domingo, 5diciembre, 2021
16.3 C
Seville

Peste antidemocrática

Fernando Ayala
Doctor en Historia y miembro de la CEP del PSOE de la provincia de Cáceres. Responsable del Área de Memoria Democrática de la Ejecutiva Regional del PSOE de Extremadura.
- Publicidad -

análisis

El «enamoramiento» de la parte sanchista del Gobierno hacia Felipe VI ya roza lo enfermizo

Para desgracia de sus militantes, el PSOE de Pedro Sánchez es un partido que ha traicionado sus bases ideológicas más profundas y ha despreciado...

“Usted ha venido a matarme”

La mañana del lunes 9 de octubre de 1967, en La Higuera (Bolivia), bajo la semioscuridad de una sala de la precaria escuela del...

Los multimillonarios están «robando» dinero a la democracia

Hay una pregunta que la gente se puede hacer: ¿cómo saber si estás viviendo en una democracia? La respuesta puede ser muy complicada, sobre todo...

Covid, militares, jueces y el profesor Lafuente

Por curiosidad, ¿ha reparado usted en la cantidad de rondas informativas sobre la pandemia en las que, además de contagiados, hospitalizados, fallecidos, vacunados, olas,...
- Publicidad -
- Publicidad-

Señalaba el periodista Francisco G. Basterra, que esperemos que en un futuro próximo, tras la actual pandemia, no despertemos a una peste peor: la antidemocrática. Sin embargo, no parece que los indicadores nos lleven por otro camino.

Tras lo vivido por aquellos que, paradójicamente, reivindican libertad, mientras ostentan orgullosos sus reivindicaciones y símbolos de dictaduras felizmente sepultadas, nos encontramos en una encrucijada en la que tendremos que aprender a valorar aquellos principios por los que los que nos precedieron lucharon durante varias décadas.

El dotarnos de normas de convivencia no exime de la posibilidad de críticas, pero siempre dentro del sistema.

No olvidemos que los estados de alarma deben ser un paréntesis y una excepción.  La normalidad para muchos de nuestros semejantes era ya la crisis, la cual ahora se ve mucho más acentuada.

Y en lugar de pelear por combatirla, desde las derechas se pretende sumar al acoso y derribo de los que se empeñan en revertir la situación de penuria.

Es curioso, pero da la sensación de que no nos encontramos a nadie de los que enarbolan las banderas de la patria, presumiblemente sólo suya, en las largas colas en búsqueda de alimentos que se desarrollan en las grandes ciudades de nuestra querida España. Tampoco a aquellos que agitan menajes de cocina, que supuestamente sólo ven ocasionalmente en algunos concursos de televisión. Ni tampoco a los que  berrean subidos a automóviles descapotables de lujo. Ni delante de los mostradores que expenden la ansiada ayuda, ni, evidentemente, detrás.

Por todo ello, da pena pensar que, en lugar de fortalecer la Democracia coadyuvando en pos del bien común, determinados grupos se dediquen a cavar la trinchera de la división.

El virus se extiende, se propaga, se contagia. Pero también se combate, se estudia, se documenta, se previene. En el caso del sanitario, quiero pensar que lo tenemos todos bastante claro. En el de los valores, lamentablemente, cada día que pasa, me genera más dudas.

Luego dirán, diremos, que juntos somos más fuertes.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El asombro se parece a una fotografía

Hoy en día la fotografía se afirma como un modo de expresión, de comunicación y de información. Aparece en todas partes, en diarios, en...

Democracia y la destitución de gobierno

Los representantes de la bancada de oposición del Congreso de la República plantearon abiertamente la destitución del Presidente del Perú, José Pedro Castillo Terrones,...

No hay esperanza gilipollas

Sé que muchos se extrañaran por el título, y quizás, extrañados por esa soez, de la que no hago muestra habitualmente, pero ahora me...

El «enamoramiento» de la parte sanchista del Gobierno hacia Felipe VI ya roza lo enfermizo

Para desgracia de sus militantes, el PSOE de Pedro Sánchez es un partido que ha traicionado sus bases ideológicas más profundas y ha despreciado...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El asombro se parece a una fotografía

Hoy en día la fotografía se afirma como un modo de expresión, de comunicación y de información. Aparece en todas partes, en diarios, en...

Democracia y la destitución de gobierno

Los representantes de la bancada de oposición del Congreso de la República plantearon abiertamente la destitución del Presidente del Perú, José Pedro Castillo Terrones,...

No hay esperanza gilipollas

Sé que muchos se extrañaran por el título, y quizás, extrañados por esa soez, de la que no hago muestra habitualmente, pero ahora me...

El «enamoramiento» de la parte sanchista del Gobierno hacia Felipe VI ya roza lo enfermizo

Para desgracia de sus militantes, el PSOE de Pedro Sánchez es un partido que ha traicionado sus bases ideológicas más profundas y ha despreciado...