Tuve una alumna, Marta Mora, ahora colega antropóloga recién acabada su carrera, que me recomienda un libro de Paul Willis, Aprendiendo a trabajar, al hilo de conversaciones sobre eso que ampulosamente llamamos el Sistema. La tesis del mismo es sencilla, las clases son continuistas, esto es: se enseña a la descendencia de las clases trabajadoras a seguir siéndolo, mientras que todo soplará a tu favor para seguir como rentista o algo parecido.

Tópico: la Educación es el ascensor social. Si uno analiza los resultados académicos de los últimos años de estudios de la clase trabajadora, va a encontrar una correlación entre sus orígenes sociales, sus notas y su destino laboral. Yo me eduqué entre chavales (no había muchachas) en su mayoría hijos de gentes con carrera o de poder económico indudable: casi todos acabaron estudios lucrativos (ayer bromeaba con un amigo artista compañero de la época sobre que él y yo hicimos Humanidades)… Ingenierías, Arquitectura, Medicina o Derecho… no cabían las dudas: estudiar o estudiar. La vida me hizo compatibilizar eso con una barriada menos que obrera: mis amigos de las tardes de fútbol en la calle hoy son currantes de nivel más bien bajo, como sus padres.

Leía una estadística reciente que hablaba de más de un 90% de herencia de la posición social, eso sí lo recogemos. Recuerdo que entre los primeros teóricos del liberalismo se planteaba la pertinencia de la herencia o no como institución coherente con la meritocracia justificativa de las políticas económicas. O sea: usted déjeme mover la pasta como yo quiera, incluso desregúleme el contrato de trabajo que cada cual firmará lo que considere justo y yo no tengo por qué pagar por alguien a quien no necesito en un momento determinado, la sociedad es una sabana hecha para la lucha por la supervivencia… pero a mi chiquilla, a mi chiquillo no me los toques porque todo lo mío, sin comerlo ni beberlo, es suyo, incluidos los colegios más poderosos, las relaciones… la clase.

No quiero hacer política barata, yo quiero que mis churumbeles hereden mis libros, mis discos, mis guitarras, mi amor, que es lo que tengo, pero el Estado (what the fuck?) debería garantizar, al menos, que no podamos putearnos conscientemente unas a otros y ahí, una vez más, tiene su oficio la Enseñanza, ahora conocida como Educación, no ya por la refinación cultural (indesligable de la felicidad, sin duda) sino por las posibilidades laborales que abre pero, recuerdo, no todo el mundo puede ser médico o abogada… lo admitimos, pero ¿ofrece la Enseñanza Pública la posibilidad de corrección de la situación discriminatoria heredada?

Yo creo que no, y mi respuesta es fea: la Educación ofrece una áurea mediocridad, en el mejor de los casos, para obtener un titulillo que te permita ser oficinista. No hay una búsqueda de la creatividad, de la innovación, del análisis crítico, de la investigación, de la verdadera competitividad que después la sociedad va a imponerte con lógica aplastante: ¡Tú quitarás la mierda que Yo defeco porque Yo te puedo pagar y Tú necesitas cobrar! Y seré claro, ese horizonte es el de un oficio docente mediocrizado, sin carrera profesional, con Facultades de Magisterio que son parodias del rigor y el estudio, una Secundaria que muchas veces es una lucha por la dignidad personal en el aula diaria, un Bachillerato mal diseñado y promotor del fracaso personal: un sistema que no es más que una enorme guardería criapollos (obvio lo de las pollas) para generar una masa obrera acrítica que califique como «cultura» lo que no es más que entretenimiento vulgar (a veces disfrazado de poesía) repleto de lugares comunes construidos para que tenga referencias… pero no quiera defenderse.

Rebélese, estudie.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior¿Se está gestando una ciclogénesis económica?
Artículo siguienteCondena ejemplar por el fraude del Fórum Filatélico
Francisco Silvera. Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -Libro de los silencios (2018) -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es. Libro de los silencios ha sido galardonado por el jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 en la modalidad de relatos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + 17 =