El día 5 de enero, dos días después del anuncio de la OPA “excluyente” lanzada por la luxemburguesa Investindustrial sobre Natra, un grupo de pequeños accionistas de esta empresa decidió coordinarse en un foro de bolsa y aunar esfuerzos para comunicar su desacuerdo con una operación que consideran “especulativa” y “de exclusión” presentada a 0,90 euros acción.

A día de hoy, ya son más de 400 accionistas agrupados bajo esta iniciativa, representando más de 9,1 millones de acciones. El número de accionistas y de acciones que se enfrentan a Investindutrial no deja de aumentar, y el propósito de los opositores es “reunir el número de acciones necesario para impedir el carácter excluyente de esta OPA y conseguir que se valore adecuadamente el precio de la acción de Natra, de acuerdo con su proyección de futuro y con la revalorización de Laboratorios Reig Jofre”, según fuentes de los denunciantes.

“En los últimos años se ha podido constatar cómo empresas con fundamentales prometedores eran opadas por grupos, semejantes al que ha lanzado esta OPA, aprovechándose de circunstancias −generalmente financieras− en las que se encontraban dichas empresas, para tomar el control y hacerse con pingües beneficios, bien vendiéndolas posteriormente, bien a través de otras operaciones de tinte especulativo”, añade el comunicado de los accionistas asociados. “Con el presente escrito queremos dejar constancia de nuestro desacuerdo con la OPA lanzada por Investindustrial, y esperamos que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) vele por los intereses y la protección de los accionistas minoritarios y también por la situación de la empresa Natra, que ha marcado en este 2018 un importante cambio de rumbo con la presentación de beneficios más que prometedores”.

Según los denunciantes, Investindustrial no justifica adecuadamente el precio de compra propuesto en su OPA. Toma como referencia, “de manera interesada”, un marco temporal anterior que es muy diferente al de la franca recuperación actual, en la que se ha producido una importante reducción de la deuda, y no tiene en cuenta los precios históricos de cotización que la ley establece como referencias para fijar el precio de la oferta.

“En estos días se ha estado produciendo la entrada en el accionariado de Natra de fondos como Oddo BGH, A.M., Quaero, Esfera Capital, etc, que han ido aumentando sus posiciones en la empresa. Consideramos que este posicionamiento podría dar lugar a un mayor grueso accionarial en contra de las condiciones anunciadas en la OPA. Sin embargo, instamos a la CNMV a que siga de cerca estos movimientos accionariales en su relación con el desarrollo de la OPA mencionada, y así velar por la transparencia de estas operaciones y para que no se desvirtúen las características del libre mercado”, alegan.

La OPA lanzada por Investindustrial no se corresponde con la situación de Natra ni va en la línea de implicarse en la gestión de la empresa, según los accionistas afectados. Su único propósito sería “echar a los minoritarios” del accionariado de la entidad mediante la amenaza de exclusión en bolsa, pasando a controlarla de manera absoluta, y todo ello en un momento en el que el rumbo de la compañía ha mejorado drásticamente. “Gracias a la nueva dirección operativa, y después de unos años de gestión poco eficaz y de pérdidas, pese al potencial de la  compañía y del sector en el que opera, Natra ha implementado un nuevo plan estratégico que la llevará a ser una empresa  completamente saneada y con un gran potencial de crecimiento. Todos los expertos dan por seguro que la cotización se recuperará y muchos accionistas, en el momento actual con dolorosas pérdidas, podrían recuperar su inversión”.

“Creemos que esta Opa es injusta para con todos los accionistas, a los que va dirigida, porque los acreedores obtienen contraprestaciones adicionales al dinero en metálico por las acciones. Investindustrial, antes de lanzar la Opa, se ha comprometido con los bancos acreedores que poseen el 58% de las acciones de Natra a refinanciar la deuda de la compañía. El grupo luxemburgués se queda con un diamante en bruto, una empresa española de referencia mundial en su sector, y los bancos logran recuperar lo que Natra les debe del crédito sindicado”, insiste.

Esa sería la razón por la que aceptan ese “precio injustificable”. Con ello consiguen la amortización anticipada de la deuda que tienen con la compañía. Además, al fondo Pemberton, acreedor que posee el 26% de Natra, le permite, a través de obligaciones convertibles de la futura sociedad que controlará Natra, recuperar el porcentaje de su inversión. “Consideramos que estos acuerdos son una vulneración del principio de igualdad y que constituyen una compensación adicional, a todas luces irregular. Confiamos en la CNMV para que obligue a World Confectionary Group a lanzar una nueva OPA por el resto de acciones que no controlan los acreedores mayoritarios”, añaden.

“Animamos a todos aquellos accionistas de Natra, pequeños o medianos, a sumar esfuerzos para que secunden y refuercen esta iniciativa y que la empresa sea valorada de acuerdo a su situación real actual y a su proyección futura”, concluyen.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre