chavismo, Venezuela

“En Venezuela está decidiéndose el futuro próximo del proceso bolivariano y en buena medida el curso de la ola hacia la segunda independencia continental y las trasformaciones democráticas post-neoliberales, por lo que se hace necesario profundizar en el análisis de lo que acontece en ese país hermano y en las opciones que podrían cortar de raíz las recurrentes ofensivas contrarrevolucionaria de corte fascista y conjurar incluso los riesgos de un giro favorable a las derechas en el terreno electoral.”

“Es preciso mirar más allá de la curva y de esta coyuntura crítica, una más de una cadena desgastante y cada una más difícil de manejar que la anterior.”

“… pienso que el necesario contra-ataque revolucionario… debería fundamentalmente embestir en forma bien pensada y planeada contra el gran capital, sus grandes empresas y corporaciones, sus poderosos y mentirosos medios de comunicación, sus bancos, sus empresas importadoras, su apropiación del mercado, sus latifundios, sus anti-valores, sus universidades y colegios, su cultura, su ideología…

“…de esa gran matriz, de la burguesía transnacional y la gran burguesía dependiente, emana el alimento espiritual y material de la contrarrevolución, del fascismo en auge, de la guerra económica (desabastecimiento, sabotaje interno, parálisis inducidas, robo y distracción de divisas, soborno a la burocracia inescrupulosa, especulación…), y su perversa guerra mediática, para-militarismo, violencia callejera y conspiración militar bajo tutela CÍA, Pentágono, MOSAD.”

“Mucho se ha tardado en marcharle a ese problemón.”

“A ese monstruo -además de herirlo con el rescate de la soberanía, la recuperación y redistribución equitativa de la renta petrolera, los programas sociales, la toma del Estado a nombre de lo popular, el anti-imperialismo, la creación del ALBA y la CELAC, las proclamas anticapitalistas y pro-socialistas- hay que romperle inteligentemente el epiplón…, hay que expropiarlo progresivamente, hay que debilitarlo social y políticamente.”

“No hay de otra para desinflar definitivamente las viejas y las nuevas derechas políticas… que han escogido a Leopoldo López como líder de la sedición violenta y a Capriles como su eventual opción electoral, ambos fichas de un imperialismo fascistoide”.

“Parece agotarse ya la coexistencia de ese gran Estado distribuidor de una enorme renta petrolera (con cierto espíritu de justicia y gran sentido nacional y latino-caribeño), con esa poderosa burguesía privada y dependiente que fue desplazada de él, pero no liquidada…”

……….

“Ese Estado heredado del pasado y refundado en cierta medida bajo el liderazgo de Chávez para sentar las bases de una democracia participativa e integral, e incluso para legislar brillantemente como lo hizo en dirección a crear poder popular y comunal- al seguirse reproduciendo solo en la lógica estatalita y rentista petrolera, siguió burocratizándose.”

“Anidó además en su seno una significativa y desgastante corrupción compartida por una parte de sus nuevos gestores, que se conformó con los enormes ingresos del petróleo, se anquilosó en sí mismo y en su extraordinaria capacidad de gastar para bien y para derrochar, y descuidó crear un modelo productivo en un periodo de fuerte consumismo y alza del volumen y los precios de las importaciones. Gastó mucho más de la cuenta en inversiones no reproductivas.”

“Ese Estado bolivariano, desde un liderazgo de profundo calado popular, fue empleado además en la construcción del partido de la revolución anhelada (PSUV) y terminó fundiéndolo con él y burocratizándolo en buena dimensión junto a una parte de las organizaciones sociales alimentadas con su paternalismo.”

“EL modelo económico, político, social y cultural resultante de esos procesos, está en crisis y bajo un intenso bombardeo desestabilizador.”

“De todas maneras es muy riesgoso persistir en su continuidad tal y como ha evolucionado e involucionado ese modelo y todo el sistema establecido, y pienso que el Comandante Chávez captó el peligro, que ahora es mayor, cuando precedido del ALÓ PRESIDENTE AUTOCRÍTICO en la presentación del PLAN DE LA PATRIA, instó al GOLPE DE TIMÓN en estos y otros términos parecidos:

No nos llamemos a engaño: la formación socioeconómica que todavía prevalece en Venezuela es de carácter capitalista y rentista. Ciertamente, el socialismo apenas ha comenzado a implantar su propio dinamismo interno entre nosotros. Éste es un programa precisamente para afianzarlo y profundizarlo; direccionado hacia una radical supresión de la lógica del capital que debe irse cumpliendo paso a paso, pero sin aminorar el ritmo de avance hacia el socialismo.

Este es un programa que busca traspasar «la barrera del no retorno».

Para explicarlo con Antonio Gramsci, lo viejo debe terminar de morir definitivamente, para que el nacimiento de lo nuevo se manifieste en toda su plenitud.

La coherencia de este Programa de Gobierno responde a una línea de fuerza del todo decisiva: nosotros estamos obligados a traspasar la barrera del no retorno, a hacer irreversible el tránsito hacia el socialismo…

Para avanzar hacia el socialismo, necesitamos de un poder popular capaz de desarticular las tramas de opresión, explotación y dominación que subsisten en la sociedad venezolana, capaz de configurar una nueva sociedad desde la vida cotidiana donde la fraternidad y la solidaridad corran parejas con la emergencia permanente de nuevos modos de planificar y producir la vida material de nuestro pueblo. Esto pasa por pulverizar completamente la forma de Estado burguesa que heredamos, la que aún se reproduce a través de sus viejas y nefastas prácticas, y darle continuidad a la invención de nuevas formas de gestión política.

(Hasta aquí los fragmentos extraídos del artículo VENEZUELA: EL CONTRATAQUE MÁS EFICAZ, del 20 de febrero del 2014)

———————————————————–

¿Qué les parece todo esto cinco años después?

Esas directrices fueron relegadas y de nuevo la crisis repuntó bajo el impacto de nuevos programas desestabilizadores fraguados por la asociación imperialista-derechista que opera desde Washington.

A nivel de Estado-gobierno, también con oscilaciones, aun reiterando el discurso socialista, en lo fundamental se optó a favor del modo capitalista de abordar la crisis económica actual (devaluaciones, políticas monetaristas, pactos con un empresariado súper-tramposo y en gran parte fascistoide, complacencias consumistas, indecisiones para penalizar las ganancias capitalistas y controlar divisas y palancas económicas en manos del capital privado…)

El declive continuó hasta que el nuevo proceso constituyente, concentrado en devolverle al soberano poder de decisión y de restructuración de un Estado gravemente afectado por el control logrado por las derechas venezolanas de la Asamblea Nacional, le dio oxigeno al proceso bolivariano y capacidad de recuperación de fuerza política al chavismo para dar el pleito en mejores condiciones.

Pero el GOLPE DE TIMÓN no fue completado, agravándose el deterioro del modelo en su vertiente económica-social y facilitando los efectos desgarrantes de la guerra económica desatada por EEUU y sus socios locales.

Ahora lo prioritario –y todavía hay fuerza y condiciones para hacerlo- es derrotar la estrategia de golpe e invasión imperialista o, en su defecto, empantanar la agresión.

Pero nueva vez es fundamental proponerse erradicar la base social capitalista de la subversión imperialista y todo el andamiaje que le da sustento a las derechas y a la contrarrevolución interna.

De lo contrario, cualquier respiro, cualquier victoria táctica o cualquier salida pactada favorable, durara poco. La crisis y la confrontación habrán de repollar como ha sucedido en innumerables ocasiones anteriores.

El GOLPE DE TIMÓN, que equivale a socialización de la propiedad, autogestión, co-gestión, poder popular e internacionalismo revolucionario, incluido el reemplazo del Estado burocrático por las comunas, resulta cada vez más imprescindible para salvar el proceso hacia la revolución dentro y fuera de las fronteras venezolanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − 6 =