El estrés con el que vivimos nuestro día a día hace que cada vez tengamos menos tiempo para dedicarnos a nuestras relaciones sociales. El trabajo, los estudios, los largos desplazamientos urbanos… Y para colmo de males, la reciente pandemia. Todo esto dificulta que podamos conocer gente nueva «en directo» y tengamos que recurrir a otros métodos como una web de citas o las Redes Sociales.

Resulta curioso que viviendo en la sociedad más tecnológicamente avanzada de nuestra historia, tengamos problemas a la hora de encontrar nuestra media naranja. Y es que, a medida que nos vamos haciendo mayores, tenemos una necesidad más grande de querer y ser querido.

Pero, cuando al fin encontramos a alguien, no somos capaces de que nuestra relación se consolide.

¿Será porque las necesidades de la gente han cambiado? ¿o soy yo el culpable de no poder mantener una relación estable?

Si alguna vez te has preguntado “¿porque no tengo novia?” Pregúntate lo siguiente, a lo mejor te ayuda en tus futuras relaciones.

¿Enfoco mal las relaciones?

Hay dos errores en los que caemos muchas veces a la hora de tener una relación: los celos y la sensación de darlo todo.

Pese a lo que la gente cree, los celos no son un signo de amor, suelen ser un indicio de baja estima, de inseguridad y de poca confianza. Y lo que es peor: saltan a la vista. Es uno de los principales problemas por los que una relación se viene abajo. Aunque los tengas, no los muestres.

Por otro lado, «el darlo todo» implica en muchos casos una pérdida de personalidad. Sé tú mismo siempre, no cambies tu forma de ser o de actuar para forzar una imagen que no es la tuya. Además de que corres el riesgo de ser un plasta, llega un momento en que estableces una comparativa, lo que es aún peor.

¿Tengo prisa?

Otro gran error: no dejar que las cosas lleven su velocidad. No hay que forzar las situaciones; ya conocerás a su familia o amigos cuando ella esté preparada.

Una relación en la que las cosas ocurren con naturalidad y paciencia tiene más posibilidades de continuar. Piensa que sentirías si ocurriera al revés, si te estuvieran agobiando para dar el siguiente paso.

¿Mantengo una actitud positiva?

Una buena actitud en la vida es fundamental y, además, transmite confianza. La positividad es buena en muchos aspectos; ayuda a tomar riesgos y obtener beneficios nos permite estar de buen talante y con seguridad, y lo mejor, transmite buen rollo. Y es que se nota en nuestro carácter y en nuestro aspecto.

Ser negativo tiende a magnificarlo todo y, además, puede deformar la realidad. Y si no, piensa en la gente que te rodea: ¿Con quién prefieres irte más de cañas? ¿con el amigo que siempre está de buen rollo, o con el que siempre está triste? Encontrar razones por las que no encuentras novio o novia son muchas, pero tú mismo puedes averiguarlas. Simplemente, ten en cuenta lo que te gustaría encontrar en tu media naranja y que aptitudes no te gustaría que tuviera la persona con la que aspiras a estar toda la vida. Y después, relájate, disfruta y sé tu mismo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre