Foto: Agustín Millán.

La Unión General de Trabajadores ha valorado los principales contenidos en materia social, laboral y de pensiones de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019, aprobados por el Gobierno socialista y que han sido convalidados en el Congreso de los Diputados. Para el sindicato, “son el inicio de un camino de devolución de derechos y libertades perdidas durante la crisis y suponen un cambio y una oportunidad para repartir la riqueza en nuestro país”.

 

Pensiones

El sindicato valora el incremento de las pensiones en un 1,6% de manera general y de un 3% para las mínimas y las no contributivas y recuerda que por segundo año consecutivo se suben las mínimas y se suspende la aplicación del Índice de Revalorización de las Pensiones establecido por la reforma de 2013 del PP.

El Gobierno tiene previsto la recuperación de las desviaciones de la inflación al final del año, el 1,7%, respecto a la subida inicial, el 1,6%, que abonará antes del mes de abril.

Se necesita un sistema de protección asistencial por desempleo nuevo, reformado, ampliado y fortalecido

En relación a las pensiones de viudedad, su importe se calculará aplicando el 60% de la base reguladora (de la pensión del cónyuge fallecido) y beneficiará a las personas con 65 o más años y que no perciben ingresos por trabajo ni otras pensiones. UGT recuerda “que esta medida se trata de la segunda parte de la mejora de las pensiones de viudedad aprobada en el Acuerdo Social de 2011” y que el PP se negó a aplicar. La primera parte de esa mejora, la subida del 52% al 56% de la base reguladora, se aprobó en la Ley de PGE de 2018.

En cuanto a la cotización del régimen general, “la subida de la base máxima de cotización en un 7% ha resultado claramente decepcionante” señalan desde el sindicato, que considera imprescindible avanzar hacia el destope total de las pensiones. Además, esta subida queda muy por debajo de lo que el Ministerio de Trabajo proponía inicialmente.

El destope de cotización de los salarios más altos es una pieza fundamental para superar la actual situación de déficit de la Seguridad Social, que las organizaciones sindicales han puesto sobre la mesa “para sustituir el infausto sistema de equilibrio la Seguridad Social a través de los recortes de las pensiones que se implantó con la reforma de 2013. Por ello UGT continua reclamando su derogación.

 

Empleo de muy corta duración

El sindicato ve positiva la subida del recargo en la cotización de los contratos de duración igual o inferior a 5 días, ya que “la Seguridad Social se resarce del perjuicio de una práctica empresarial que cada vez se utiliza más sin causa justificable y que es totalmente reprobable”, señalan desde UGT.

El sindicato considera que, “al ser una práctica fraudulenta, se deberían haber aprobado medidas que combatan este fraude”, ya que al interesarse solo por evitar que la Seguridad Social “se vea perjudicada puede parecer que pagando el fraude queda tolerado, y para el sindicato esto es inasumible”, remarcan.

Hay que atajar el fraude en la contratación en lugar de evitar que la Seguridad Social vea perjudicados sus ingresos

 

Protección por desempleo

UGT considera positivo que el Gobierno haya expresado su voluntad de reformar el subsidio extraordinario por desempleo y aceptar un principio de consolidación sin recortes, como plantean las organizaciones sindicales en la mesa de Diálogo Social. Sin embargo, para el sindicato “ha sido incapaz de abordarlo en esta etapa”. Plantea la necesidad de su prórroga temporal hasta que se sustituya por un subsistema de protección asistencial por desempleo nuevo, reformado, ampliado y fortalecido.

El sindicato reclama la necesidad de incluir en estos Presupuestos la restitución de los derechos del subsidio para mayores de 52 años, acordado en el diálogo social, aunque en el texto no aparece.

 

Trabajadores autónomos

Los trabajadores autónomos tienen que cotizar por sus ingresos reales

UGT valora positivamente la ampliación de las coberturas al conjunto de las contingencias para los trabajadores autónomos, “ya que supone un elemento más que pone de manifiesto la falta de fundamento de que la mayoría de los autónomos no coticen por los ingresos reales”, han señalado.

El sindicato considera arcaico “la libre elección de bases de cotización”, que beneficia los que más ganan y no a los de bajos ingresos.

La falta de ingresos en el RETA limita, además, la solidaridad interna en el régimen que podría mejorar las prestaciones para los de ingresos más bajos. Por lo tanto, la cotización por ingresos reales debe ir acompañada por el mantenimiento de la cotización por la base mínima del conjunto del sistema, una bonificación en la cotización para los autónomos que perciban ingresos inferiores al SMI y la financiación de la bonificación con cargo a los PGE.

Para UGT, “todos estos aspectos se tienen que abordar en el proceso de negociación comprometido para el primer semestre de este año”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce + 3 =