Será la edad o el hartazgo, pero no paro de asombrarme ante la superficialidad de los análisis de nuestros políticos sobre la situación ideológica de la calle. Ya contamos con que mienten por aquello de la demagogia, pero lo que sorprende es la estupidez manifiesta de sus descripciones. Y no se salva ninguna, ni uno sólo.

Lo peor es que en el redor nuestro tampoco es muy diferente; hablamos sobre clichés, y yo tiendo a no conformarme… quizá se me vaya un poco la especie, que decían los salmantinos, pero me gusta ahondar, leer, pensar, relacionar… funciono percibiendo sistemas, no hechos aislados; esto puede ser malo o, a veces, me permite visiones globales para sobrevivir a la basura diaria que nos embusten… creo.

Sobre esto de la polarización política caben un par de disgresiones. La izquierda española no tiene ahora mismo grandes deudas históricas; a mí que a un señor de Comisiones Obreras le haga gracia el régimen cubano me puede parecer criticable o digno hasta de cierta compasión; no me importa que una señora de derechas alabe los pantanos de Franco, es igualmente discutible y hasta cierto punto también digno de conmiseración. Nótese el modo irónico, porque sí creo que España no ha terminado de aclarar su propia Historia del siglo XX, y de eso hay responsables. Pero si aquél o ésta tuvieran como objetivos de programa suprimir la democracia y con ella las libertades formales, legales, ya estaríamos en otro estadio hace tiempo, aquí cada palo ha rezado a sus ídolos y no ha pasado nunca nada, hemos continuado votando y desbaratándonos los argumentos en debates infinitos. Entre otras cosas para eso es la Democracia, para decirnos aberraciones nombrando a los lejanos representantes y no retarnos a palos; deberíamos, deberían saberlo, el debate y hasta concierto calor es juego, nada más. Después toman una cerveza frente al Congreso y nada.

Se compara forzadamente esto con el 36, y yo sólo veo una similaridad. La estrategia de la derecha extrema ya en el 31 no fue radicalizar su discurso (siempre fue el mismo) sino exagerar hasta el delirio el del contrario: ya saben, el fin de España, la conspiración judía internacional, la intención revolucionaria de unas reformas tibias comparadas con el resto de Europa… y así es como se polariza de verdad: porque la creación del enemigo (inexistente pero justificador) es la especialidad del fascismo.

Esto es lo que se está reproduciendo hoy, ahora, cuando hablamos de polarizar estamos justificando a los fascistas; no existe la polarización sino el invento de ésta para autojustificarse su basura naturalista en la que sólo una forma de pensar es la correcta, la natural, la normal, la sensata… lo demás: un peligro a exterminar. Los líderes de los partidos democráticos, constitucionales (tómese esta palabra en su complejidad) no hacen bien al agitar la idea de los bandos, no ya por la pugna legítima sino porque están haciendo la campaña gratuita a la involución. Podemos, PP, Más España, PSOE, Ciudadanos y otros tantos partidos no son ni un peligro para la convivencia ni para el sistema, nos estamos dejando arrastrar (y una parte muy concreta de la prensa no sólo es responsable sino partícipe) hacia una confrontación inexistente que es un objetivo en sí misma, la agitación, la propaganda, la demagogia, el populismo literalmente: la finalidad es crear una sensación de inseguridad e incertidumbre, de aparente violencia: porque eso requiere un líder, una solución, un caudillo que nos guíe entre tanta oscuridad.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorAyuso hace suyo el discurso del odio de Vox
Artículo siguientePablo Iglesias: «Habrá un gobierno de izquierdas en Madrid»
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre