sgae
La soprano y compositora Pilar Jurado es la nueva presidenta de la SGAE.

La actual presidenta de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha concedido una entrevista al diario La Verdad, en la que ha dejado muy claro que ni va a dimitir ni, por supuesto, que es el títere de nadie, ni de una parte de los artistas ni del Ministerio de Cultura ni de las multinacionales que quieren tomar el poder de una sociedad que gestiona los derechos tanto de los autores que generan millones de euros como de los pequeños. El anterior presidente de SGAE afirmó de ella que querían nombrar a un candidato/a «capaz de unirnos como enemigo y que sea suficientemente estúpido como para que no sea suficientemente peligroso. Y Pilar Jurado tiene todas esas cualidades». Esa frase es contradictoria en sí misma porque, en realidad, el peligro está en la estupidez.

En los últimos días la SGAE ha sufrido un golpe con la salida de artistas como Joaquín Sabina o Joan Manuel Serrat, sin embargo, la soprano Pilar Jurado se mantiene fuerte y decidida a transformar la Sociedad en un espacio en el que el arte y la creación artística, del ámbito que sea, siga perteneciendo al pueblo en el sentido de no privilegiar los intereses de las multinacionales que, por defecto, primarán a los artistas a los que representan respecto a los que no tienen un soporte empresarial detrás. ¿Por qué hay que dar privilegios a cantantes que venden millones de copias respecto a los que presentan sus composiciones en pequeños locales? Eso no es democrático, sino que es un nuevo modelo de dictadura implantada por las multinacionales. Nuevamente se está pretendiendo imponer el poder del dinero al de la creación o al arte.

Como decimos, Pilar Jurado ha concedido una entrevista a La Verdad, en la que se muestra fuerte y, por supuesto nada desanimada: «Hay que transmitir energía a los demás. Vivimos en un mundo que no ayuda a que la gente esté esperanzada, porque todo lo que hemos vivido desde prácticamente el 2008, y muy especialmente desde 2011, ha sido como una especie de cuesta abajo a todos los niveles, incluso a nivel filosófico. Ha pasado un poco lo que dicen que pasa en algunas parejas, eso de que cuando la economía se viene abajo el amor salta por la ventana; pues yo creo que, cuando la economía se estropea a nivel mundial, los valores, los progresos, las seguridades, todo lo que se había avanzado con respecto al bienestar salta por la ventana», afirma Jurado en la entrevista.

Por otro lado, Jurado es clara en el sentido de que el arte es en la actualidad más necesario que nunca, puesto que es fundamental que se escuche a los creadores y artistas que «tienen capacidad de inventar nuevos universos», lo que va claramente en contra del sistema impuesto a la ciudadanía por las multinacionales. En un mundo en el que el amor romántico se ha demostrado como un sistema para someter a la mujer, las grandes empresas discográficas, por ejemplo, continúan primando los productos basados en ese amor romántico, lo que deja de lado a quienes, desde su arte, denuncian, precisamente ese sometimiento del patriarcado. «Este mundo tan absolutamente consumista y tan cortoplacista, lo que hace es que nos olvidemos de las cosas que realmente importan, que siempre necesitan de una gran reflexión. Hoy, la gente no tiene tiempo para reflexionar. Estamos tan involucrados en este correr tan deprisa, que nos arrolla, que necesitamos tener tiempo para cosas tan fundamentales como saber quiénes somos y qué queremos. Y la cultura, el arte con mayúscula, el que tiene talento y nos conmueve, nos puede hacer ver, de repente, luces donde en principio solo se ve oscuridad», ha dicho Jurado.

Por tanto, el proyecto que está liderando Pilar Jurado es el que necesitan los artistas españoles, después de años en los que ha habido muchos los que se han querido aprovechar para su enriquecimiento personal del trabajo de los autores. Según confirman a Diario16 fuentes de toda solvencia, la gestión de Pilar Jurado da suficientes motivos al Ministerio de Cultura, al Gobierno en general, a los partidos de la oposición y, sobre todo, a los compañeros y compañeras de la presidenta de SGAE, para que estén moderadamente satisfechos, principalmente, porque, según ha podido conocer este medio, aún le queda mucho proyecto por implementar, mucho por hacer en favor de la sociedad y del pueblo español.

Diario16 tiene conocimiento claro de cómo se gestionaron los derechos de autor en la época en que la ministra Carmen Alborch estuvo al frente del Ministerio de Cultura, un tiempo en el que, junto a la gestión eficiente de Andrés Mata, un gran economista con una trayectoria reconocida en grandes empresas y entidades financieras, crearon un escenario cultural propicio tanto para los autores como para la ciudadanía, algo que conoce perfectamente el actual ministro.  En esa época también estuvo en el Ministerio de Cultura Pedro Sánchez senior, un tiempo en que —salvo Carmen Alborch, que siempre puso la luz a la gestión cultural—, hubo luces y sombras creadas por intereses creados que aún hoy perviven.

Ha llegado el momento de la confianza, de la prudencia, de la lógica y de la paz a SGAE, el tiempo en que dejar que las personas terminen sus proyectos. San Ignacio de Loyola decía que «En tiempos de tribulación, no hacer mudanza», una frase que es una mina de inteligencia y sabiduría. Tiempo habrá para la censura y el cambio.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre