar y segregar ya se hizo en un momento muy determinado de la Historia, por los nazis alemanes, y todos sabemos cómo terminó el asunto.

A día de hoy es importante que todos sepamos que el Derecho vigente establece que las vacunas en España son voluntarias. Y que según la ley que regula específicamente la salud pública ( Ley Orgánica 3/1986 de medidas especiales en materia de salud pública) no contempla la vacunación obligatoria como medida preventiva de manera expresa. Todos debemos saber que para poder obligarnos a ser vacunados hay que crear una Ley Orgánica a tal efecto, con su procedimiento legal pertinente, ya que hay derechos fundamentales en juego: concretamente, el derecho a la integridad física. Así que a día de hoy, en España, con la legislación en la mano, no se puede someter a nadie a ser vacunado.

Tampoco está de más recordarle a los dirigentes políticos, a los medios de comunicación y a quien quiera generar cualquier tipo de presión (política, social, o de cualquier índole) que el Consejo de Europa ha recomendado expresamente no hacerlo. No presionar de ninguna forma a quien libremente decida no vacunarse. Y pide de manera expresa a los Gobiernos que informen a la ciudadanía sobre el hecho de que las vacunas no son obligatorias. También que se debe informar sobre el contenido total del contrato con la industria farmacéutica para conocer los detalles.

¿Se está cumpliendo con estas recomendaciones? ¿Está el Gobierno informando a la población de que la vacuna no es obligatoria? Me temo que no. Si bien el Gobierno está en su derecho de recomendar la vacunación, debería hacerlo sin generar una presión social a nadie, y recordándole a todo el mundo que no es obligatorio hacerlo.

¿Se está informando adecuadamente a la población de los posibles efectos adversos derivados de estas vacunas? Me temo que tampoco. Se informa quien sabe, quien puede y quien le echa tiempo y ganas a consultar las recomendaciones de la EMA y el prospecto que se va actualizando sobre al marcha, a medida que se van dando casos entre la población a la que ya le han inoculado las vacunas. Trombos, ictus, problemas de miocardio, problemas neurológicos graves, alteraciones en el sistema reproductivo femenino… son algunos de los efectos secundarios de los que ya se ha advertido, entre muchos otros. ¿Está dando esta información oficial algún medio de comunicación público de manera clara, para garantizar el derecho de la ciudadanía a saber lo que hay? Me temo que no.

¿Se está respetando el procedimiento de consentimiento informado del paciente a la hora de administrarle un tratamiento médico en estas vacunas contra la covid? Hasta donde yo he vivido (corríjame si me equivoco y a usted no le ha sucedido igual), recibes un SMS en tu móvil con una cita: un día, una hora para acudir a un polideportivo a que te inyecten la dosis. Allí te encuentras al personal sanitario que te da los buenos días, te pincha y te dice adiós. Nadie te pregunta si estás embarazada o sospechas que pudieras estarlo. Nadie te pregunta qué tipo de medicación estás tomando. Nadie te pregunta tu historial médico. Posibles enfermedades familiares. Nada. Te pinchan. Te vas a tu casa. Y por supuesto nadie te da un prospecto con todos los detalles de lo que te acaban de meter en el cuerpo: ni el contenido y composición de la vacuna, ni los posibles efectos adversos (todos los que hasta ahora se hayan confirmado). Nada.

Está bastante claro que la vacuna está resultando positiva para proteger a personas de determinada edad, de determinado perfil ante una evolución grave de la enfermedad de la COVID y ante casos mortales. Evidentemente no los evita todos. Pero ha resultado mejorar hasta ahora los cuadros clínicos de las personas inoculadas en la mayoría de los casos. Es un hecho. Ahora bien: ¿podemos saber si puede tener en algún caso más riesgos la vacuna que la enfermedad? ¿Es posible solicitar que se nos explique a nivel individual, atendiendo a nuestro perfil concreto si en nuestro caso específico sería un riesgo más grave infectarse con el virus o inocularse el producto? Lo lógico es que tuviéramos esta posibilidad de saberlo. Y así podríamos decidir sabiendo exactamente (o aproximadamente) cuál es el grado de riesgo que estamos dispuestos a asumir. Pero nadie nos hace un análisis previo ni un análisis posterior después de aplicarnos esta vacuna.

Ahora, con la aparición de esta nueva ola, está claro que las personas vacunadas también son susceptibles de contagiarse y de contagiar a otros. Señalan algunos expertos que son susceptibles de contagiarse «menos» y de contagiar «menos». Pero también explican que esto depende del tiempo que transcurra desde la administración de la última dosis: porque a medida que avanza el tiempo el tratamiento pierde eficacia y por eso ahora se recomienda poner otra pauta más. La tercera. Por lo tanto, pasado el tiempo en el que la eficacia desaparece, esa persona que se vacunó, puede llegar a tener el mismo riesgo de infectarse e infectar que una no vacunada.

¿Puede alguien explicarme por qué se está poniendo en marcha la medida del pasaporte covid cuando estar vacunado no garantiza que no seas infeccioso? Me pregunto si no sería mucho más eficaz para detectar casos y cortar contagios el hecho de hacer test rápidos a la entrada de lugares donde vayas a estar con otras personas. Reconozco que personalmente, aunque lo del palito por la nariz es un poquito desagradable, yo sería la primera en hacérmelo cuando hiciera falta. Las veces que fuera necesario. Todas. Y me sentiría mucho más segura si voy a un restaurante y sé que los que están dentro también se lo acaban de hacer y han dado negativo. ¿Por qué no se hace esto en lugar de un pasaporte que solamente señala a quien se ha inoculado la vacuna, pero que puede estar infectado e infectar?

Sigamos con el pasaporte dichoso: allí donde se ha puesto en marcha, como hoy mismo en Aragón, resulta que no se aplica para menores de 12 años. ¿Los menores de 12 años no pueden contagiarse y contagiar? O sea que el Gobierno de Aragón nos está diciendo que podemos ir a un restaurante, estar vacunados los adultos, pero tener al lado una mesa familiar con niños no vacunados, que pueden estar infectados, e infectar al personal. Me pregunto: ¿para qué sirve esto del pasaporte?

¿Sería posible explicarle a la gente lo importante que es mantener en todo momento la guardia, la protección, no confiarse nunca, y ser conscientes de que aunque te hayas vacunado puedes también transmitir la enfermedad a otras personas? ¿Sería posible que alguien explicase que cuando te infectas no es culpa de otro, sino cuestión haber bajado la guardia por tu parte? Sí, contagiarse es responsabilidad del que se contagia. No hablo de culpabilidad. Hablo sencillamente de que a veces sin darte cuenta, te has despistado y te has contagiado. Repito: te has contagiado tú.

Echarle la culpa a otro de haberte contagiado es miserable. Dudo mucho, muchísimo, que haya una persona que sepa que es positivo y se dedique a ir contagiando a los demás de manera intencionada. No me lo creo. Y en cualquier caso, nuestra salud es, en primer lugar, responsabilidad nuestra: no contagiarnos requiere de protección individual. Evidentemente, también debemos velar porque nuestros hijos o personas dependientes estén protegidas, si ellas mismas no pueden hacerlo por sí mismas.

No querer vacunarse puede deberse a mil razones: no fiarse de una industria farmacéutica que de transparente no tiene nada, que ha actuado ya en muchas ocasiones de manera absolutamente delictiva, que ha causado muertes, que ha ocultado información, que se ha desentendido de las consecuencias de sus actos; tener prudencia ante un tratamiento que lleva aplicándose un año en la gente, y del que se desconoce su composición completa, del que se desconocen sus efectos adversos puesto que se están investigando sobre la marcha es más que comprensible; o sencillamente porque tienes derecho a no hacerlo sin dar más explicación.

Tengo más preguntas. ¿Por qué la gente se cree con derecho a preguntarle a los demás si están vacunados? Esa información es de carácter íntima y personal de cada cual. Y nadie tiene por qué darla si no lo considera oportuno. La información sobre los tratamientos médicos la tiene tu médico y es una información confidencial. Y tú no tienes por qué preguntarle a nadie si se ha vacunado, como nadie tiene derecho a preguntártelo.

Sigo con mis preguntas: la FDA ha reconocido que va a necesitar unos 55 años para facilitar toda la documentación relativa a la vacuna de Pfizer. ¿Es esta una manera de cumplir con el derecho que tenemos de conocer qué es lo que nos están administrando? Pregunto.

La propia compañía ha reconocido que necesita unos cinco años para saber el efecto que las vacunas tendrán en menores. Sobre todo en lo que a miocarditis y pericarditis se refiere. Me pregunto si esto significa que pretenden que las madres y padres le metamos una inyección a nuestros hijos de algo que puede hacerles tener problemas de corazón que arrastrarán de por vida. Me pregunto si pretenden hacerme creer que ese pinchazo reporta más seguridad que un virus, del que se está demostrando que en los niños la infección que genera es leve y prácticamente no tiene repercusiones mortales. ¿En serio pretenden que le metamos eso a los niños? ¿Dónde están los pediatras? Porque uno de los principios en la aplicación de medicación a los niños es que no se puede aplicar un tratamiento a un menor para proteger a los adultos. No es ético.

Y para terminar (de momento): ¿habría que recordarle a la gente que nadie quiere infectarse y nadie quiere infectar a otra persona? Porque por la actitud de presentadores de televisión, políticos y gentes en redes sociales parece que están convencidos de que las personas que no se inyectan esto van por la vida deseando infectarse e infectar a otros. Un poco extraño cuando lo lógico es que nadie quiera caer, y todos (la inmensa) mayoría hemos demostrado todo este tiempo cumplir rigurosamente con las medidas que sí han sido obligatorias. Nos ponemos mascarillas cuando nos lo dicen. Nos las quitamos cuando nos dicen que no nos las pongamos (ojo, la OMS recomendó no llevarlas argumentando no sé qué historia, para reconocer después que lo dijo porque no había suficientes mascarillas para todos y había que desincentivar su uso durante un tiempo), nos echamos gel mil veces al día; ventilamos las aulas; impregnamos con todo tipo de productos todas las superficies; hemos lavado la ropa a miles de grados; hemos limpiado todos los alimentos; hemos dejado los zapatos fuera de casa; hemos dejado de abrazarnos, de besarnos, de darnos la mano; hemos dejado de visitar a nuestros abuelos; hemos encerrado a nuestros hijos y les hemos dejado sin jugar en la calle y en el parque. Hemos hecho absolutamente todo. Los que se han vacunado y los que no se han vacunado.

¿Vamos a seguir peleándonos entre nosotros en lugar de exigir que, al menos, se cumplan los derechos que todos tenemos? Que se nos dé toda la información sobre los componentes de las vacunas, para que así, muchas de las personas que no se las quieren poner puedan saber si realmente estaban en lo cierto para tener precaución. Que se lleven a cabo las recomendaciones específicas a cada paciente en base a su salud y a sus posibles riesgos.

Ah! y esto ya sí que es parea cerrar: dejemos de acusar a los pacientes de ser causantes de colapsos hospitalarios. Esto ya es el colmo. Los colapsos sanitarios se producen porque se están recortando los servicios públicos. Están echando a la calle a médicos y personal sanitario, están cerrando plantas de hospitales. Están destinando cada vez menos dinero para cuidar de lo que es de todos. Y encima pretenden echarle la culpa a algunos pacientes que, sencillamente no se han querido poner una vacuna. ¿Pero cómo tienen tantísima poca vergüenza?

Y me quedo ahí, porque pasar a comentar esa idea tan deleznable de pretender que los no vacunados se paguen de su bolsillo el tratamiento si se contagian es ya de juzgado de guardia. Algunos han perdido absolutamente los principios de la ética, de la justicia social y de las normas más fundamentales.

Ni niego el virus, ni niego la eficacia de las vacunas para aquellas personas concretas a las que les es beneficiosa su aplicación, ni bebo lejía, ni voy por la vida matando a nadie. No soy médico, no soy bióloga ni viróloga. Soy Licenciada en Derecho y de Derechos hablo: mi derecho a la información veraz, a la intimidad, a la capacidad de tomar una decisión sobre mi propio cuerpo (integridad de mi cuerpo), y a la libertad de expresión.

Dicho todo esto, estaría encantada de recibir por escrito las respuestas a mis preguntas por médicos, científicos, políticos que estuvieran dispuestos a dar la cara. Estoy segura de que su respuesta sería útil para muchísimas personas que se hacen estas (y más) preguntas y nadie se las responde. Sólo encuentran insultos y menosprecio.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

11 Comentarios

  1. Tiene usted toda la razon,Beatriz.Pero ojo,que si sigue escribiendo articulos como este le tiraran de las orejas si es que no le han tirado ya.
    No se puede ir en contra de los intereses de las multinacionales farmaceuticas,esas que cuando han querido han tumbado gobiernos y a las que les beneficia que haya enfermedades y enfermos y que han colaborado en la expansion de virus,bacterias y otras enfermedades con el objetivo de vender posteriormente y sacarse lucrosos beneficios.
    ¿Que ha pasado con la vacuna española que iba a ser intranasal,osea,que no necesitaba pincharse,por lo tanto,menos gastos en jeringuillas y agujas?Sencillamente,no interesa a esas multinacionales porque a su vez ellas fabrican y venden las jeringuillas y agujas y usando su poder,que es maximo y a todos los niveles,han conseguido que el gobierno español deje de sufragarla.
    Personalmente tengo un familiar fallecido por Covid,tras 10 dias de UCI,a los tres meses y medio de haberse vacunado con la pauta completa de vacunacion.Un vacunado tiene mas carga viral en su organismo que un NO vacunado.A saber si mi familiar seguiria vivo si no se hubiese vacunado.

  2. Quiero felicitarla por su articulo aunque me temo que va a ser una voz en el desierto. Pero por si consigue usted su propósito me atrevo a sugerirle que incorpore algunas preguntas respecto al uso de algunos medicamentos que ya existen desde hace años y que podrían ser eficaces como tratamiento en las primeras fases del covid, como la ivermectina. Parece que solo interesa que nos pongamos vacunas, si puede ser tres dosis mejor que dos, pero no parece que les preocupe mucho nuestra salud.

  3. Hazte de entrada dos preguntas que, incomprensiblemente, la mayoría parece evitar: 1) ¿cómo puede hablarse de «seguridad y eficacia» cuando el proceso de inoculación comenzó entre diciembre del 20 y enero del 21? y 2) ¿por qué ningún médico las prescribe?

    Respecto a la primera, hablar de «seguridad» cuando no ha pasado ese mínimo de dos años habitualmente recomendado es tan falaz como decir que un X% de los inoculados sufrirán este o aquel efecto adverso. Se trata de una falacia ad ignorantiam de manual (espero que haya quien me lea y se haga eco), pero todos (o casi todos) los medios la están repitiendo, como si fueran dignos discípulos de Goebbels.

    En cuanto a la segunda, la respuesta es obvia: porque nadie accede a hacerse responsable de los posibles efectos adversos (algunos ya notificados y reconocidos pública/oficialmente, con fallecimientos incluidos, aun siendo porcentualmente muy bajos, pero dígasele a los familiares y allegados del muerto). No se gana negando la realidad. No obstante, como nadie (tampoco los Estados) optan por responsabilizarse, se recurre a la más vil de las estrategias: la coacción. De este modo, el único responsable es el que accede a poner el brazo.

  4. Mientras nadie se haga responsable y se prescriba como debe ser, con el consentimiento informado y la receta, y mientras solo dejen que sean en exclusiva las vacunas de unas determinadas multinacionales las permitidas, excluyendo sputnik por ejemplo ¿Cómo pueden pretender que la gente con sentido común no desconfíe?

    Muchísimas gracias Beatriz. Es usted una persona íntegra que trabaja en un medio íntegro, en medio del estercolero mediático actual. Gracias Beatriz y gracias Diario16. Funde su partido político ya, por favor.

  5. Gracias por ser independiente y darnos esperanza de que no estamos todos sujetos a pensamiento único. Lo extiendo al mundo sanitario. Vivimos bajo un régimen totalitario global . Y no estamos siendo conscientes y ese es el mayor horror de este sistema. Vive la liberte

  6. Hola Bea. Intentaré responder a algunas de tus preguntas al menos. Aunque me pueda llevar tiempo merecerá la pena sin duuda.
    Iré por orden, poco a poco y con el lenguaje más sencillo posible.
    1. Dices en tu introducción, que la vacunación «en un principio, se presentó como la solución», insinuando que no lo es y, quizás, que nunca lo será.
    Al respecto, quisiera explicarte que en un principio el virus que predominaba yá era muy contagioso de por sí y que por eso se estimaba que haría falta vacunar a un 70% de toda la población (incluyendo niños y no sólo a los adultos) para poder contener a la pandemia con las vacunas actuales que reducen los contagios a la mitad, más o menos.
    Sin embargo, la aparición de variantes o cepas del virus mucho más contagiosas, como la Delta, obligó a reevaluar ese porcentaje al alza.
    Los expertos a los que yo pregunté hace unos meses apuntaban al 90% de la población, que se dice pronto.
    Esta diferencia del 20% es algo tremendamente importante. Y que se olvida demasiado facilmente. Pero sigamos.
    Porque también quiero decirte algo sobre el futuro. Sobre tu duda implícita de si las vacunas, estas que tenemos ahora y/o las que vendrán, serán LA solución algún día.
    Mi opinión es claramente que sí, independientemente de que haya algún tratamiento antiviral que consiga funcionar.
    Por un lado, y aunque parezca imposible, con las vacunas actuales si se consigue convencer al 90%de la gente a ponersela.
    Pero sobretodo cuando lleguen las vacunas futuras que sí impedirán los contagios. Como una de las que el CSIC está desarrollando. Si los resultados de los ensayos clínicos son adecuados, por supuesto.
    En ese caso, un porcentaje menor de vacunados será más que suficiente para detener la transmisión masiva, aunque entre no vacunados evidentemente no.

  7. Sobre lo de ola de no vacunados, nada importante que decir pq es obvio que todos podemos contagiarnos todavía. En el caso de los vacunados ese contagio puede dar lugar a varias situaciones.
    Primero, no hay que olvidarse de lo que significa que una vacuna funcione en el 95-97% de los casos. Eso quiere decir también que no funciona en el 3-5%.
    Este es un número absoluto todavía gigantesco porque son varios millones de Españoles.
    Segundo, que seguimos con estadísticas que no distinguen contagiados vacunados de NV.
    Y que mucho menos se entra en detalle de si los casos graves o fallecidos son por fallarles el sistema inmune, la vacuna, o por casualidad al coincidir con otras enfermedades, o por varios de estos factores combinados.
    Sobre The Lancet te diría que no es una revista científica «excelente» porque no siempre prima la calidad rotunda sino las prisas por publicar.
    Esto puede valer, y valió al principio del Covid, para que los científicos aprendan y compartan y contrasten mucha información muy rápidamente. Casi en tiempo real.
    Pero para los no científicos es un galimatías. Son aguas revueltas en las que pescadores oportunistas se ponen las botas a costa de la población general que resulta confundida.
    Por ello, si un periodista quiere divulgar constructivamente, siempre es mejor consultar primero, aclararse lo más posible y después escribir el artículo correspondiente que la población sin duda agradecerá.
    Sobre la comparación con el nazismo, me parece aberrante, la haga quien la haga.
    Sobre la necesidad de informar a la población general de que no es obligatorio vacunarse, creo que no hace falta pq es de sobra conocido.
    Por supuesto es muy muy recomendado vacunarse por muchas razones. Y sólo en casos muy concretos y bajo supervisión médica no es recomendable vacunarse.
    La recomendación del Consejo de Europa me parece un craso error. Más aún, una irresponsabilidad. Y peor, un delito contra la salud pública e individual, si es que esto último se contempla en alguna ley.

  8. Estás de acuerdo en que la vacuna protege y te preguntas si puede tener más riesgos que beneficios en algún caso.
    Hablando en general la respuesta es claramente que siempre es menor el riesgo que el beneficio.
    Pero en casos muy concretos siempre hay que consultar primero con un buen médico, de cabecera o especialista segun haga falta.
    En cualquier caso, yo lo explico como que el riesgo derivado de que en tu cuerpo entre un trozo de nada del virus siempre será infinitamente menor que si te entra, te contagias, con miles de virus enteritos, vivos y «coleando». Virus que van a ir usando tus neuronas y muchas otras células como fotocopiadoras hasta que las «queman» y las matan.
    Con suerte tu cuerpo podrá repeoducir muchas de esas células, pero no siempre y de ahí el Covid persistente, secuelas graves, o la muerte.
    Lo del pasaporte Covid es, en mi opinión, un no querer coger el toro por los cuernos. Es no tomarse en serio la responsabilidad de gobernar. De tomar las decisiones que haga falta tomar, por impopulares que puedan llegar a ser. Les es más fácil obligar indirectamente, poniendo trabas a los no vacunados.
    Al final eso no funciona. Las contradicciones se ven, y la falta de eficacia de la medida también.
    A estas alturas supongo que te imaginas que soy partidiario de la obligatoriedad de la vacuna, siempre que no haya contraindicaciones dictaminadas por un buen médico.
    La alternativa de testearnos a todas horas tampoco es la solución pq es caro, incómodo, pero sobretodo, muy inexacto.
    Y este virus, y especialmente esta cepa Delta, sabe esconderse y antes de que te enteres o lo detectes yá estás contagiando, sobretodo si no estás vacunado pq contagias el 250% que un vacunado… Más del doble vamos.
    Lo de que el pasaporte no se exija a menores de 12 se explica pq todavía no se ha empezado a vacunarles.
    Ahora la EMA ha aprobado que se les vacune asique cuando lo apruebe la agencia española y se les vacune se les podría pedir también.
    También estamos de acuerdo en que aún vacunados tenemos que seguir manteniendo la guardia alta.
    Aunque reconozco que me dá rabia que, en sitios como Bruselas, donde la tasa de vacunación es muy baja todavía, haya que seguir con medidas extremas por culpa de esa falta de corresponsabilidad, por miedo, o por lo que sea de los que no quieren hacer el esfuerzo de recibir el pinchazo.

  9. Sobre las farmacéuticas entiendo que se las critique por algunos casos nefastos del pasado.
    Pero generalizar y sobretodo aplicar esas críticas a las que son empresas nuevas, como BioNtech o Moderna no tiene sentido. No ayuda a nada.
    Es como rechazar el salvavidas que te tiran pq esté hecho de plástico.
    O pq alguien haya ganado dinero fabricándolo.
    Yo simplemente no entiendo que se critique a los que, ahora mismo, están salvando a nuestros padres y abuelos. Por no decir a nosotros mismos, además de la famosa economía, o sea nuestros puestos de trabajo.
    Sobre preguntar si estás vacunad@, yo pregunto sólo a mi doctora de cabecera pq hace meses que me preguntó sobre las vacunas de mRNA.
    Yo como biólogo molecular algo sabía y más que he aprendido en estos dos años, asistiendo a muchos congresos virtuales y también hablando con expertos europeos con los que he trabajado en proyectos sobre producción o purificación de otras vacunas.
    O sea que tengo una doctora con miedo, creo que irracional sobretodo porque ella debe saber que los ensayos clínicos son algo muy bien diseñado y muy efectivos para esclarecer posibles efectos secundarios, sobretodo si graves. Aunque para los efectos secundarios leves también.
    Lo de la FDA y 55 años es la primera vez que lo oigo.
    Lo de que Pfizer necesite 5 años para ver efectos en menores lo puedes descartar claramente pq yá han dado toda la información necesaria y suficiente para la evaluación por la EMA. Que además ha sido positiva.
    Por desgracia, conozco casos graves del virus en menores. Asique vacunarles no es sólo para proteger a los adultos.
    En cualquier caso, creo que es más ético salvar vidas o evitar casos de Covid largos y duros que tenerle miedo a infimísimos casos secundarios, mayormente leves además, al vacunarse. Sean adultos o menores los que se vacunen.
    Además de que yá se ponen muchas vacunas a los menores.
    Y para terminar, por el momento como bien dices, por desgracia hay algunos descerebrados organizando fiestas para contagiarse entre sí.
    Por mucho que lo intento no consigo entenderles.
    Y yá se han publicado declaraciones pre-mortem de algunos de ellos en varios países.
    Gracias por leerme atentamente y yá sabes que puedes contar conmigo para lo que haga falta.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Otra realidad mental es posible

La confesión de Manuel García García sobre cómo superó su depresión ha dado pie a que Antonio Domingo el creador del mítico EatsAndTwitts y...

Los bancos utilizan la palabra «sostenible» para blanquear la financiación de proyectos altamente contaminantes

La imagen es uno de los puntos fundamentales que necsitan lavar los bancos de todo el mundo. A consecuencia de la celebración de la...

Tormenta perfecta para un giro a la izquierda en Colombia

Que la Colombia de Iván Duque es un absoluto desastre en todos los sentidos no es un secreto para nadie, ni siquiera para los...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Otra realidad mental es posible

La confesión de Manuel García García sobre cómo superó su depresión ha dado pie a que Antonio Domingo el creador del mítico EatsAndTwitts y...

Los bancos utilizan la palabra «sostenible» para blanquear la financiación de proyectos altamente contaminantes

La imagen es uno de los puntos fundamentales que necsitan lavar los bancos de todo el mundo. A consecuencia de la celebración de la...

Tormenta perfecta para un giro a la izquierda en Colombia

Que la Colombia de Iván Duque es un absoluto desastre en todos los sentidos no es un secreto para nadie, ni siquiera para los...