domingo, 14agosto, 2022
35.2 C
Seville

¿Por qué tanto odio de Estados Unidos y Europea hacia Cuba?

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Nunca he presenciado una campaña política como la desplegada actualmente contra Cuba. En ella, se emplean redes, gobiernos, organismos internacionales, medios de comunicación, personajes públicos, presidentes de gobierno, creadores de opinión, forjadores de relatos y manipuladores de la información.  En esta operación, las demandas del pueblo cubano se envuelven en una sola bandera. Sus gentes, salen a la calle a pedir libertad. Sus gritos  claman contra una dictadura que les oprime. Piden su liberación, y una intervención directa de Estados Unidos y Europa. Llegó la hora,  hay que acudir al rescate. El pueblo cubano, se dice,  ha perdido el miedo. La salvación está a las puertas y si la invasión es ya una opción, debe contemplarse.

Un montaje sincronizado de tal envergadura,  requiere destinar cientos de millones de dólares. La operación cuenta con donantes excepcionales, fundaciones de partidos políticos, mecenas, empresas trasnacionales y agencias gubernamentales. Los agraciados son  ONGs, cuyos rótulos de proteger los derechos humanos, las libertades públicas o la información independiente, no levantan sospechas y son fuente para divulgar las noticias producidas en los centros de poder, más tarde citadas en los medios de comunicación para dar veracidad a sus comentarios. Asimismo, influencer y Youtubers, se suman  a esta labor de intoxicación. En su conjunto, todos son mensajeros de una estrategia  destinada a movilizar emociones. La batalla se da en el campo de la psicopolítica para bloquear  el estado de conciencia y clausurar cualquier respuesta fundada en el juicio crítico. Reemplazar la conciencia por  emociones presupone realizar actos centrados en la inmediatez. En este caso,  se trata de  convertir el dolor, la frustración y las consecuencias psicológicas de la pandemia en un arma desestabilizadora. No son las dificultades o las necesidades, consecuencias  del bloqueo que dura sesenta y dos años, lo que se arguye  para movilizar el descontento.   

En esta guerra neocortical contra Cuba, se trata de abstraer su realidad  a fin de justificar decisiones enclavadas en un estado de sobreexcitación, potenciando la movilización hacia conductas emocionales bajo la falsa dicotomía dictadura o libertad Comunismo o democracia. Así, la movilización cobra un carácter mucho más violento cuyas  las consecuencias son despreciadas justificando la quema de vehículos, el asalto a las tiendas, el ataque a centros de salud, hospitales o el sabotaje callejero, dado el hartazgo con el régimen.   

Cuba sufre restricciones, déficit de medicamentos, cortes de luz que han derivado en descontento, desánimo y protestas, las primeras en reconocerlo han sido las autoridades cubanas. Su presidente Miguel Díaz Canel, las califica de legítimas y ha salido a la calle para dialogar con los  manifestantes,  explicando  la actual coyuntura política y económica y sus causas. Ha señalado las razones   y la dificultad de superarlas bajo  un bloqueo inhumano. Bloqueo que ha sido rechazado por Naciones Unidas, salvo los votos en contra de Israel y Estados Unidos.

¿Qué irrita de Cuba  a los establishment del llamado mundo libre?  Su dignidad y defensa de la soberanía política.  De allí la falta de compromiso  del establishment internacional con los presupuestos mínimos que deberían regir las relaciones internacionales. Bajo un mantra de atribuirse poderes que no tienen, para juzgar, condenar o absolver a Estados,  fomentan, desarrollan y avalan  las políticas de hambre, desestabilización, bloqueo e injerencia buscando cercar, ahogar y destruir un proyecto como el cubano. Eso no les gusta. No les parece bien su lucha antiimperialista, sus logros, que aunque se oculten o se minimicen son muchos, empezando por la vacuna anti Covid 19, creada por los médicos, epidemiólogos y bioquímicos que han trabajado para dar cobertura a sus ciudadanos y cuya puesta en práctica está limitada a causa del bloqueo para comprar  jeringuillas. ¡Ah pero eso no está en la agenda para debatir! ¡No constituye una violación de los derechos humanos!

Hoy occidente  se hunde en la impudicia  al combatir a Cuba y no a los agresores. En un símil actual, para entendernos, observamos una manada de individuos que  acosan  y violan a  una joven, pero se permite consumar la violación. Incluso, como acto humanitario, se  invita a los violadores a usar preservativos en caso de tener enfermedades de trasmisión sexual. Y para exculparse,  aducen que estuvo bien violada. Vestía minifalda, tacones,  labios con carmín rojo y era consciente de su provocación. Así se comportan gobiernos, organismos, presidentes de gobiernos, periodistas,  a la hora de evaluar la realidad cubana. No denuncian el bloqueo, protegen a quien lo estimula y mantiene. Les duele que en Cuba se erradicase el analfabetismo, la sanidad sea un derecho garantizado, la vivienda una obligación del Estado, sus universidades  reconocidas en América latina y el mundo, en la cual estudias cientos de estudiantes de todo el mundo. En definitiva les duele que Cuba levante un proyecto soberano que resiste al bloqueo, gracias a su dignidad y el compromiso con su revolución.   

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 COMENTARIO

  1. Es bien sencillo, porque el PIB generado en Cuba es percibido por los ciudadanos y no por una oligarquía bancaria e industrial. Todo el mundo puede estudiar lo que quiera no dependiendo de su capacidad económica, en yanquilandia o estás «bien situado» o permaneces analfabeto funcional, y en Europa algo similar. En Cuba todo enfermo es asistido, sea cual sea su renta o patrimonio; en yanquilandia, como no tengas mucho dinero, mueres en la calle. Conozco más de un caso, de residentes españoles en USA que tuvieron que venir a España para recibir tratamiento o intervenciones. En fin, yanquilandia es el paraíso para los oligarcas y el infierno para los pobres y clase media.

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

lo + leído