El grupo parlamentario Podemos CyL se ha reunido con tres de los cinco estudiantes que se manifestaron en defensa de la educación pública y en contra de los recortes universitarios el 9 de noviembre en el Paraninfo de la USAL con motivo del nombramiento de Jean Claude Juncker como doctor Honoris-Causa y fueron desalojados y sancionados con una multa de 601€ por persona.

Los representantes estudiantiles han relatado al grupo que fueron desalojados de forma violenta a pesar de realizar una acción pacífica que consistía en llevar camisetas en defensa de la escuela pública y carteles contra los recortes. Fueron retenidos en los baños del claustro universitario durante más de dos horas sin permitírseles llamar a familiares o abogados para acompañarles en el interrogatorio al que fueron sometidos.

La policía emitió 5 denuncias, según nos cuentan los estudiantes, que no fueron firmadas por recoger múltiples errores tanto en la hora de la acción como en el número de personas que portaban camisetas reivindicativas como en la resistencia y desacato a la autoridad. Las denuncias se amparan en el artículo 36.1 de la Ley de Protección Ciudadana o Ley Mordaza.

Podemos CyL considera desproporcionadas estas sanciones, basadas en una ley restrictiva que impide derechos fundamentales.Una ley que impuso el PP cuando tenía mayoría absoluta y que nos ha avergonzado a nivel internacional y es rechazada por el conjunto de la ciudadanía que consideramos que hay que derogar.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorBajo la cúpula celeste, proclamando el pan
Artículo siguienteLos misiles que salen desde Tiqqun
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre