Lo mismo viaja a la antigua Roma que se adentra en los lugares mágicos de España o nos desvela los misterios y las anécdotas del conocido como el mayor espectáculo del mundo. Lo suyo, lo de Javier Ramos, es viajar con la historia en su «mochila» para contarlo después en sus libros y en su exitoso blog Lugaresconhistoria  con más de 95.000 seguidores.

Al periodista, agente de viajes y experto en protocolo Javier Ramos y autor de Eso no estaba en mi libro de historia de Roma y Eso no estaba en mi libro de historia del circo , ambos de editorial Almuzara le picó el gusanillo de la historia y sintió la necesidad de contarla de otra manera visitando aquellos lugares donde nuestros antepasados realizaron grandes gestas, como por ejemplo la conquista de América, la expedición de la vacuna de la viruela de Balmis o la vuelta al mundo de Elcano. Precisamente, «los protagonistas de las mismas son españoles».

Hablamos en diario16.com con Ramos de nuestro pasado para intentar entender un poco más el porqué de nuestro presente.

¿Qué hace un periodista y experto universitario en Protocolo y Relaciones Institucionales hablándonos de Roma o del circo?

Eso me pregunto yo, je je. Primero de todo por deformación profesional, por mi trabajo, estoy acostumbrado a escribir casi de todo informándome antes lo mejor posible sobre el tema a tratar. Mi pasión por la historia y mi afición a redactar confluyeron en el camino ya hace un tiempo, gracias a la oportunidad que me brindó la editorial Almuzara. Todo ello se materializó en Eso no estaba en mi libro de Historia de Roma, una versión de esta antigua civilización vista desde otro punto: sus curiosidades y anécdotas. Ya va por su segunda edición y se ha traducido en otros idiomas.

Administras también el blog lugaresconhistoria.com con más de 95.000 seguidores en Facebook, ¿cómo empezó tu pasión por la historia?

En los últimos cursos de la carrera ya me comenzó a picar el gusanillo por la historia, que se acrecentó cuando visité Roma y Pompeya. Tras recorrer diferentes destinos viajeros por muchas partes de España, traté de materializar mis dos grandes aficiones, la historia y los viajes, en una bitácora donde poder recomendar a otros lectores los magníficos sitios que visitaba y tenemos en nuestro país.

¿Por qué crees que la historia sigue fascinando al ser humano?

Porque nos ayuda a afrontar nuestro presente y a plantear nuestro futuro. Aquellas épicas gestas del pasado ya no se dan en un mundo cada vez más globalizado e idiotizado. Resulta apasionante además saber que hemos inventado muy pocas cosas en el siglo XXI. Nada nuevo existe bajo el sol.

¿Qué episodio de la historia de la humanidad te fascina más?

Difícil pregunta. Pese a mi pasión por la historia antigua, considero que hay hechos muy relevantes de épocas posteriores que me despiertan mucho interés, como por ejemplo la conquista de América, la expedición de la vacuna de la viruela de Balmis o la vuelta al mundo de Elcano. Precisamente, los protagonistas de estas gestas son españoles.

Eso no estaba en mi libro de historia de Roma es uno de tus grandes éxitos editoriales. Comentabas que ya hay edición en portugués, después de dos ediciones en español. ¿Por qué Roma y no otra etapa histórica?

Porque somos hijos de Roma. Nuestra identidad occidental deriva de aquella cultura. Dos mil años después siguen imperando en la sociedad europea muchas costumbres de aquella época. La historia de occidente es un eterno intento de regresar a Roma: el Renacimiento, el Humanismo, el Neoclasicismo, incluso la democracia y la Unión Europea, derivan de Roma.

Pensar en Roma es rememorar la película de La vida de Brian: “¿qué han hecho los romanos?; ¡Nada!…. Bueno: los puentes, las calzadas, el derecho, los acueductos, etc…” ¿Somos romanos en nuestra más pura esencia?

Pese a que por nuestro territorio, hoy país, han pasado diferentes culturas y pueblos a lo largo del tiempo que han dejado su impronta en nuestros genes, somos prácticamente romanos. Somos iguales ante la ley, hablamos un idioma que deriva del latín, seguimos transitando por sus carreteras…

¿Por qué Roma terminó aceptando el cristianismo? ¿Tal vez por aquello de “si no puedes con ellos únete”?

Su expansión por el Imperio resultó imparable y el emperador Teodosio no tuvo más remedio que aceptar el cristianismo como religión oficial en el siglo IV. Por aquel entonces la libertad de culto, sin que se alterase el orden público, se permitía. Al unificar de nuevo todo el Imperio bajo un mismo Gobierno quizá se quiso también hacerlo con una sola religión. Las supersticiones y extremismo que utilizaban los cristianos también jugó a su favor. El cristianismo ofrecía la ‘salvación eterna’ y una vida en el más allá.

Cuénteme eso de que las inventoras del escrache fueron mujeres romanas…

Nos remontamos al año 195 antes de Cristo, cuando en Roma imperaba la Lex Oppia. Esta ley exigía recato a las mujeres romanas en cuanto a ostentación de joyas y abalorios. El Senado imponía austeridad tras la derrota que se había sufrido en Cannas ante Aníbal. Las damnificadas, viéndose ultrajadas en su orgullo, salieron a la calle para hostigar verbalmente a los senadores que habían aprobado la ley. Su presión en el foro dio fruto y logró que se derogara. Fue un triunfo del pueblo.

Anécdotas y curiosidades desconocidas del circo es de lo que te has ocupado en tu último libro que también pertenece a la colección Eso no estaba en mi libro de historia del circo. Una de las más llamativas es el peculiar atuendo de Charlot.

Hay quien dice que Chaplin tomó el atuendo que le hizo único e inimitable de Max Liinder, un actor cómico francés. Pero este vestía elegantemente, lo que resulta chocante. Más bien, Chaplin adoptó como referente la figura de Marcelino Orbés. Un payaso que triunfó en Londres y Estados Unidos y era admirado por Chaplin y Buster Keaton. Su final fue trágico, pero dejó huella en el genio francés.

El mayor espectáculo del mundo, también despertó el interés de otros genios, como Picasso o Dalí, ¿de qué modo?

En el París de comienzos de siglo XX, el circo como espectáculo era el circo de los artistas, el circo de pintores de lustre y fama universal como Pablo Picasso, Tolouse Lautrec o Salvador Dalí, auténticos devotos de esta disciplina artística, como así reflejaron en sus obras. El circo siempre ha ejercido una poderosa influencia sobre escritores, poetas y, sobre todo, los artistas del pincel.

Para unos es deprimente, para otros ilusionante, pero siempre tenemos algún recuerdo de nuestra niñez que entronca con este gran espectáculo … ¿Qué es el circo para ti, después de tanto documentarte?

Un mundo que no me era ajeno, pero no me entusiasmaba especialmente antes de emprender la investigación del libro. Pero tal como me fui documentando descubrí un universo único, fascinante, que me atrapó. Lo veo ahora con otros ojos. Me quedo con la descripción de María Moliner: “Actividad humana dedicada a la creación de cosas bellas”. El circo, todo él, es hermoso en sí mismo.

Las conexiones circenses con otras disciplinas ofrecen muchas sorpresas, como que un forzudo de feria -Belzoni-… ¿Qué ocurrió con una tumba egipcia? Y… cuéntanos más casos sorprendentes.

Los métodos de Belzoni para conseguir sus propósitos eran un poco bruscos: dejaba estampada su firma en sarcófagos y paredes, pisoteaba momias si era necesario, volaba con dinamita paredes y templos con tal de acceder a su interior y cargarse parte del patrimonio. No por ello podemos negar su contribución a la Egiptología. Consiguió descubrir la tumba de los faraones Seti I y Ramsés II, entre otros logros…

¿Por qué tanta conexión entre el circo y el terror? -autores del género se han inspirado copiosamente en este mundo-

Hay varias lecturas en este sentido. Por un lado, la coulrofobia, ese temor existente que se tiene de los payasos. Sus caras pintadas con sonrisas tristes provocan miedo en algunas personas. Todo clown tiene un punto de siniestro. ¿Quién no teme al payaso de It después de haber leído a Stephen King? Por otro lado, el circo moderno se ha valido desde sus orígenes en la exhibición de freaks o seres deformes o con malformaciones físicas para deleite del público, que pagaba por verlos y satisfacer así su morbo: la mujer barbuda, enanos, gigantes, tullidos, albinos…

¿En qué ha cambiado el circo hoy, respecto de hace años?

Por desgracia, se está perdiendo el amor por esta noble disciplina artística. Apenas escuchamos hablar de circo; solo cuando llega Navidad y el circo llega a los pueblos. También le ha pasado factura el hecho de que algunas ciudades hayan vetado los circos con animales. Auténticos protagonistas de este mundo que, salvo excepciones, siempre han estado bien cuidados y tratados. Ahora triunfa más el circo de las acrobacias como el Circo del Sol, que también viene reflejado en el libro.

¿Había un lado oculto de ilusionistas como Houdini, payasos como Charlie Rivel o de mentalistas como Madame Duclos?

Y tanto. Citas tres personajes apasionantes cuyas historias están reflejadas en Eso no estaba en mi libro de Historia del Circo. Sobre Houdini, un investigador de su vida asegura que el escapista trabajó como espía para los Estados Unidos y el Reino Unido a cambio de promocionar su carrera a nivel internacional. De Charlie Rivel, pocos lectores sabrán que en su juventud fue amigo de Goebbels y simpatizó con el régimen nazi. Algo parecido le pasó a Madame Duclos, una espía alemana que se hacía pasar por mentalista actuando en diferentes circos del mundo, entre ellos españoles.

Estoy segura de que alguien que ama la historia ya tiene muchas otras historias en la cabeza dignas de ser publicadas ¿Cuál es el próximo título que preparas?

La verdad es que no paro de pensar en nuevas ideas y proyectos. Ando elaborando un nuevo ensayo que aúna historia relacionada con el cristianismo con viajes por la geografía de la península Ibérica. Espero que pueda ver la luz el próximo año. Y hasta aquí puedo leer.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre