PP y Ciudadanos se rebelan contra la democrática presencia de los presos del procés en el Parlamento. No saben ya ni qué hacer la derecha para seguir llamando la atención.

Así, el presidente de Ciudadano, Albert Rivera, ha anunciado que la formación liberal pedirá a la Mesa del Congreso cuando mañana se constituya “la suspensión inmediata de los diputados que han intentado un golpe de Estado”. “La legislatura no puede comenzar con quienes han querido destruir la soberanía nacional sentados en un escaño”, ha subrayado.

Rivera, en declaraciones a la prensa tras realizar los trámites como diputado, ha explicado que “los españoles no entenderían que se sienten en el lugar que representa la soberanía nacional quienes han intentado destruir nuestro país y levantar muros”. El líder de la formación liberal ha asegurado que el escrito “ya está preparado” y que se presentará “al minuto siguiente de que se constituya la Mesa y los diputados adquieran su condición plena”, por lo que ha pedido que la nueva Mesa actúe con celeridad”.

Casado

En similares expresiones se ha movido el líder del PP, Pablo Casado, que también tratará de que los presos del procés elegidos democráticamente o puedan mantenerse en su escaño.

En este sentido, Casado ha recordado que en el Congreso “se sientan quienes defienden España y acatan la Constitución”, al mismo tiempo que ha advertido que “sería una vergüenza que la legislatura comenzara con quienes han tratado destruir nuestro país y la soberanía nacional cobrando un sueldo público.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorIrene Montero: “A los multimillonarios les pedimos decencia, no caridad”
Artículo siguienteLas Cortes podrían no suspender a los parlamentarios del ‘procés’
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 2 =