Escribo este artículo como vecina de un pueblo. Como simple y llana vecina que está viviendo en primera persona lo que ocurre cuando tratas de informarte y de prevenir riesgos para la salud: la tuya, la de los tuyos y la de tus vecinos.

En mi pueblo se utiliza un producto llamado «Roundup ultra Plus», que es un herbicida, para matar eso que se llaman «malas hierbas». Los hierbajos que aparecen por las aceras, en una población de unos 12.000 habitantes. Un pueblo que ha crecido mucho en los últimos años, expandiéndose en urbanizaciones plagadas de casas unifamiliares. Tenemos, en Cabanillas del Campo, un planteamiento urbano de grandes superficies de terreno construido donde hace cuatro días todo era campo. Salen hierbas, hay mosquitos y es lo normal en un lugar que se llama, como su nombre bien indica «del Campo».

Sin embargo de un tiempo a esta parte, ya prácticamente no hay mosquitos. Es algo sorprendente, sobre todo en verano, porque tenemos además un canal cerca, y muchos cultivos alrededor. Pero ya no hay mosquitos. Puedes pasear felizmente en verano con tus pantalones cortos, en tirantes, y olvidarte del «autan» o similares. Antes no podías salir de casa sin ellos, incluso es cierto que prácticamente no se podía salir al caer el sol porque los mosquitos te freían. Ahora ya no existe ese «problema» porque directamente, se han eliminado de la faz de esta tierra. Aparentemente todos contentos, ¿si? Porque a nadie parece importarle si el ecosistema donde vivimos se destroza: nadie piensa en que esos mosquitos servían de alimento a unos pájaros determinados y formaban parte de una cadena alimenticia necesaria para un sistema sostenible. Da igual. A tí ya no te pican, y lo demás, da lo mismo. Porque oye: ¿para qué plantearse otros métodos? Tampoco parece importarle a la gente el hecho de que ese veneno que mata las larvas de los mosquitos también puede matar más cosas. O tener efectos nada saludables para el resto de seres vivos. Da igual. Ya no te pica el mosquito, lo demás, allá penas.

Las «malas hierbas» es otra cuestión. Que a la gente le molesta el hierbajo en medio de la acera. Que es terrible, claro. Porque entiendo que cuando te vienes a vivir a un sitio que se llama «del Campo» lo haces porque en realidad lo que te mola es el nombre. No el campo. Cualquier atisbo de campo cerca de tu casa te molesta. Fuera yerbajos. Y no, no pensemos en arrancarlos, que eso da mucho trabajo. No vaya a ser que así estemos generando empleo…. que cuesta dinero. Lo más barato y eficaz es arrasar las plantas con veneno. Un veneno que las deja fritas. Se llama RoundUp Ultra Plus. Megahipersuper Plus. Para que no quede una viva. Porque las plantas son lo peor. Ya lo sabe usted.

El caso es que el dichoso producto ultramegapotente tiene unos posibles efectos colaterales que claro, no mata a las plantas nada más. Es que te puede generar a tí, que no eres planta, o a tu perro, que tampoco lo es, o a tu gato, o a tu…. lo que sea, problemas respiratorios, en la piel, y una serie de complicaciones que… algunos análisis científicos llegan a considerar que su uso es peligroso y puede ser muy nocivo para la salud.

Esta alarma no viene porque a algunos nos cause reacción el dichoso herbicida, que de hecho nos ocurre. No somos cuatro locos alarmistas.

En Estados Unidos tuvieron que indemnizar con más 2.000 millones de dólares a una pareja que denunció que el herbicida con glifosato «roundup» había causado el cáncer que padecen. Toma ya. No le hablo ya del picor de ojos que yo padezco, ni las ronchas ardiendo en la piel ni la dificultad para respirar. Hablamos de algo más.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) aseguró que «hay pruebas convincentes de que el glifosato puede causar cáncer en animales de laboratorio y hay pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos (linfoma Hodgkin)». Por ese motivo han recalificado su peligrosidad y ha incluido a este agente en el grupo 2A como «probablemente cancerígeno». Su uso está prohibido en parques infantiles y las asociaciones de ecologistas entienden que es «un peligro» porque consideran que tiene «una toxicidad considerable».

¿Qué daños provoca el glifosato en las personas?

Esto que va a leer a continuación puede consultarlo de manera detallada pulsando aquí.

En el artículo citado se habla de problemas como autismo, cáncer, parkinson, Alzheimer, problemas de malformaciones durante el embarazo, celiaquía, enfermedades hepáticas.

GreenPeace lleva años trabajando para informar a la gente sobre los efectos nocivos del Glifosato.

El Parlamento Europeo ha prohibido el uso del glifosato a partir de 2022

Más de un millón de personas en Europa se han movilizado para exigir a sus gobiernos que prohiban el uso de estos productos. El Parlamento Europeo ha pedido la prohibición total de este componente para los próximos años, comenzando con restricciones inmediatas, como son el uso no profesional o la fumigación previa a la cosecha de cultivos. Concretamente, en octubre de 2017 el Parlamento Europeo pidió la eliminación gradual del glifosato y su prohibición total en el año 2022.

Para llegar a esta conclusión, ha habido debate. ¡Vaya si lo ha habido! Encontrarás a quien te diga que hay informes contradictorios que dicen que el producto RounUp es maravilloso y no es nocivo. Claro, lo que no te van a contar es que Monsanto (empresa que lo produce) intervino en la elaboración de estos informes y… les pillaron. Mira, esto es lo que dice textualmente la web del Parlamento Europeo: » la publicación de los “papeles de Monsanto”, documentos internos de la empresa dueña y productora de Roundup®, un herbicida cuya sustancia activa principal es el glifosato, pusieron en duda la credibilidad de algunos estudios utilizados por la UE en la evaluación de la seguridad de la sustancia, alegan los eurodiputados. También apuntan que el mecanismo comunitario de autorización, incluida la evaluación científica de sustancias, debería basarse únicamente en estudios publicados, evaluados por expertos e independientes, encargados por las autoridades responsables. Piden asimismo incrementar los recursos de las agencias europeas competentes (EFSA y ECHA).» Que no nos engañen más.

Se copiaron literalmente partes de los informes de otros que eran precisamente documentos de la empresa productora. Afortunadamente no les salió del todo bien la jugada, porque les pillaron. Pero todavía tenemos que seguir aguantando un producto que ya se ha demostrado ser peligroso, porque está generando beneficios a quienes lo producen y lo aplican.

Es un negocio: cuesta mucho menos plagar de veneno un pueblo a ponerse a quitar hierbas de manera manual, o buscar un producto que sea más «laborioso». Pero los hay. ¡Claro que los hay! y se pueden quitar las hierbas que tanto molestan a algunos, de forma nada peligrosa para la salud de nadie. Incluso, además, se genera empleo…

Ahora yo le pregunto: ¿por qué se sigue aplicando algo que ya se ha prohibido para dentro de dos años? ¿Sencillamente porque el producto ya se ha comprado, porque tarda años en caducar y porque hay que rentabilizarlo?. Porque ¿rentabilizar la pasta está por encima de preocuparse por la salud de la gente? 

¿Qué dice la hoja del producto?

Puede leerla de forma directa aquí. Incide muchas veces en que el riesgo es leve. Sin embargo, en las recomendaciones para el uso, avisa de que: «Cuando utilice el producto, no coma, beba o fume. Lávese las manos cuidadosamente luego de manipular o estar en contacto con este producto. Limpie cuidadosamente el equipo luego de utilizarlo. No contamine drenajes, cloacas y cursos de agua cuando disponga el agua de enjuague de los equipos. Los contenedores vacíos retienen vapor y residuos del producto. Siga las advertencias incluidas en las etiquetas aún luego de haber vaciado el contenedor.»

Aquí puede leerse: «Nocivo para los organismos acuáticos, puede provocar a largo plazo efectos negativos en el medio ambiente acuático. Elimínense los residuos del producto y sus recipientes con todas las precauciones posibles. Utilícese un envase de seguridad adecuado para evitar la contaminación del medio ambiente.»

Cualquiera podrá decir que esto aparece en cualquier producto químico. Claro. Pero con toda la información que se viene aportando sería suficiente como para plantearse utilizarlo en zonas donde vive gente, alrededor de guarderías, de centros de mayores, de colegios, como está ocurriendo en el pueblo donde vivo.

La información a los vecinos 

En el Real Decreto 1311/2012 de 14 de septiembre se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos sanitarios. Léalo que merece la pena. Aquí lo puede consultar.

Es interesante por ejemplo a la hora de conocer cómo se debe informar a los vecinos cuando se va a fumigar en una zona. Por  ejemplo, que hay que avisar con tiempo suficiente para que puedan prepararse. Con al menos 10 días hábiles de antelación antes de cada tratamiento. En los espacios utilizados por el público en general (o sea la calle, un parque, una guardería, un centro de día, una biblioteca), el responsable de la aplicación del producto deberá adoptar las medidas necesarias para evitar el acceso de terceros: tanto durante la ejecución de los tratamientos como durante el periodo de tiempo siguiente que se haya determinado necesario para cada caso. Supongo que en la puerta de mi casa, que la utilizo yo, que soy «publico general de mi casa» también deberían tener cuidadito. O avisar de los horarios para no abrir ventanas. O hacerlo por la noche para evitar que la gente esté caminando. Me pregunto: ¿aquí nadie es responsable por estar fumigándonos por las mañanas en la puerta de nuestra casa, de guarderías, centros públicos y parques?

En mi pueblo solamente se ha colgado algún cartel, pegado con celofán en alguna señal de tráfico, avisando de que al día siguiente se procedería a fumigar. Desde luego que nada de restricciones de acceso a la zona ni nada por el estilo. Y tenemos guarderías, tenemos centro de día de mayores, tenemos biblioteca. Pues nada de nada. Aquí vienen con la furgoneta y se ponen a soltar roundup durante las mañanas, de 7 a 14.00 y «sanseacabó».

En el cartelito en cuestión que pusieron en mi calle aparecía un número de teléfono al que llamar para pedir información. Hemos estado llamando y solamente escuchábamos un mensaje: «información Movistar. El teléfono al que llama está apagado o fuera de cobertura». Y eso que llamábamos en el horario indicado, de nueve a una de la mañana.

Hoy mismo he llamado a la empresa que aparece en el cartel, que es la responsable de fumigar. Me han reconocido que el teléfono no lo tenían encendido ni operativo porque el año pasado no llamó nadie. Y que, efectivamente, reconocían el error por su parte de señalar un teléfono que no tenían ni siquiera encendido.

 

Le pregunto si conoce la obligación de avisar con antelación suficiente: me dice que al Ayuntamiento le informan diez días antes. Que ellos entienden que es el Ayuntamiento el que debe informar a los vecinos. Sin embargo, la empresa pone algún que otro cartelito «por deferencia». ¿Por deferencia? ¿Un cartelito por deferencia? Además me dice que no lo suelen mantener durante días «por no manchar con carteles». Le he preguntado sobre la guardería, sobre el centro de mayores, sobre la biblioteca: me responde que supone que de eso se tendrá que encargar el Ayuntamiento. Lo que está claro es que aquí nadie ha puesto medidas para que no se acceda a la zona fumigada mientras fumigan.

Le he explicado al señor en cuestión que si han fumigado en la puerta de mi casa y la ventana estaba abierta, si era posible que esto cause reacciones. Me reconoce que sí, y que ellos procuran avisar para que no lleven a los perros a las zonas fumigadas durante esos días, por ejemplo.

Me explica que mientras el producto aparezca reconocido por el ministerio en cuestión, que no hay nada que hacer por nuestra parte. Y yo le comento que al menos, cumplir con la normativa para evitar riesgos: su respuesta es que desconoce que haya que informar con carteles o tomar medidas. Otra vez el balón al Ayuntamiento. Me dice que matar las hierbas con esto es muy eficaz, que si tuvieran que hacerlo a mano, tardarían muchos días más y no les saldría rentable. Supongo que nuestra salud no entra en el baremo.

El año 2018 unas vecinas fueron a consultar al Ayuntamiento. Allí la pelota se la pasaron a la empresa. Y hubo una reunión, una de las vecinas tomó notas y las publicó en una página de facebook para informar a los demás vecinos. Recibió amenazas de ser denunciada si hacía público el contenido de la reunión nombrando expresamente al Alcalde. Tuvo que eliminar las referencias al Alcalde.

Así estamos. Y mientras escribo, picores, molestias al respirar. En la farmacia nos dicen que estos días se están vendiendo colirios, ventolines y cremas por sensibilidad de la piel de manera llamativa.

Sencillamente no queremos que echen veneno en nuestras calles. Que hay alternativas, aunque sean más costosas.

Por el momento, hay regiones en España donde ya no se permite usarlo. Hay países como Luxemburgo donde ya lo han prohibido. Nosotros aquí, a respirar herbicida hasta que sea prohibido o haya otra cosa «más rentable».

Y no, no hay nada más rentable que nuestra salud. Prefiero quitar yo las hierbas de la acera de mi casa y no exponer mi salud ni la de mis hijos. Y estoy segura de que si los vecinos lo supieran, pensarían igual.

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre