Juntas Generales de Vizcaya.

Las Juntas vizcaínas aprobaron ayer un alegato contra la monarquía, que tildaron de «anacronismo histórico y democrático». La comisión institucional, de buen gobierno y transparencia ha debatido cuatro proposiciones no de norma sobre la institución y la Carta Magna.

Podemos, EH Bildu, el PSE y el PNV han defendido diferentes textos, aunque el de los jelzales fue el único que salió adelante con el apoyo de sus siete apoderados, la abstención de los dos de la formación morada y siete votos en contra del Grupo Mixto, el PP, el PSE y EH Bildu, que lo consideraron insuficiente.

El texto, defendido por el portavoz jeltzale, Jon Andoni Atutxa, incide en el poco calado que la Constitución tuvo en Euskadi, «a la que apenas el 30% del censo electoral dio el sí». «Hace 40 años el llamado pacto constitucional refrendó el acomodo de la monarquía, señalada por el dictador como sucesora, al nuevo marco institucional, sin que fuera posible entonces un verdadero debate sobre la forma de gobierno», expone la propuesta, es patente el «desapego ante una monarquía que no convence y que no ha sabido dar respuesta a las aspiraciones de las diferentes naciones del Reino de España».

 

Jefatura del Estado que rinda cuentas

Además, el texto reivindica por «lógico» que «en el siglo XXI la designación de la más alta instancia representativa del conjunto de la sociedad– la Jefatura del Estado–se realice a través de un sistema de elección periódica» y por último, que «tenga la misma protección que cualquier otro ciudadano, rinda cuentas y pueda ser fiscalizada».

El texto destaca el poco calado que la Constitución tuvo en Euskadi

Así mismo, la proposición argumenta que «la monarquía es hoy por hoy un anacronismo histórico y democrático». En Euskadi se trata de «una institución a la que solo encontraríamos sentido si cumpliera una función de conexión entre el Estado y el autogobierno de acuerdo con los derechos históricos y desde el respeto al régimen foral».

El PSE pedía restringir «al máximo» la posibilidad de que las injurias a la Corona y a los sentimientos religiosos sean perseguibles por vía penal mientras se aborda una reforma constitucional, según informa El Correo.

El portavoz socialista, Ekain Rico, propuso «abrir un debate en las Cortes planteando las aportaciones adecuadas» y pidió a «todas las instituciones avanzar en políticas de transparencia y rendición de cuentas». Aun así, solo el Grupo Mixto apoyó su propuesta, en la que ensalzaba el papel de la Constitución en el desarrollo de España.

El portavoz de Podemos, Josean Elgezabal, defendió otra proposición dirigida a que las Juntas hicieran público su deseo de que «en una sociedad democrática todo cargo público debe ser elegido y renovado», y manifestaron su preocupación «por los diferentes escándalos y denuncias de corrupción que afectan a la Casa Real» y exigieran que puedan ser investigados, además de que pidieron que «se rindan cuentas en el Congreso y que la institución tenga el mismo derecho al honor que cualquier ciudadano».

A su vez, EH Bildu apostó por instar a que las Juntas se reafirmaran en su compromiso «en favor de la república vasca» y se mostraran favorables «a la abolición de una institución tan obsoleta y antidemocrática como es la monarquía».

El portavoz del grupo Mixto llamó a tener este debate en la correspondiente institución, las Cortes.

El portavoz del PP defendió que «la Constitución tuvo un amplio respaldo en Euskadi, del más del 74% de los votos. Por esa regla de tres, más ciudadanos apoyaron el texto de los que os apoyaron a ustedes en las últimas elecciones», lanzó al PNV, Podemos y EH Bildu.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 18 =