Tanto el Partido Popular como Vox no han dudado en ningún momento en confiar en la inocencia de Juan Carlos de Borbón. No les valen las pruebas, los documentos publicados en diferentes medios de comunicación, para exigir una investigación a fondo de los negocios del rey emérito. La Monarquía es inocente, se defiende desde la derecha y los ultras, aunque las pruebas sean demoledoras de cómo Juan Carlos I creó una verdadera red para no pagar ni declarar millones de euros al fisco que, al parecer, es un comportamiento correcto si quien lo hace es un monarca.

Por ejemplo, el líder del PP ha llegado a acusar al Ejecutivo de utilizar los escándalos del anterior Jefe del Estado para tapar el Caso Dina que, supuestamente, implica al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. No obstante, lo que ocurrirá en la próxima sesión de control al Gobierno muestra que, tal vez, sean la derecha y los ultras los que pretendan tapar los escándalos de la Monarquía con el caso Dina.

Tanto Vox como el PP tienen preparado su enésimo linchamiento político tanto a Pablo Iglesias como al resto del Ejecutivo con la única intención de trasladar a la opinión pública que este caso afecta a todo el Gobierno, una asimilación o relación que la diputada ultra Macarena Olona preguntará a la vicepresidenta primera Carmen Calvo.

Por otro lado, Teodoro García Egea, utilizando una pregunta genérica, cuestionará a Pablo Iglesias sobre el caso Dina, estrategia que también utilizará la diputada Popular Belén Hoyo en una pregunta a Irene Montero, ministra de Igualdad, donde se intentará calificar de machista al vicepresidente segundo.

Sin embargo, ni una sola mención a los escándalos del rey emérito. Tanto para el PP como para Vox, la continuidad de la Monarquía heredera de Franco es la garantía de la unidad de España y han recriminado o atacado a todos aquellos que están pidiendo un referéndum sobre la Jefatura del Estado, una decisión que, por cierto, se hurtó a la ciudadanía durante la Transición con manipulaciones que fueron confirmadas por uno de sus protagonistas: el ex presidente Adolfo Suárez.

Pablo Casado, por ejemplo, ha reprochado la impunidad con la que se ha tratado el caso de la familia Pujol pero ha validado la existente con la familia real. Según el líder del PP, “han tenido que transcurrir demasiados años hasta que esto ha acabado en los tribunales, con una cierta impunidad social en la opinión pública, muy circunscrita a los casos que afectaban al nacionalismo”. Estas palabras perfectamente se pueden aplicar al rey Juan Carlos porque, en realidad, lo que está defendiendo Pablo Casado es la defensa de un caso de presunta corrupción.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Los millones que deba el rey Juan carlos no son nada en comparación con los miles de millones que robó el gobierno del PP a más de 1200.000 españoles actas del Banco Popular. Periodistas,hay que dejarse de tonterías e ir a lo que realmente importa .Van 3 putos años del Robo y todos callados,? Quién os paga por vuestro silencio ? Lo mismo que a los partidos políticos.

  2. Vaya foto,el apesebrado de casado y silenciador del mayor robo cometido por su partido,y el cobarde de Abascal,que pudo destapar dicho robo ( y luego va diciendo que mira por España y los españoles ) vaya risa es otro comprado y cobarde como los demás .Con su silencio ya no engaña a nadie y menos aún a los más de 1200.000 españoles que fueron robados del Banco Popular.A cada cerdo le llega su sanmartín.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre