El vicepresidente del Govern de Cataluña, Pere Aragonés, dice ser consciente de la dificultad que supone ahora para ERC gestionar su abstención para que el PSOE consiga formar gobierno en España. Sin embargo, entiende, según ha explicado La Vanguardia, que con el tiempo los efectos negativos se minimicen, y se pueda avanzar en la mesa de negociación.

Para Aragonés, en la mesa de negociación se ha de conseguir el fin de la represión del Estado, lo que pasaría porque éste se retire de todas las causas judiciales.

En las declaraciones que ha realizado a Cataluña Radio, Aragonés ha manifestado tener “un punto de esperanza” en que Unidas Podemos sean un aliado para conseguir el objetivo señalado. Y lo cierto es que Pablo Iglesias siempre ha reconocido que se trata de un problema político, que los presos son presos políticos y que la represión es evidente. En este sentido, Aragonés ha asegurado que El Govern tendrá su propia agenda, y que no dejarán de insistir en la amnistía.

Para ERC precisamente la clave estaría ahí, en aprobar una ley de amnistía. Aunque se encuentren con la negativa por parte del gobierno del Estado, consideran que hay que seguir insistiendo y que por su parte están dispuestos a asumir contradicciones si esto facilita el avance.

Ha recalcado que en ningún caso aceptarán renuncia alguna.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre