El juez que instruyó el caso Nóos, que sentó en el banquillo a Iñaki Urdangarín y a Cristina de Borbón, había sido invitado a la recepción que organizaban los reyes en el Palacio de la Almudaina de Palma. Pero se ha excusado para no estar presente.

Concretamente, estaba invitado por haber sido el ganador del premio Ramon Llull 2018 que el Gobierno balear le concedió por ser «un referente en la investigación contra la corrupción política».

Es precisamente por este caso por el que Urdangarín lleva más de un año en la prisión de Brieva (Avila), y está condenado a 5 años y diez meses de prisión por la comisión de varios delitos. Su mujer, la Infanta Cristinta fue absuelta y tuvo que pagar 136.950 euros como responsabilidad civil.

Han sido unos 600 invitados los que se han dado cita en la recepción organizada por la Casa Real. Pero ha habido también otras grandes ausencias como la de los cargos políticos de Podemos y MÉS, que forman parte de la coalición de Gobierno actual.

1 Comentario

  1. menos mal un juez con un minimo de sentido comun.
    no como otros que se cogen prebendas ,cursos en el extranjero y otras dadivas del poder y pierden su independencia buen juicio y honradez

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre