El juez Fernando Presencia en su despacho. Foto: Confilegal

Este lunes 13 de mayo, a las 12’45 horas, está señalado en el juzgado de lo penal nº 3 de Talavera de la Reina el juicio contra el magistrado Fernando Presencia Crespo, a quien la fiscalía de Toledo pide un año y medio de cárcel por las manifestaciones vertidas en una entrevista que le hizo en directo el programa de Antena 3 TV ‘Espejo Público’, que dirige Susana Griso, en la que el magistrado confirmaba en abril de 2015 el intento de extorsión por parte de Manos Limpias, el sindicato cuyo secretario general, Miguel Bernad, fue ingresado en prisión acusado de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal.

En sus declaraciones a Antena 3 y otros medios de comunicación, Presencia Crespo explicaba que Manos Limpias le pidió dinero para apoyarle en sus denuncias sobre la ‘trama de corrupción’ en los Juzgados talaveranos y los procedimientos judiciales iniciados al respecto, pero el juez se negó a pagar.

Por eso, cuando se conoció la noticia de la detención de Miguel Bernad y las informaciones de los medios de comunicación sobre las causas de la misma -la presunta trama de extorsión de la que el sindicato Manos Limpias formaba parte- al juez decano de Talavera no le causó ninguna sorpresa, sino todo lo contrario; la esperaba, porque en su momento, a raíz de la extorsión, formuló denuncia y mantuvo contacto con la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) de la Policía Nacional, y entonces supo que Bernad estaba siendo investigado.

En resumen, Fernando Presencia explicó ante las cámaras de Antena 3 y a distintas agencias que difundieron la información por la geografía nacional que todo comenzó cuando se hizo pública la denuncia que presentó ante la Fiscalía Anticorrupción sobre la ‘trama de corrupción’ existente en los juzgados de la ciudad, que tenía como principal implicado al fiscal jefe de Talavera, Ángel Demetrio de la Cruz Andrade.

«Lo que más llamó la atención no fue la denuncia en sí, sino la concentración que se organizó el 22 de julio de 2015 en la puerta del Palacio de Justicia en mi contra y en apoyo al fiscal, con lo que los propios denunciados se manifestaron contra el denunciante», explicaba Presencia, según recogía Efe en el relato que confirma y amplía la información de otros medios de comunicación.

Siempre según ese relato del juez decano de Talavera, ese mismo día, Presencia recibió la primera llamada de Manos Limpias porque, según le dijeron, al sindicato le interesaba afrontar la acción popular del caso; de hecho, posteriormente presentó una querella ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

«Pero en un momento determinado recibo una segunda llamada y me pidieron los gastos de los profesionales que habían participado en el procedimiento, en concreto los del procurador; que me integrara en Manos Limpias y que pagara mi afiliación y la de mi mujer», señalaba el juez, que aseguró que «no daba crédito» a lo que estaba escuchando, negándose e informando a los dos afiliados de Manos Limpias en Talavera de lo que le estaba haciendo la cúpula del sindicato.

Los miembros de Manos Limpias en Talavera, según Presencia, «ya sospechaban algo» y comenzaron a grabar todas las conversaciones que tenían con los dirigentes, poniéndolas en conocimiento de la UDEF junto con más documentación, ya que terminaron sintiéndose «engañados» por lo que resultaba ser «una estafa piramidal».

«Me sentí extorsionado, porque a partir de ese momento Manos Limpias paralizó todas las acciones y se pasó al enemigo», afirmaba Presencia, quien se mostró convencido de que se pusieron en contacto con los denunciados por corrupción, como se deducía de las grabaciones que se incluyeron en la denuncia ante la UDEF.

En definitiva, a partir de la denuncia de la presunta extorsión de la que fue víctima por parte de Manos Limpias, las intervenciones de Fernando Presencia en los medios de comunicación -como la de Antena 3 y las declaraciones de los días siguientes a las agencias- estaban suponiendo que el asunto de la guerra legal que el juez sigue manteniendo contra quienes considera que son responsables de la ‘trama de corrupción’ de los Juzgados de Talavera se convertía en una noticia nacional.

Una guerra cuya última batalla es la querella que se verá este próximo lunes, interpuesta a instancia del que fuera fiscal jefe de Toledo, Luis Ibáñez Cuesta, que paradójicamente ha sido apartado de su cargo como consecuencia precisamente de sus presuntas vinculaciones con la supuesta corrupción que ha sido denunciada incesantemente por el propio Fernando Presencia.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre