La noticia de que un grupo de investigadores franceses ha empezado a investigar si la nicotina puede servir como tratamiento contra el coronavirus, ha generado en la población gala algún optimismo y sobre todo mucha confusión. Pero la realidad a día de hoy es que no se tiene demasiada evidencia sobre cómo afecta el consumo de tabaco a la hora de contraer el Covid-19. Lo que sí se sabe es que los fumadores tienen más papeletas de sufrir un peor pronóstico una vez contraído el virus, por la sencilla razón de que el tabaco daña los pulmones.

Fumar además debilita el sistema inmunitario y su respuesta ante infecciones, haciendo que los fumadores sean más vulnerables ante diferentes enfermedades infecciosas. Entonces, ¿cómo es posible que la nicotina pueda llegar a ser un tratamiento contra el coronavirus? Lo primero que hay que dejar claro es que debemos distinguir entre nicotina y tabaco, ya que la primera es sólo una de las miles de sustancias que incluye un cigarrillo tradicional.

Por otro lado, el estudio acerca de si la nicotina podría impedir la adhesión del virus sobre las células es solo un estudio preliminar que ha llamado la atención del Ministerio de Sanidad francés, al comprobarse que la proporción de contagiados fumadores en un hospital galo apenas llegaba al 5%. «Encontramos que solo hay un 5% de fumadores, lo que es muy bajo. En resumen, tenemos un 80% menos de fumadores en los pacientes con Covid-19 que en la población general del mismo sexo y edad», declaraba en la emisora France Inter el internista Zahir Amoura, uno de los responsables del estudio.

En la actualidad, el Gobierno francés está llevando a cabo un amplio estudio para profundizar en la investigación de esta hipótesis. Se realizará en el mismo hospital donde analizaron a 480 pacientes. Allí se distribuirán parches de nicotina con dosis diferentes a personal sanitario de manera preventiva, a pacientes hospitalizados para ver si los síntomas disminuyen, y a pacientes en cuidados intensivos para ver si la inflamación se reduce.

Por su parte, los investigadores Josep Clotet y Martínez Sánchez están trabajando en un estudio que evalúa el papel de la nicotina en la proteína ACE2 como fuente de entrada del Covid-19. Cuentan con muestras congeladas (1.000 personas) de estudios previos y quieren tener resultado en un plazo máximo de cuatro meses. «Hablamos sobre una hipótesis. Sobre qué papel tiene la nicotina en el ACE2 y si es realmente un inhibidor de esta proteína», declara Martínez Sánchez. 

El mismo investigador, que se dedica al control del tabaquismo, explica que, junto a su compañero, estuvieron analizando los datos publicados hasta la fecha sobre el número de infectados en China y el bajo porcentaje de fumadores. «Nos llamó la atención. De momento, no confirman nada, pero podrían dar soporte a la hipótesis de que la nicotina podría desinhibir el AC2. Y, cuidado, digo la nicotina, no el tabaco. Porque el tabaco tiene más de 8.000 sustancias, todas ellas perjudiciales para la salud».

Menciona un estudio que han realizado, de manera interna sobre 27 países de la Unión Europea en el que «hemos sacado la prevalencia de consumo de tabaco estandarizada de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hemos cogido la tasa de infección acumulada de estos países y ¿qué hemos visto?, que hay una coronación negativa, lo que apoyaría la hipótesis de la nicotina, pero no la confirmaría».

Según Sánchez, en Francia la publicación del artículo ha causado una gran alarma social. Incluso, «se han agotado los parches de nicotina en las farmacias. Y no es eso. Hay que dejar de fumar y que la ciencia siga su curso», asegura el epidemiólogo.

«Es ciencia, hay que tener la menta abierta, contrastarla y si se cumple la hipótesis, se cumple y si no, a por otra cosa. De lo que se trata, entre todos es de vencer la pandemia y buscar las soluciones adecuadas», concluye el investigador que ha publicado en las revistas de salud pública más prestigiosas del mundo y realizado estudios sobre la mortalidad del cáncer del pulmón en mujeres, la exposición pasiva al tabaco en población pediátrica o el uso de cigarrillos electrónicos entre la población.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre