La crisis del 2008 marcó un antes y un después en el bienestar económico nacional. El estallido de la burbuja inmobiliaria salpicó a todos los sectores y multitud de familias perdieron su puesto de trabajo. El tejido empresarial también sufrió estas consecuencias y ante la escasez de recursos de las PYMEs para salir hacia adelante y la imposibilidad de financiaciones bancarias, muchas se vieron abocadas a la declararse en bancarrota. Un mal trago que también tuvieron que pasar miles de particulares.

Doce años después parece que la historia se repite. El estado de alarma y la obligación de confinamiento propiciada por el coronavirus ha obligado a parar a multitud de trabajadores que, sin ingresos en muchos casos, no tienen cómo afrontar sus deudas pendientes. Ante esta situación, los individuos deben conocer que desde 2015 existe un mecanismo legal en España que permite reiniciar tu vida después de la quiebra.

La Ley de Segunda Oportunidad

Esta Ley que aparece expuesta en el Real Decreto Ley 1/2015 expone en sus primeros párrafos que “su objetivo no es otro que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer”. 

Angel Andújar gestiona el portal segundaoportunidadgalicia.com y explica que “la Ley de Segunda Oportunidad puede ser una solución al impacto económico del coronavirus para autónomos y particulares”. También menciona el concurso de acreedores para las sociedadescomo vía para afrontar las insolvencias tanto a nivel personal como en el caso de las empresas”.

Una solución ante la crisis

Este letrado considera que “acudir a estos procedimientos permitirá en muchos casos la renegociación de las deudas contraídas y en otros casos la cancelación de las mismas”. Además esto “abriría la posibilidad de partir de cero a los económicamente más perjudicados por la crisis”.

Finalmente concluye que “sin duda el cese de actividades provocado por el COVID-19 llevará a muchos autónomos a entrar en pérdidas y agravará notablemente la situación de aquellos negocios con una estructura financiera más débil, especialmente los que han tenido que recurrir intensivamente a los créditos”.

Los sectores más perjudicados

Desde la web especializada en la Ley de Segunda Oportunidad leysegundaoportunidad.legal comparten esta opinión y creen que se va a producir un repunte de solicitudes a partir de este trimestre. «Cuanto mayor sea el impacto económico de la crisis del coronavirus en particulares, familias y autónomos, más importancia cobrará el mecanismo de segunda oportunidad», explican.

Asimismo consideran que los sectores más perjudicados serán aquellos «autónomos que ya estuvieran atravesando dificultades económicas con anterioridad y se encuentren en aquellos sectores que más van a sufrir esta crisis”. Aunque no olvidan “a las familias y particulares con un alto nivel de endeudamiento para los que la pérdida de empleo suponga no poder hacer frente a sus deudas».

Se avecina un periodo de incertidumbre económica, estar bien informado y conocer todas las alternativas legales disponibles puede ser determinante a la hora de superar un bache económico como el que se presume. Hay forma de superar la insolvencia y volver a empezar de cero.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre