Foto: Agustín MIllán.

La secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT y presidenta en funciones del Consejo Económico y Social (CES), Mari Carmen Barrera, ha intervenido en la apertura de la Jornada “La economía social en el Fondo Social Europeo: resultados 2016-2018 y perspectivas del futuro” organizado por la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) y el ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Mari Carmen Barrera ha recordado que para la OIT “la economía social es un concepto que designa a empresas como las cooperativas, sociedades mutuales, asociaciones, fundaciones y a empresas sociales con la característica específica de producir bienes, servicios y conocimiento, a la vez que persiguen objetivos tanto sociales como económicos, y promueven la solidaridad”.

“Empresas que se rigen por criterios de eficiencia y también de objetivos sociales y de solidaridad. Y esta conjunción y este mutuo apoyo entre eficiencia económica y cohesión social es una idea que está muy presente en los actuales planteamientos, posteriores a la Gran Recesión, que buscan evitar errores económicos como los que llevaron a esta crisis, así como restaurar la confianza ciudadana en un sistema económico que ha mostrado sus debilidades” ha explicado.

A principios de mes la Comisión Europea anunció un plan de acción para potenciar la Economía Social, con la que buscan potenciar un modelo que actualmente genera 13,6 millones de empleos.

Empleo de calidad, cohesión e innovación social

“Por eso, no tiene que extrañar que el Consejo de la UE señalase en 2015 que la economía social contribuye al logro de varios objetivos claves de la UE: crecimiento inteligente, sostenible e integrador, empleo de calidad, cohesión social, innovación social, desarrollo local y regional y protección del medio ambiente. Temas que serán tratados en esta jornada y que son un ejemplo práctico de la acción de la economía social que enlaza el nivel europeo, las políticas europeas, con buscar soluciones para concretos problemas sociales en nuestro país”.

La presidenta del CES ha subrayado que “estamos hablando de un Programa con financiación europea y nacional, el Programa Operativo de Inclusión Social y Economía Social. Es decir, de cómo las empresas de economía social española están participando en programas europeos de lucha contra la exclusión social. Y para facilitar esta participación, una organización representativa de la economía social española actúa como vía de comunicación entre el nivel europeo y el nacional, y también como vía de enlace entre el nivel administrativo y el de la actividad empresarial. Una buena práctica del necesario acercamiento entre las instituciones europeas y los ámbitos nacionales, particularmente respecto de temas con incidencia en la vida cotidiana de la ciudadanía”.

“Las acciones desarrolladas en el marco de este programa” ha señalado, “tienen esta incidencia social. Son acciones que buscan promocionar la creación y consolidación de empresas de economía social, que fomentan el cooperativismo en el ámbito agroalimentario, que fomentan la innovación educativa o que se dirigen a favorecer la inserción laboral”.

“Son, en definitiva, acciones que concretan en la práctica esa armonización entre fines sociales y económicos que es propia de la economía social. Y son también acciones que hacen visibles las posibilidades de interacción en materia social entre el nivel europeo y el nacional, sin las que el proyecto europeo no puede avanzar desde bases sólidas” ha finalizado.

¿Qué es la Economía Social?

La configuración actual de la Economía Social española viene marcada por la aprobación de la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social, que sin duda alguna supuso un punto de inflexión sin precedentes para el reconocimiento, visibilidad y desarrollo del Sector, tanto dentro del propio Estado como de la Unión Europea. Recientemente, la aprobación de la Ley 31/2015, de 9 de septiembre, por la que se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la Economía Social, ha venido a completar este marco normativo estableciendo medidas de desarrollo y Fomento de la Economía social española.

El propio texto de la Ley define a la Economía Social como el conjunto de actividades económicas y empresariales, que en el ámbito privado llevan a cabo aquellas entidades que, de conformidad con los siguientes principios, persiguen el interés general económico o social, o ambos.

Los puntos más importantes son:

La aplicación de los resultados obtenidos de la actividad económica, en función del trabajo aportado y servicio o actividad realizada por las socias y socios o por sus miembros y, en su caso, al fin social objeto de la entidad.

Promoción de la solidaridad interna y con la sociedad que favorezca el compromiso con el desarrollo local, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, la generación de empleo estable y de calidad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la sostenibilidad.

Independencia respecto a los poderes públicos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − tres =