Uno sabe, lo ha sufrido en sus propias carnes en dos ocasiones, lo que significa ser perseguido implacablemente. En mi caso por las cloacas de la Jefatura Provincial de Tráfico de Badajoz (que ya explicaré largo y tendido, con nombres y apellidos, en su momento), se supone, “teledirigidas” por la política para -como es su manera de vivir- proteger la ilegalidad que les está sirviendo de total ayuda para conseguir sus objetivos que no son otros que hacerse de dinero a costa de los demás y sin tener que sufrir ni pasar por los “miserables filtros” de cualquier otra profesión u oficio, en la actualidad, para colmo, mal pagados.

De nada sirven la nobleza y la bizarría para hacer frente a una clase política que tiene “comprados” a un ejercito de “comisarios políticos” repartidos por todos los estamentos públicos para que sirvan a sus deplorables intereses. Hoy día, la clase política -da igual que sea local, provincial o autonómica- goza, con la ayuda de esa maldita pléyade de “comisarios”, del don de la ubicuidad. Están en todos los sitios a la vez y todo lo tienen bajo el más estricto control para que nada se les escape y poder conseguir, con el engaño y la bajeza de la sumisión incondicional, sus placeres más denigrantes y usureros. A la vista, el próximo “gran golpe” con la anunciada fusión de Caixabank y Bankia que nos va “desplumar” al estilo Mussolini -pluma a pluma- una buena montonera de millones de euros de un banco público para “regalárselos” a otro privado. ¿No es una “escoria” la anunciada operación puramente neoliberal de la Sra. Calviño?  

En España -esto es de mi cosecha- “la Democracia (si es que alguna vez la hubo) se ha convertido, en menos de medio siglo, en una anarquía legal para favorecer la riqueza y fomentar la pobreza”. No les voy a marear con los cientos de miles de datos que avalan mi opinión porque están en todas las redes sociales y son de sobra conocidos, pero que nadie olvide que ya, no sólo en España sino en casi todo el planeta, mientras aumenta de manera desmedida el número de supermillonarios (en China, ¡quién nos lo iba a decir!, a razón de más de ¡cien mil! por año), aumenta mucho más la personas que se encuentran calificadas de pobreza relativa y pobreza extrema. Ese plan que había por ahí (la Agenda 2030 de desarrollo sostenible, si mal no recuerdo) para erradicar la pobreza ha resultado, como todo lo que inventa el capital, un enorme fiasco: cada vez hay más pobreza y la hambruna amenaza a más de un país, especialmente en el África Subsahariana y el Asia Meridional. De poco pues, sirve ese día internacional, 17 de octubre, para la erradicación de la pobreza. Y el que intenta, al menos en parte, que, en el peor de los casos, por lo menos no aumente, es sometido a una atroz persecución implacable por el Establishment político-mediático y por la Oligarquía Financiera y las élites millonarias que ven amenazados sus intereses, y, sobre todo, peligrar sus servidumbres…, sin que ello aminore que “el auténtico drama de la gente rica es que siempre la hay todavía más”, que dijo un tal Karl Lagerfeld. Olvidan que, por mucho que se reduzca la pobreza en el mundo, siempre existirá en gran medida, pero no se puede consentir que, como ahora, sea una epidemia que afecta a 1.400 millones de personas y casi 900 millones sufran hambre y no tengan acceso al agua potable y a otros servicios básicos como la educación y la salud. De acuerdo con estimaciones del Banco Mundial, entre 40 millones y 60 millones de personas caerán en la pobreza extrema (vivir con menos de USD 1,90 al día) en 2020, en comparación con cifras de 2019, como resultado de la COVID-19, dependiendo de las hipótesis sobre la magnitud de la crisis económica.

He dicho antes, que cuando alguien intenta algo relacionado con la pobreza, como es el caso del partido Podemos (y sobre todo de su líder Pablo Iglesias), que ahora gobierna en coalición con el PSOE, se le persigue despiadadamente por cualquier camino que transite. Incluso se le “torpedea” desde el mismo Gobierno que comparte; como, para no ir muy lejos, es el caso del aprobado Ingreso Mínimo Vital (IMV), que está resultando un verdadero drama debido a la burocracia que “compañeros de gobierno” se han sacado de la manga junto a los mil y un escollo para su nefasta tramitación (hasta el punto de gastar 7,5 millones de euros en pagar a una empresa, Tragsa, para que la llevara a cabo como si no hubiera funcionarios que fácilmente podían hacerlo y, probablemente, mejor), amén de lo que supone, al parecer, que se hayan impartido “ordenes” de retrasar en lo posible el visto bueno a quienes ninguna pega se les podía imputar. Una vergüenza que algo que iba a solucionar la mínima supervivencia de muchos españoles enclavados en esos datos que antes relacionaba con la pobreza, se haya visto interrumpido por el grupo de neoliberales que se le ha colado a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias en el Gobierno (caso de la Sra. Calviño -al servicio del Banco de Santander- por citar un ejemplo de una ministra que, para que la etiqueten con exactitud es, al parecer, junto a un tal Fainé de Caixabank, la dueña del proceso de absorción de Bankia, curiosamente dirigida por el Sr. De Guindos). El grupo neoliberal que no acepta (para no tener problema luego en llegar a las “puertas giratorias” cuando salgan del Ejecutivo) no sólo el IMV, sino que se reimplante -como es debido, claro- el impuesto de patrimonio (el 1% es, prácticamente, nada, como si fuera una SICAV), un impuesto a la Banca, una subida del IRPF progresiva para los que más ganan, un impuesto a la riqueza y a los bienes suntuarios, etc., etc., etc., como quería implantar Podemos para salir de esta crisis que es mucho peor que la del 2008 y que como aquella nos quieren “colocar el marrón” a los de siempre. Bilderberg está al acecho -con la Sra. Botín al mando- y no va a permitir que “cuatro desarrapados” de un partido, según ellos, comunista, les haga “la puñeta” en el país donde, para su mejor y más descomunal beneficio, reina la corrupción institucionalizada como estamos viendo ahora con la PP y antes vimos con la PSOE.

Es una auténtica desvergüenza que los medios de desinformación (grupos Prisa, Vocento, RCS MediaGroup, Atresmedia, Mediaset, Grupo Godó, Grupo Zeta, Prensa Ibérica, etc., etc., siervos del neoliberalismo), incluidas, por desgracia en este país, las televisiones públicas, estén en permanente estado de alarma fomentando con sus emisiones y artículos una persecución implacable contra Podemos y contra sus ministros y sus dirigentes tanto locales, autonómicos o nacionales. Algo así como si fueran una “peste” que todo lo va a arrasar, dejando al Covid-19 en una simple anécdota sanitaria, aún a pesar de vivir muchos de ellos -casi todos- en Madrid y viendo la que está cayendo gracias al “triunfalismo” de la Sra. presidenta de su Comunidad y de esos hijos de su madre del Partido Popular, Ciudadanos y Vox.

Bien parece que se ha desatado una brutal guerra de lo privado contra lo público. La guerra del Capital contra la dignidad y los “pocos” derechos de la gente que religiosamente paga sus impuestos como corresponde al “contrato social” con las Administraciones del Estado. La guerra de la riqueza contra la implementación de por vida del aumento de la pobreza y las desigualdades sociales. Sea quizás, porque, como dice en una de sus viñetas El Roto, “el odio tiene muchas bocas que alimentar”.

Lo han referido todos los que escriben en más de una ocasión, y servidor seguro que también, pero, lo señalaré una vez más: “Malditos aquellos que con sus palabras defienden al pueblo y con sus hechos lo traicionan”. Seguro que se seguirá persiguiendo implacablemente a Pablo Iglesias y a Podemos (dirán que es un bulo) cuando, por ejemplo, denuncien que en España mueren en seis meses más de ¡32.000 personas! de las listas de espera de Dependencia (20.413 con derecho y 11.622 pendientes de valorar). O cuando traten desde el Gobierno de que el “Escudo Social” proteja a los dependientes y que el Ministerio incremente su dotación (cosa que no hace ahora, en absoluto, sin poner un solo euro más) del Sistema de atención a la Dependencia, porque se está abandonando sin atenciones a las 392.526 personas dependientes que están a la espera de un procedimiento. Sin que sus conciencias se inmuten al saber que en España mueren ¡106 personas al día! esperando ayuda de Dependencia.  

Imagínense el derrenegar (despreciar, odiar, execrar, condenar, abominar, detestar, reprochar, censurar, recriminar o reprender a alguien o algo por algún motivo, circunstancia o causa en especial) de todos los Medios de desinformación si Podemos consigue -lo tiene crudo, muy crudo- que se derogue la Reforma Laboral del 2012 que, sabido es, tiene por objeto “ampliar la distancia entre ricos y pobres para evitar contagios” como dijo El Roto. En fin…, “perseguido te veas para que me creas”.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. “la Democracia (si es que alguna vez la hubo) se ha convertido, en menos de medio siglo, en una anarquía legal para favorecer la riqueza y fomentar la pobreza”.( Ángel Morillo Triviño)

    España es la 18 democracia del mundo, el cambio climático es real y la tierra es redonda.

    La democracia es el menos malo de los sistemas políticos que conocemos; su alternativa es la dictadura.

    La «democracia» es un marco de paz, y convivencia en libertad dentro del cual se puede buscar la justicia social y el progreso. Es todo lo que nos ofrece y no es poco; paz, convivencia y libertad.

    La justicia social y el progreso no pude traerlo la democracia por si sola. La justicia social el bienestar y el progreso dependen de la actitud de las personas y de grupos políticos y de la sociedad en general.

    Si en lugar de buscar puntos comunes de acuerdo nos empecinamos en el enfrentamiento no habrá progreso ni justicia social.

    Los españoles como todas las sociedades somos ideológicamente plurales y todas las ideologías políticas que acaten la democracia son igual de legítimas.

    El «liberalismo» puro es una lacra y el «estatismo» puro un horror. Ni la izquierda, ni la derecha tienen la verdad absoluta, ni una puede imponerse sobre la otra.

    La transición y los pactos de la Moncloa son un ejemplo de lo que se puede lograr cuando en lugar de abundar lo que nos separa se busca lo que nos une.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre