Teniendo en cuenta el historial del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, la decisión adoptada por el Gobierno de cesarle es correcta y justa, de eso no cabe ninguna duda. Sin embargo, en lo que no se puede estar de acuerdo es en el momento en que se ha adoptado.

Cuando se ocupan responsabilidades de gobierno, tan importante como la toma de decisiones difíciles, es vital elegir el momento adecuado para hacerlo porque tan perniciosa es la precipitación como la postergación. Como dijo san Ignacio de Loyola, «En tiempos convulsos no se recomienda hacer mudanzas».

Siempre hay un instante correcto y, desde luego, el decidido por el Ejecutivo no lo es, porque el cese del coronel de la Guardia Civil llegó decidido al Consejo de Ministro en medio de una gran división de opiniones entre los consultados y consultadas, incluso dejando al margen a una de las cabezas mas brillantes y formadas políticamente del actual Gobierno, según confirmaron a la redacción de Diario16 los dos partidos del gobierno. Por cierto, al señor Pablo Iglesias habría que recordarle que estar en el Gobierno no implica pasar facturas —estoy convencido que no es su talante personal—, sobre todo si se hace en un momento difícil para la nación.

El cese, en sí, es justo desde todos los puntos de vista que se mire, sobre todo desde el de la salud democrática. Haber adoptado la decisión en el momento adecuado la habría hecho mucho más eficaz. Saber marcar los tiempos es algo fundamental en la vida en general, más aun, es de manual político y sociológico para que los dirigentes, del estamento que sean y en cualquier momento de gobernanza sosegada, tomen una decisión acertada en su tiempo ya que así será eficaz y servirá para cambiar cosas. Una decisión tomada en tiempos inadecuados puede ser muy negativa y tener el efecto contrario al pretendido. En este sentido, me tengo que referir nuevamente a san Ignacio de Loyola quien, con acierto, afirmó lo siguiente: «Alcanza la excelencia y compártela. Crecer por medio de la cooperación es un aprendizaje tanto para la vida profesional como para lo personal».

La ciudadanía está viviendo una situación muy difícil, no sólo por la crisis sanitaria, económica y social, sino por la crispación que desde la derecha y los ultras están implantando en el país en su intento de derribar al Gobierno. Esta es una de las razones por las que el cese del coronel Pérez de los Cobos en este momento es gratuita dado que una pérdida de confianza no se ejecuta de la noche a la mañana ni se toman decisiones sin marcar los tiempos adecuados desde el conocimiento y la destreza. La pérdida de confianza es acumulable. Para que sea eficaz hay que tener la sabiduría, el conocimiento, la templanza y la seguridad para tomar esa decisión en el momento adecuado. El elegido no lo ha sido, ¿por qué? ¿No era el día para las lealtades?

Algunos ministros y ministras expusieron que el país estaba cargado de problemas como para que se le añadiese uno más que enfrentara a una parte de la justicia con otra (lo más positivo del caso, por cierto) pero también con las Fuerzas de Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas donde ya se puede intuir cierto rumor de sables alimentado por reuniones mantenidas por partidos que han olvidado la responsabilidad democrática y de Estado para lanzarse a la tarea de derribar al Gobierno, por las buenas o por las malas.

Los errores se pagan y veremos hasta dónde llega este craso error de gobernanza, de no haber sabido marcar los tiempos. Hubo demasiada improvisación y asesoramiento no adecuado. El hecho de que realmente la decisión fuera debatida toma más valor porque está claro que ha podido haberse impuesto un ordeno y mando. En la democracia esto está fuera de lugar.

 La ciudadanía se debe de enterar de este hecho porque así se explicaría mucho mejor por qué las cosas son legales, porque este error político ha dado alas a las derechas y al Parlamento, además de dar pie a la especulación sobre el informe preparado sobre las manifestaciones del Día de la Mujer. Resulta que la decisión de cesar al coronel Pérez de los Cobos lo fundamenta la oposición en el hecho de que existe miedo en el Gobierno al informe presentado por el oficial de la Guardia Civil porque ponía en cuestión el 8M.

En aquel momento no había ningún motivo para frenar la celebración del verdadero origen del 8 de marzo, Día internacional de la Mujer, una terrible, sangrienta e injusta matanza de 120 mujeres trabajadoras en una fábrica textil de Nueva York.

Si lo del 8M era lo negativo en el informe de la Guardia Civil presentado ante la justicia, realmente pocas razones jurídicas de haber cometido algún delito tenían como para haber acelerado la toma de decisiones. Si había algo más, los ciudadanos deben saberlo porque lo que se sabe hasta ahora no es suficiente para haber tomado una decisión de este calibre por falta de confianza.

No se puede fundamentar que el tema del 8M es lo que estaba provocando que se decida de manera acelerada. ¿Quién asesora al gobierno o al presidente para tomar la decisión? Ahora es cuando está explotando la situación, no antes. Puede que, desde dentro del propio Gobierno, haya alguien que pretenda inducir o desviar la responsabilidad del 8M hacia determinadas personas. Esto sí sería muy grave.

Por otro lado, la equiparación salarial de Policía y Guardia Civil también es una decisión adoptada sin marcar los tiempos. No hubiera pasado nada si se hubiese tomado en otro momento porque hubiera dado alegrías y trasladado mensajes positivos para que se pueda elevar el estímulo y la confianza en el Gobierno a seguir aguantando y trabajar para salir de esta situación de la forma más honrosa. El hecho de adoptarla en el momento en que se adoptó, justo después del cese del coronel, no hace más que generar suspicacias y sospechas de que el Ejecutivo estaba lanzando una cortina de humo para tapar el error político o para frenar la indignación dentro de las Fuerzas de Seguridad. Si esta decisión se hubiera adoptado, por ejemplo, en el mes de julio y se tuviera conciencia de la justicia de la misma, se le incorpora un componente de retroactividad y no hubiera pasado nada.

Sin embargo, la consecuencia de la precipitación es que la sociedad relaciona las decisiones adoptadas sin marcar los tiempos y, en consecuencia, genera una tercera crisis, lo cual es absolutamente gratuito y pone en negativo dos decisiones justas.

Toda esta situación es la consecuencia de un error de manual de toma de decisión política de aquellos a los que se supone que deberían tener el conocimiento de que es fundamental marcar los tiempos. Esta crispación nueva ha mostrado la incompetencia en una toma de decisión no adecuada. Y para ahondar más en ese error cometen un segundo: la aprobación de la equiparación haciéndolo coincidir con el cese del coronel Pérez de los Cobos.

Doble error de asesoramiento, desde luego. En estos momentos, con una crisis brutal, se exige al Gobierno que tenga mucho más acierto en la toma de decisiones y, sobre todo, cuando los aciertos o los desaciertos están en los manuales de teoría política que indican cómo se deben marcar los tiempos en la toma de decisiones porque los resultados finales afectan directamente en los ciudadanos y ciudadanas y a quien considere que el 8M sin la situación en la que se esta ahora, su prohibición hubiese sido una injusticia absoluta.

Los focos de investigación para depurar responsabilidades sobre si el desastre podía haber sido mucho mayor, tal vez, se encuentran en otros comportamientos y en otros lugares de los que son responsables todos. En las residencias de mayores, por ejemplo, ¿por qué no se ha investigado en manos de quién está la salud de los residentes? ¿Por qué se le dan a un empresario cercano al PP y que preside un palco en la Castellana millones de euros? ¿Por qué el Gobierno lo permite? Hay un relajamiento claro de responsabilidades por parte de los ejecutivos nacional, autonómicos y municipales respecto a la atención primaria de la población mayor. Ahí sí había motivo para que los jueces y fiscales se entretuviesen o aplicasen la ley.

¿Y la Justicia? En estos días hemos publicado en Diario16 lo que está ocurriendo en determinadas audiencias provinciales con sentencias contrarias al criterio marcado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) y la connivencia amable de amistad de quien juzga y de quien defiende lo contrario a los derechos de los ciudadanos. Esto demuestra que la reforma absoluta de la Justicia es la revolución pendiente de la democracia.

Se sabe que hay multitud de jueces y juezas, con o sin informe, que rechazan la ley de igualdad, la aplicación de la ley orgánica contra la violencia de género (al rechazar medidas de protección a las víctimas, según datos del Observatorio del CGPJ), e incluso con la igualdad real.

Apúntate a nuestra newsletter

10 Comentarios

  1. Sr. Domínguez, jamás he leído tal sarta de estupideces. ¿Desde cuándo es correcto
    castigar a alguien por cumplir con la orden dada por un Juez? Si un juez decreta secreto de sumario u ordena no divulgar ni desvelar el secreto de una investigación
    NADIE puede obligar a la persona que ha recibido esa orden a incumplirla. Por tanto,
    señor mío, esto no es más que otra cacicada totalitaria de un “gobierno” dictatorial.

    • Lee el informe. Luego como vas a seguir diciendo lo mismo, leelo otra vez, luego otra y otra y así ¿Hasta que cambies de opinión? :no. hasta que no tengas tiempo de de escribir chorradas.

  2. La limpieza del ministerio de interior es mas que urgente,es de vital importancia.¿Que no es el momento?Claro que si,deberia haber sido hace 40 años.

  3. El 8 de Marzo no propagó el virus pero el cumpleaños de Lerida puede ocasionar una catástrofe expansiva de virus. Toma ya

  4. Pero si el propio Marlaska dejo bien claro cuando ejercia de juez en el caso Faisan prohibiendo no pasar nada de la investigación a nadie que no fuera la autoridsd judicial que era èl. A que jugamos ahora. Sr. Dominguez este gobierno no se merece a Vd. Su categoria no puede quedar en entredicho.

  5. Que no es el momento?venga hombre. Usted está de broma. Mucho han tardado en cesar a semejante sinvergüenzas opusino, después de la sarta de falsedades y mala intención para con el gobierno. Ese tío es una vergüenza para un cuerpo como el de la Guardia Civil.

  6. ¿ Y cual es el momento?, tenia que haberse hecho hace ya 40 años, con una ruptura de la dictadura, siguen los de aquella ideología dentro del estas instituciones para mantener a los de siempre .
    Estas echando mas leña al fuego, por quererte lucir de ecuánime, con gente que no lo es y van a derrocar a in gobierno legitimo,sea como sea, mira la de patriotas de bandera como abrigo que comentan y extienden la mano,para que cambies de sitio.
    ¿Te crees tu que estos leen habitualmente este periódico, a que han venido?

  7. ¿ Y cual es el momento?, tenia que haberse hecho hace ya 40 años, con una ruptura de la dictadura, siguen los de aquella ideología dentro del estas instituciones para mantener a los de siempre .
    Estas echando mas leña al fuego, por quererte lucir de ecuánime, con gente que no lo es y van a derrocar a in gobierno legitimo,sea como sea, mira la de patriotas de bandera como abrigo que comentan y extienden la mano,para que cambies de sitio.
    ¿Te crees tu que estos leen habitualmente este periódico, a que han venido?

  8. La guardia civil,la policía y el ejército no pueden consentir que una persona como el markasca haga lo que le dé la gana,obedeciendo las órdenes del mentiroso falconeti y del coletas,no hay que dejarse amedrentar por esta basura que tenemos en el gobierno,

  9. En estos tiempos que corren veo y leo las noticias de actualiad y siento orgullo de la cantidad de luchador@s anónim@s que hay en este pais. Pero aun siendo contradictorio, también siento vergüenza, mucha, mucha … vergüenza de vivir en un pais que no ha aprendido nada desde hace 40 años y ¿ hablamos de la nueva transición?. Paso de la cincuentena y vuelvo a ver en la calle las mismas banderas de principios de los 80, de los nuevos herederos. Está claro que algo hemos hecho mal.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre