miércoles, 25mayo, 2022
25.1 C
Seville

Pobre Italia, mi querida Italia

José María Asencio Gallego
Juez y escritor. Ingresó en la Carrera Judicial en el año 2013. Ha ejercido de juez en las ciudades de Salamanca, Torrevieja, Mollet del Vallès y Barcelona. Miembro de la asociación Juezas y Jueces para la Democracia, habiendo sido coordinador de la sección territorial de Cataluña entre los años 2017 y 2019. Doctor en Derecho por la Universidad de Salamanca. Profesor de Derecho y Criminología de las Universidades de Barcelona, Autónoma de Barcelona, Abat Oliba CEU y del Institut de Seguretat Pública de Catalunya. Consultor internacional. Actualmente es Jefe del Área de Relaciones Externas e Institucionales de la Escuela Judicial del Consejo General del Poder Judicial.
- Publicidad -

análisis

Pasividad ante la nueva Ley Electoral canaria

El Parlamento de Canarias tenía un mandato emanado por el del Estado a través de una Ley Orgánica, para que en el plazo de...

El libertarismo trumpista culmina en la matanza de Texas

Un adolescente trastornado ha matado a tiros a 19 niños y dos profesores en un colegio de Texas. Los escolares asesinados no tenían más...

El Repaso del miércoles 25 de mayo: Foro de Davos, viruela del mono, Guerra en Ucrania y todos contra China

En El Repaso analizamos diariamente las portadas y las noticias de actualidad. Aquí puedes escuchar El Repaso de hoy en formato podcast, y a...

El Repaso del martes 24 de mayo: Foro de Davos, Zelenskiy, el Rey y el virus de la viruela del mono

Analizamos en El Repaso las principales portadas a nivel mundial y nacional. Si quieres escucharlo en formato audio pulsa aquí. Si quieres verlo, aceptando...
- Publicidad -
- Publicidad-

El día ha llegado. Marco Draghi ha firmado. El Presidente del Consejo de Ministros de Italia ha consumado lo que, a la luz de la Constitución de cualquier Estado que se precie de definirse a sí mismo como democrático, ha de ser considerado como uno de los desprecios más aberrantes a los principios básicos sobre los cuales se construye una sociedad.

Ya es un hecho. Los ciudadanos italianos no vacunados (más del veinte por ciento de la población de dicho país) sólo podrán comprar bienes de primera necesidad. En concreto, sólo podrán entrar en supermercados, farmacias, parafarmacias, ópticas, tiendas de animales y gasolineras. Y simplemente para adquirir este tipo de bienes. Los demás, aunque se encuentren en las estanterías, no podrán tocarlos. Además, para evitar que lo hagan, se realizarán controles aleatorios que, en caso de ser fructuosos y dar con algún no inoculado, el peso del Estado recaerá sobre él.

Resta por determinar, sin embargo, qué han de considerarse bienes de primera necesidad y si los empleados de Carrefour o del ultramarinos de la esquina están obligados, bajo sanción, a controlar si los clientes que no dispongan de tarjeta verde (como si la infamia tuviese un color) han comprado unas galletas con o sin chocolate, en la medida en que un ser humano puede vivir perfectamente sin comer cacao.

Lo que es evidente es que el alcohol queda descartado. Si usted no se vacuna dos, tres, cuatro y, si es preciso, quinientas veces, ya puede ir despidiéndose de su copa de vino vespertina que, desde siempre, acompañaba a sus gnocchi gorgonzola.

Italia, el país de Da Vinci, de Ludovico Ariosto y del Renacimiento, del resurgir de los valores de la cultura grecolatina y de la contemplación libre de la naturaleza, se ha convertido, por obra de unos políticos autoritarios y desconocedores de los valores esenciales del ser humano, en un infierno para todo aquel que ose pensar de manera distinta, para todo aquel que se niegue a obedecer ciegamente los delirios de grandeza de unos sujetos viles y desalmados que, lejos de legislar en pos del bien común, lo hacen para satisfacer las exigencias de multinacionales cuyos intereses se resumen en ganar más y más dinero a costa de todos nosotros.

Y es que Draghi y su séquito de polichinelas han prohibido incluso a los ancianos no inoculados, a los pensionistas italianos, entrar en las oficinas de correos y en los bancos para retirar su pensión de jubilación. Es indiferente que el jubilado en cuestión no se haya vacunado porque no ha querido o porque, por motivos de salud, no ha podido. A Draghi no le importa. Si esta medida le sirve para ahorrarse algunos eurillos de la caja pública de pensiones, mucho mejor.

Pero es que aún hay más. Los no vacunados tampoco podrán utilizar el transporte público. Ni los autobuses, ni los trenes, ni los aviones, ni los barcos. Si quieren desplazarse, habrán de hacerlo en su vehículo particular. Si no lo tienen porque sus ingresos no se lo permiten, lástima, peor para ellos. Que hubieran nacido en una familia con más dinero, como Draghi, hijo de un rico banquero, que nunca ha tenido que preocuparse por el precio de los tomates, de la luz o de la gasolina.

¿Qué será lo siguiente? Una pregunta que, aunque pueda parecer retórica, avanza una respuesta que me infunde pavor. Porque, una vez que se pierde un derecho fundamental o su vigencia se reduce de tal modo que se convierte en impracticable, la Historia nos ha enseñado que recuperarlo implica un esfuerzo titánico. Y aquí no sólo se ha vulnerado un derecho, sino muchos. La libertad, en varias de sus manifestaciones; la igualdad, en su vertiente de no discriminación por motivos de salud; la intimidad, puesto que nadie puede ser obligado a declarar sobre su estado de salud; el derecho de reunión, habida cuenta la limitación del número de personas que pueden citarse en el espacio público (diez no contagian, pero once sí).

Y recientemente incluso el derecho a la integridad física, con la imposición de la vacunación obligatoria para mayores de cincuenta años. Una medida que desconozco hasta dónde llegará, ya que el Gobierno italiano ha confirmado que, de momento, implicará la suspensión de empleo para quienes trabajen y una multa de 100 euros para los desempleados. Y digo de momento porque, habida cuenta el ánimo liberticida y discriminatorio de quienes gobiernan Italia, no me extrañaría que mañana o pasado se acordasen otras medidas más restrictivas. El fanatismo no tiene límites y, una vez que ha encontrado su víctima, a quien perseguir y pisotear, ya no hay quien lo pare.

O tal vez sí. Pero para ello es necesario tomar conciencia de la cruda realidad y asumir que, si bien es innegable que el virus existe y puede ser grave en algunos casos (cada vez menos, según las estadísticas), todo esto es enfermizo y conforme pasa el tiempo resulta más sospechoso que determinados gobiernos, como el de Italia, están aprovechando la situación para restringir derechos y libertades.

Pablo Guerrero dijo aquello de “a tapar la calle, que no pase nadie que no tenga dudas”. Y esto es precisamente lo que falta, lo que tiene que sobresalir en el debate público: la duda. Dudar de todo. No creernos nada si la creencia no proviene de una reflexión previa, de contrastar opiniones distintas.

Mientras esto no suceda, seguiré diciendo “pobre Italia, mi querida Italia”. Qué han hecho contigo…

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

7 Comentarios

  1. no es de extrañar que en el país donde nació el fascismo, donde el fascismo creo el estado Vaticano, donde reina la mafia y aún las grandes familias reales siguen teniendo vínculos, nobleza negra, etc.. el país de Alfa Romeo, donde su escudo es una serpiente comiendose a un niño, etc, etc… lleve a cabo esta dictadura y además dirigida por las élites de siempre, por esa Agenda 2030 que quiere estados súbditos, no soberanos, esa agenda 2030 aplaudida por personajes como Pablo Iglesias y Felipe VI (alias el preparao). No es de extrañar que en Europa, donde más se se están combatiendo la libertad es en Italia, cuna del fascismo, y en Alemania y Austria, cuna del nazismo. Nada es gratuito. Y aquí, en España, un país necesitado de dinero de fuera para mantener la mamandurria, un país que ya ha perdido su soberania, donde, si nadie lo remedia, gobernará Pablo Casado, un mequetrefe mediocre que su mayor logro fue llevarle la cartera al señor «ánsar», ese gran presidente que hablaba un perfecto ingles tejano, y cuando gobierne este mindundi, nos llevará irremediablemente hacia el nazismo, como hace Feijoo y Moreno Nocilla. Esto solo se acaba si nosotros queremos, si dejamos de balar y empezamos a pensar y a actuar, desobediencia pasiva y siempre con la Constitucion en la mano, con la fuerza de la Ley, aunque el corrupto poder judicial no lo ve así, pero somos más y debemos actuar, en nuestra mano está. Alea Jacta Est

  2. Artículo ‘periodistico’ sin sentido crítico para decir sin evidencia científica » y asumir que, si bien es innegable que el virus existe» pregunto; el supuesto virus sarscov2 fie Aislado, purificado, cultivado en celulas Humanas, inoculado en grupo de control y volver a hacer el mismo proceso hasta confirmar su EXISTENCIA? ¿No verdad? ¿De que viris me hablas Josemari?

  3. Gracias ,Gracias, pero que Pedazo de Sinvergüenzas
    Hasta cuándo vamos a tolerar esto?,nos empujan a una revolución, los medios de comunicación engañan excepto algunos que honestamente se atreven a contar la realidad, los muertos ya no pueden decir nada, el resto si; hasta cuándo Dios mío,hasta cuándo??

  4. Finalmente se habla de lo que pasa en mi país! Es una emergencia humanitaria!
    Gracias por este artículo.
    Pero es MARIO Draghi, no Marco. Mejor corregirlo, que ya les encanta hacernos pasar por inútiles…

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -

últimos artículos

La Plataforma Estatal por la Paz rechaza la invitación de Pedro Sánchez para realizar la próxima cumbre de la OTAN en Madrid

Dicen que la OTAN es un sistema de seguridad multinacional que actúa en el escenario internacional «infringiendo el mandato explícito de la Carta de las Naciones Unidas,...

«No hay bisontes en los valles de amapolas», de María Jesús Puchalt

Blanca es una adolescente feliz, con una vida normal y ordenada, hasta que un golpe de viento le arrebata nada menos que a su...

El ministro Lavrov explica la hoja de ruta de Rusia a nivel geopolítico

El ministro de Relaciones Exteriores se dirige a un grupo de estudiantes de la Escuela Primakov, en una conferencia en la que marca las...

El Supremo anula el proceso de nombramiento para ocupar la Presidencia de la Agencia Española de Protección de Datos

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha declarado nulo el Acuerdo del Consejo de Ministros de 22 de...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

José Antonio Zorrilla, embajador de España retirado, imparte una conferencia sobre la guerra en Ucrania: «Lo siento si os quito la inocencia»

José Antonio Zorrilla cuenta en su currículo con una larga experiencia en el ámbito de las relaciones internacionales. Ha sido diplomático y cónsul general...

El próximo 22 de mayo, las corporaciones tecnológicas y farmacéuticas, a través de la OMS, pretenden poder anular las soberanías nacionales

El pasado lunes día 9 de mayo (Día de Unión Europea y Día de la Victoria para Rusia) tuve el honor, como Presidente de...

Rusell Blaylock, neurocirujano sobre la pandemia de COVID-19 «¿Cuál es la verdad?»

En la revista internacional de neurología quirúrgica, SNI por sus siglas en inglés, se ha publicado recientemente un editorial firmado por Rusell Blaylock, neurocirujano...

BionTech reconoce ante la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU no poder demostrar suficiente eficacia y seguridad de la vacuna de Pfizer y...

El informe anual que la compañía BionTech ha presentado ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, fechado en el pasado 30...

Estados Unidos compra millones de dosis de vacunas para el «nuevo virus» de la viruela del mono

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos acaban de firmar un acuerdo por 119 millones de dólares que se destinarán a la compra de vacunas...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

La Plataforma Estatal por la Paz rechaza la invitación de Pedro Sánchez para realizar la próxima cumbre de la OTAN en Madrid

Dicen que la OTAN es un sistema de seguridad multinacional que actúa en el escenario internacional «infringiendo el mandato explícito de la Carta de las Naciones Unidas,...

«No hay bisontes en los valles de amapolas», de María Jesús Puchalt

Blanca es una adolescente feliz, con una vida normal y ordenada, hasta que un golpe de viento le arrebata nada menos que a su...

El ministro Lavrov explica la hoja de ruta de Rusia a nivel geopolítico

El ministro de Relaciones Exteriores se dirige a un grupo de estudiantes de la Escuela Primakov, en una conferencia en la que marca las...

El Supremo anula el proceso de nombramiento para ocupar la Presidencia de la Agencia Española de Protección de Datos

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha declarado nulo el Acuerdo del Consejo de Ministros de 22 de...