Hay muchas formas de disfrutar de la música, sobre todo en los tiempos que corren. Ahora, con internet y los medios digitales de por medio, podemos descargar toneladas de canciones que podemos llevar con nosotros a cualquier parte. Sea en nuestro teléfono, en nuestro MP3, en nuestro MP4 y ya incluso en nuestros relojes, la música siempre puede ir con nosotros.

Tenemos más facilidades y opciones que nunca, sin embargo, hay algo que nunca falla y que nunca falta en los hogares de aquellas personas que realmente aman la buena música. Sea por pasión hacia la nostalgia, o por disfrutar de una calidad sonora incomparable en el resto de medios, los tocadiscos siguen siendo los reyes para los amantes de la música.

Estos aparatos, de lo más antiguo para reproducir canciones, que además recurren a los tradicionales discos en vinilo, siguen siendo el objeto de deseo tanto de coleccionistas como de melómanos. De hecho, los mejores tocadiscos siempre están arriba en ventas en negocios especializados y en tiendas online gracias precisamente a este público.

Pero, ¿a qué se debe que sigan siendo el dispositivo favorito para escuchar música? Quienes pueden comprar uno de calidad, no dudan en hacerlo para disfrutar de buenas veladas musicales en casa. No importa el artista, ni el álbum, tampoco importan las circunstancias. Siempre que se quiere paladear cada nota y cada acorde, se recurre a un tocadiscos.

Nostalgia y calidad, el explosivo cóctel de los tocadiscos

Es innegable que gran parte del éxito de estos aparatos se debe a que tienen un ineludible componente nostálgico. Son dispositivos que miran al pasado, que recuerdan a ese tiempo anterior del que todo el mundo siempre habla con algo de morriña y aseverando aquello de que tiempos pasados siempre fueron mejores.

Mucha música, sobre todo la antigua, se grabó pensando también en estos aparatos, y eso lleva a muchos a pensar que son la auténtica forma de escuchar las canciones de la forma en la que fueron concebidas. El formato analógico del tocadiscos es otro de sus grandes atractivos para los melómanos, sobre todo para aquellos que están en contra del uso de los formatos digitales.

También se debe, en ocasiones, a la compresión que se maneja en entornos digitales. Muchas empresas, con el fin de hacer que las canciones ocupen menos espacio y sean más fáciles de descargar, a veces renuncian a calidades para ganar en espacio y permitir así una mayor accesibilidad para el público. Eso es algo que los oídos más finos notan al instante, y que da una gran ventaja a los discos en vinilo y a los tocadiscos antiguos.

Aun así, los nuevos modelos de tocadiscos no se limitan solo a lo que ofrecían los antiguos. Aunque siguen manteniendo cierto toque vintage en sus diseños, ya incorporan numerosas funciones que hacen que los amantes de la música vean en ellos un aliado indiscutible. Sin ir más lejos, los hay que pueden hacer conversiones.

Y con conversiones nos referimos a reproducir un disco en digital, en vinilo, y que el aparato grabe las canciones en formato MP3 o incluso otros formatos sin pérdidas en dispositivos de almacenamiento USB. Algo que los convierte no solo en un buen aparato para escuchar música, sino también para disfrutar más de ella cuando y donde se desee.

Son dispositivos que además pueden encontrarse a precios bastante accesibles, cosa que les da un plus de interés a ojos de cualquier comprador. No todo el mundo puede permitirse un reproductor de más de 200 euros, pero viendo cómo la horquilla más baja puede rondar los 50 euros perfectamente, y la enorme calidad que ofrece a la hora de reproducir sonidos, es una inversión que vale mucho la pena.

En definitiva, aunque hay muchos dispositivos diferentes para escuchar música, los tocadiscos siguen siendo lo que más llama la atención de aquellos que disfrutan con una tranquila velada mientras suenan sus canciones favoritas de fondo. Melómanos e incluso aquellos que no lo son tanto recurren cada vez más a ellos para disfrutar de la experiencia más completa al reproducir música.

Existen muchas más alternativas, como sabe cualquiera que tan solo se conecte a internet en cualquier momento; sin embargo, estos aparatos siguen teniendo ese encanto, ese olor a pasado y esa calidad de sonido tan difícil de replicar por otros medios.

Siguen siendo lo más destacado en el sector musical y lo seguirán siendo durante mucho tiempo. Hay quienes incluso aseguran que hay canciones que solo deben escucharse con un buen tocadiscos, y viendo lo bien que pueden llegar a sonar algunos si se tratan con cuidado, lo cierto es que no les falta razón.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre