El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Pepu Hernández, y las concejalas Maite Pacheco y Enma López se han reunido con la Asociación Vecinal Kascoviejo VK de Puente de Vallecas, quienes denuncian la proliferación de “narcoburdeles” –casas o pisos donde el cliente tiene acceso a drogas y prostitutas- en el distrito y el consiguiente aumento de octavillas anunciando prostitución, con fotos explícitas y textos soeces que suponen un claro atentado a la integridad de los menores. No solo en ese distrito de Madrid, también en Moncloa y Chamberí entre otros.

Se calcula que en Puente de Vallecas hay alrededor de cien “narcoburdeles” y solo en el casco viejo se han detectado catorce. Cada día se reparten cientos de volantinas que publicitan los servicios de estos pisos, incluso en las proximidades de los colegios.

Hernández ha destacado “los altos índices de desigualdad que sufre este distrito” y ha insistido en la necesidad de trabajar para conseguir “un reequilibrio social y territorial en la ciudad de Madrid”. Mientras tanto, los problemas se concentran en el sur y en el este, en las zonas más degradadas y vulnerables, donde se incrementan la prostitución, los locales de apuestas y las infraviviendas.

Insta el portavoz del PSOE al Ayuntamiento a actuar de inmediato para atajar los narcoburdeles y los “flyers” que publicitan sus servicios.

El Ayuntamiento tiene que impedir que se distribuyan esas octavillas con fotos explícitas, que atentan

“Tienen que impedir que se distribuya esta publicidad que afecta a la dignidad de la mujer y de los menores”, asevera y añade que es precisa “una mayor actuación policial, así como acompañamiento social y protección a las mujeres que se dedican a la prostitución”.

La edil Maite Pacheco ha hecho hincapié en que “los socialistas estamos a favor de abolir la prostitución”, poniendo en el centro “a la mujer y a sus derechos” y, para lograrlo, aboga por que “en ningún caso esté regulada la posibilidad de usar a una mujer para el sexo a cambio de dinero”. En los países donde ha sido regulada esta actividad, como en Alemania, “la prostitución se convierte en un mercado”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre